Ecologistas alegan contra los tres parques eólicos entre Vizcaya y Cantabria

O. IGEABILBAO/SANTANDER.

Asociaciones ecologistas han presentado alegaciones para intentar paralizar los proyectos para construir tres parques eólicos en el límite entre Vizcaya y Cantabria. Pese a que los planes se encuentran aún en una fase incipiente, representantes de la asociación medioambiental Izate, Seo-Birdlife y la sociedad para el Estudio de las Aves Rapacer (Sear) han alertado que la instalación de aerogeneradores en los montes de las Encartaciones «afectarían de lleno a las áreas vitales de al menos 9 parejas de alimoches», ave protegida por las leyes vascas y las de la comunidad vecina.

En su escrito, también advierten que el Plan Energético de Cantabria «excluye» toda la zona señalada del desarrollo eólico debido a «su alto valor» natural.

Los proyectos existentes para la frontera serán más difíciles de detener. Pese a que en el País Vasco hay una moratoria tácita para no impulsar nuevas obras hasta que se madure un debate en profundidad sobre el tema y el Gobierno cántabro trabaja en un plan eólico que marque las líneas maestras de las futuras actuaciones, las obras de las Encartaciones dependerán del Gobierno central. Al afectar a dos comunidades, será el equipo de Rajoy quien tenga la última palabra.

Pese a que las características de los parques son aún una incógnita, hay algunas certezas. El primero estaría en Peña Amarilla, a 369 metros de altitud entre Sopuerta y Castro. El segundo se situaría en el alto de Maya, entre Guriezo y Trucíos, junto a uno de los picos más emblemáticos de la zona oriental de Cantabria: El ventoso. La última central eólica pretende asentarse en el macizo de Ordunte, entre Carranza y Valle de Villaverde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos