Un largo historial de accidentes y rescates

La cavidad de Cueto-Coventosa, en el Alto Asón es la que más accidentes ha producido desde 1975. En la mayor parte de las ocasiones, las intervenciones fueron producidas por crecidas de agua y agotamiento. De las actuaciones de espeleosocorro documentadas la más grave se registró en junio de 1991, un año aciago en cuanto a siniestralidad en la cueva, cuando el espeleólogo británico Julien Vahan Smith falleció en un accidente mortal en el segundo lago de Coventosa. Un mes después, otro experto, el madrileño Esteban Galaz, sufrió una caída que le ocasionó traumatismo craneal, y en diciembre el espeleólogo Francisco Galla se fracturó un brazo al caer por un pozo. En agosto de 1985, el suizo Eric Vogel se fracturó la tibia y el peroné tras una caída y tras un polémico rescate fue evacuado previa voladura. Dos años después, un espeleólogo de Gerona cayó en un resalte de doce metros y sufrió varias fracturas. En 2003, otro experto de Granada tuvo que ser rescatado tras quedar atrapado en un agujero 'soplador' del que no podía salir debido a su corpulencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos