Jueces y magistrados reivindican su papel para poner freno a la crisis

A las jornadas asisten unos cien jueces y magistrados procedentes de todo el país. / Roberto Ruiz/
A las jornadas asisten unos cien jueces y magistrados procedentes de todo el país. / Roberto Ruiz

La Asociación Profesional de la Magistratura aborda las crecientes situaciones de insolvencia en unas jornadas en La Magdalena

MARIÑA ÁLVAREZSANTANDER.

La crisis cala en todos los poderes del Estado, y el Judicial también reivindica su papel para ponerle freno. «Los jueces tenemos muchas cosas que decir en esta situación», clamó ayer Jesús Chamorro, el presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), que intervino en unas jornadas en el Palacio de la Magdalena sobre los problemas de insolvencia, los concursos de acreedores, ejecuciones hipotecarias, liquidaciones, procedimientos..., y tantas otras situaciones derivadas de la crisis que atestan los juzgados.

Chamorro considera que, en momentos como éste, en el que además se anuncian «reformas importantes» y «absolutamente necesarias», la APM, que con 1.400 jueces y magistrados asociados es el colectivo mayoritario en la carrera judicial, puede aportar ideas valiosas.

Las jornadas, a las que asisten unos cien jueces y magistrados de todo el país, han sido organizadas por Mar Hernández, magistrada del único juzgado de lo Mercantil de Santander y presidenta en Cantabria de la APM.

Hernández vio la necesidad de impulsar un foro en el que analizar la problemática de la insolvencia, que a diario plantea conflictos de competencias entre los juzgados de Instancia, de lo Social, Contencioso-administrativo y Mercantil. «El juez del concurso es, al final, el juez universal, que aborda cuestiones sociales, ERE, despidos de altos directivos, cuestiones administrativas, civiles...», toda una cadena de efectos derivados de una causa, la crisis, que está provocando que los juzgados, en especial de lo Mercantil, soporten una «carga que supera muy, muy, muy notablemente la que sería asumible», enfatizó. El de Santander, por ejemplo, sobrepasa ya los 200 concursos de acreedores en trámite, y en este año ya se han rebasado las 40 solicitudes. Además, el uno de enero entró en vigor la reforma de Ley Concursal, por lo que en este foro se tratará de aunar criterios en su aplicación.

«Es fruto de temporada»

Y es que «la insolvencia es fruto de temporada», definió el presidente cántabro, Ignacio Diego, que en la inauguración de las jornadas destacó que la crisis está multiplicando los litigios y el número de procedimientos concursales.

Se mostró, además, dispuesto a colaborar con el Poder Judicial en las reformas que emprenda su Ejecutivo en materia de Justicia, a la que dice que dedicará los «recursos necesarios» para prestar «el mejor servicio a la sociedad». Pero sin dispendios. Los tiempos obligan a un «buen aprovechamiento» y «máximo rendimiento» de tales recursos. Serán, en todo caso, unas reformas que se harán, según Diego, «desde la prudencia, la mesura y el sentido común».

 

Fotos

Vídeos