La Guardia Civil detiene al autor de cien robos en barcos de Puertochico

Una patrulla en una de las rampas de la dársena de Molnedo. / DM/
Una patrulla en una de las rampas de la dársena de Molnedo. / DM

Es propietario de uno de los atraques y se sospecha que parte del combustible sustraído lo usaba para su barco y el resto lo vendía

JUAN C. FLORES-GISPERTSANTANDER.

La tranquilidad ha vuelto a la dársena de Molnedo. La Guardia Civil ha detenido al autor de más de cien robos en las pequeñas embarcaciones de recreo de Puertochico. Era el propietario de un barco atracado en el muelle de madera. Un santanderino de 36 años, cuyas iniciales son G.R.G. Los damnificados sabían-sospechaban «hace tiempo quién era el ladrón», pero se callaban «por miedo, porque somos pocos y temíamos acciones del presunto», explica uno de los afectados, Pepe, que tiene un pequeño bote a motor para «ir hasta El Puntal y salir al cachón».

Los robos se han prolongado durante los dos últimos años. Arpeos, aparejos, gasolina y otros objetos. Sólo se han presentado 17 denuncias, de ellas 14 por delito de robo con fuerza y 3 por hurto. No se ha tenido certeza de quien era el ladrón hasta que «los agentes de la Guardia Civil han intervenido», pero «era vox populi entre los dueños de los botes quién era el sujeto», explica un vecino de Puertochico relacionado con dueños de los botes. Los robos se perpetraban por la noche.

El detenido «será expulsado de los pantalanes», cuenta uno de los usuarios. Otro añade: «Ya ha puesto su barco a la venta, porque sabe que le echamos de aquí».

Manuel es dueño de otro pequeño bote y también ha sido objeto de robo de gasolina. «Unos 20 litros, chupando de mi depósito. Me lo dejaron vacío. Tenía un bidón con otros diez litros, que no se llevaron». No ha denunciado el robo «por dejadez», asegura. Manuel habla en plural al hablar de los robos porque los propietarios sospechan que el detenido no actuó solo en algunas ocasiones, cuando los robos eran de objetos de mayor tamaño, como «un depósito de combustible que tiraron al agua». Pero, como dice Pepe, «es muy fácil acceder a los pantalanes, se salta la verja y ya está». No hay vigilancia nocturna ni diurna es estos atraques que son gestionados por tres asociaciones: Amigos de Puertochico, Grupo Deportivo del Mar y Molnedo. Agrupan a unos 250 barcos y sus propietarios, que disfrutan de pantalanes y atraques por concesión del Puerto. En el muelle junto al Club Marítimo atracan los barcos de los socios de esta institución deportiva. Los del Marítimo no han sufrido robos. Hay vigilancia nocturna y diurna, cámaras y personal que controla los atraques las 24 horas.

Pepe reclama «más vigilancia de la Guardia Civil y del Puerto». Le han robado gasolina y los aparejos y rompieron varios candados. Calcula lo robado en 500 euros. Ha presentado cinco denuncias. «Hasta que no trinquen a todos, no sabremos de verdad lo que ha pasado», acaba.