Castro crea una ordenanza para controlar a los nuevos hosteleros

El Ayuntamiento pretende mejorar la accesibilidad a los establecimientos y aplicar la ley de vigilancia ambiental de Cantabria

ABEL VERANOCASTRO URDIALES.
La nueva ordenanza sólo afectará a los nuevos hosteleros y a aquellos que realicen reformas en sus locales. ::                             ABEL VERANO/
La nueva ordenanza sólo afectará a los nuevos hosteleros y a aquellos que realicen reformas en sus locales. :: ABEL VERANO

El Ayuntamiento de Castro Urdiales pretende aplicar en el municipio una nuevo ordenanza que afecta a los nuevos establecimientos hosteleros. Y es que, hasta ahora, no estaba muy clara la normativa que debían seguir aquellos empresarios que querían abrir un local en el municipio castreño. Esta nueva ordenanza no afectará a los locales que se encuentran ya en funcionamiento, según avanzó el concejal de Urbanismo, Aitzol Zuazo (PP), ni tampoco a aquellos que cambien la titularidad de su propietario.

Lo que sí se persigue con ella es que aquellos empresarios que quieran realizar algún tipo de obra se rijan por una serie de pautas que se recogen en esta nueva ordenanza. Entre ellas, se encuentra la mejora de la accesibilidad a los locales o el cumplimiento de la ley de control ambiental integrada en Cantabria, que regula el consumo del alcohol y la drogodependencia. «Hasta ahora, no estaba muy clara la normativa de aplicación para los nuevos establecimientos hosteleros. Simplemente se les requería lo que contemplan las leyes a nivel nacional. De ahí que hayamos elaborado una normativa municipal», señaló Zuazo.

Esta ordenanza es una réplica de la que está funcionando en Bilbao desde hace tiempo. «Creemos que es un buen documento para poder trasladarlo a Castro», dijo el edil.

Desde la oposición, el PSOE y CastroVerde creen que es una ordenanza «muy técnica» y critican que el equipo de gobierno no haya contado con la participación del resto de grupos municipales ni con los hosteleros del municipio. «No se ha hecho ningún sondeo ni ningún estudio para conocer qué opinan los hosteleros a los que les afecta esta normativa», cuestionó Begoña Vega, edil socialista.

Periodo de alegaciones

El objetivo del equipo de gobierno es que esta ordenanza sirva de base para definir «cómo queremos que sean en un futuro los establecimientos hosteleros de Castro».

Respecto a las críticas procedentes de los grupos de la oposición, el concejal de Urbanismo considera que si los hosteleros o cualquier colectivo o partido no está de acuerdo con algún punto de esta ordenanza, tienen un periodo de alegaciones una vez que se publique la aprobación inicial del documento, que pasó por pleno el viernes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos