Galiardo se casó 'in articulo mortis'

El actor quiso convertir a su compañera María Elías en su esposa en el lecho de muerte

ROSA BELMONTEMADRID.

María Elías contaba en el tanatorio que Juan Luis Galiardo había dirigido su vida hasta el último instante. Tanto es así que la desposó el día de su fallecimiento. El actor contrajo matrimonio 'in articulo mortis' con ella, compañera de tantos años. Luego pidió la sedación y murió. María le había preguntado cuando todavía estaba consciente si quería que hicieran algo. «Llevo toda la vida haciendo teatro, ahora os toca a vosotros», contestó él.

Juan Luis Galiardo murió el viernes de la pasada semana en la madrileña clínica de la Zarzuela a los 72 años como consecuencia de un cáncer de pulmón fulminante. Había superado un ictus y un carcinoma y seguía trabajando, porque no aspiraba a los 1.860 euros que le tocaban de pensión. Representaba 'El avaro' en el escenario y participaba en la serie de Antena 3 'Gran Hotel'.

María Elías es actriz, aunque últimamente lo fuera menos. También hacía de secretaria de Galiardo, el productor. María cambió a Luis Aguilé por Galiardo. Al menos si hacemos caso a la portada de la revista 'Garbo' de 17 de enero de 1979. La foto grande era para ella. El titular: «María Elías, enamorada de Luis Aguilé». En una imagen más pequeña, Miguel Bosé: «Ya no tengo hepatitis ni nacionalidad española».

En aquellos tiempos, María Elías era una estrella. Una de las que poblaban la constelación de 'El hotel de las mil y una estrellas', una fija del reparto con Aguilé o Eva León, y había sido coprotagonista de 'El diluvio que viene' (1977), musical pionero en España. En los últimos años había participado en algunos seriales catalanes, como 'Poble Nou' o 'El cor de la ciutat'. Su última mención en la base de datos de IMDB es de 2007, en 'Porca misèria' como «amante madura». Lo que también fue de Juan Luis Galiardo, con quien, asimismo, compartió las tablas en '10', la obra teatral de Juan Carlos Rubio.

Era una pareja discreta, solo distraída por los Goya o por algún desagradable suceso, como esa vez de 2002 cuando, estando en su pueblo natal de San Roque, en Cádiz, al actor le atacaron en una playa por bañarse desnudo. Salvo esas excepciones, María mantenía la distancia, y eso que Galiardo ha sido una enorme presencia en el mundo del espectáculo español.

El actor, en cambio, hablaba de todo. De su depresión y de sus sesiones de psicoanálisis en Nueva York. De Carlos, su hijo muerto de sida en 1988 por culpa de las drogas. Hablaba de su potente familia. De sus otros cuatro hijos, Natalia, Isabel, Luis y María. De sus nietos. De sus exmujeres: Juana Prieto, su primera esposa, que murió hace dos años; la escritora Soledad Fernández; María del Águila Bulnes, y María Elías, su última mujer, con la que convivía desde hace más de diez años.

Juan Luis Galiardo también hablaba sin el menor pudor de sus problemas con el juego, la segunda de sus grandes pasiones. Contaba que cuando más deudas de juego tenía, iba y le tocaba la lotería o una quiniela. Siempre aparecía un paracaídas en su vida. Como María.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos