«El médico no se cree mi recuperación»

El corredor cántabro se operó de la rodilla hace 39 días, ya no necesita muletas para caminar y dice que en «quince días» se subirá a la bicicleta para entrenarÁngel Madrazo Ciclista de Movistar

MARCOS MENOCALSANTANDER.
Ángel Madrazo, durante el entrenamiento de ayer en el Hotel Torresport de Torrelavega, dónde realiza su rehabilitación . ::                             LUIS PALOMEQUE/
Ángel Madrazo, durante el entrenamiento de ayer en el Hotel Torresport de Torrelavega, dónde realiza su rehabilitación . :: LUIS PALOMEQUE

Han pasado 39 días desde que su rodilla se rompió. Desde que un giro inesperado al volverse a coger un botellín en su casa antes de ir a entrenar, volteó su temporada y con su ligamento cruzado y su menisco se quebraron las ilusiones de todo un año. Después de una operación y días muy duros de soledad recostado en una cama, anteayer mandó al trastero las muletas. Los médicos no se explican la recuperación en tiempo récord del 'Gorrión' de Cazoña. «En quince días me subo a la bicicleta», indica sin retirar de su cara su inseparable sonrisa. Dos horas por la mañana de gimnasio. Dos más por la tarde de piscina, ciclismo en el agua y ejercicios de fortalecimiento. Comidas mucho más reducidas para mantener el peso y mucho apoyo y comprensión han servido para que Ángel Madrazo piense en empezar una nueva temporada en el pelotón profesional como si no hubiese pasado nada.

-¿Dónde están sus muletas?

-Ya no las necesito. Anteayer me las quitó el médico, pero si por mi fuera las habría mandado al trastero hace diez días.

-Anda usted perfectamente.

-Perfectamente, no. Me encuentro bien y cada día para mi es como si tuviera que superar una prueba. El quitarme las muletas ha sido como una liberación.

-Usted tiene muy mala pata.

-He tenido mala suerte, la verdad. Tampoco es que me haya caído mucho, pero cuando me he caído me he hecho daño. El día que me pasó lo de la rodilla sí que fue mala suerte. No conozco a ningún ciclista que haya tenido esta lesión. Sí a muchos futbolistas, pero no corredores.

-Tan sólo han pasado 39 días desde su operación.

-Sí, los doctores no terminan de creérselo. Me operé en la Clínica San Miguel, en Pamplona, porque mi equipo tiene mucha confianza en ellos para este tipo de operaciones. Ellos y Alfredo Zuñiga, (médico de Movistar) me supervisan cada varios días y están alucinados.

-¿Qué es lo que ha hecho para llevar la recuperación tan avanzada?

-Pues esforzarme como todos. Han sido días duros. Horas de gimnasio, de piscina, bicicleta en el agua y ejercicios de fortalecimiento para que la pierna doble cada vez más. Mi novia es la que de verdad me ha ayudado. Ella sabe lo que he soportado el dolor.

-En bicicleta, ¿para cuando?

-En quince días me subo a la bicicleta, fijo. La semana que viene si va todo bien empezaremos a hacer rodillos y en dos semanas saldremos a la carretera.

-Su equipo, Movistar, tendrá ganas de que se recupere.

-Se han portado muy bien conmigo. Hablo con los médicos a diario. Eusebio Unzué (manager general) me llama cada semana.

-Tiene un año más de contrato.

-Sí. Estamos contentos, es cierto que no han llegado las victorias, pero saben que puedo servir para otras cosas. Si tengo que ayudar a algún compañero o si tengo que romper la carrera para Valverde o para el que sea, ahí estoy.

-¿Qué piensa usted del caso 'Armstrong'?

-Para mí, después de 218 controles antidoping sin dar positivo no tengo mucho más que decir. Para mí los siete Tours son suyos. Para el mundo del ciclismo y para los ciclistas de mi época que crecimos con él, con Beloki o con Induraín, primero, el americano es un ejemplo.

-¿No está de acuerdo con la sanción a la que se enfrenta?

-No. Me parece injusto que le sancionen sin dar positivo. Para el mundo ciclista seguirá siendo un campeón. Revolucionó buena parte de las ideas de este deporte. Fue el que introdujo el aumento de la cadencia de pedaleo como uno de los adelantos. Superar las cien pedaladas por minuto fue algo que puso en práctica él.

-En breve se le verá con la 'grupeta' entrenado por Cantabria.

-Sí. Revolviendo el gallinero en los entrenamientos (risas). Habrá que empezar muy poco a poco, pero pronto apretaremos.