El rastrillo del Pasaje de Peña reabre el domingo a petición de los vendedores

El rastrillo volverá a instalarse en el Pasaje de Peña este domingo. ::                             SANE/
El rastrillo volverá a instalarse en el Pasaje de Peña este domingo. :: SANE

Los comerciantes trasladan al Ayuntamiento que los posibles problemas de tráfico en el centro no pueden justificar el cierre del mercadillo

JUAN C. FLORES-GISPERTSANTANDER.

Este domingo volverá a celebrarse en el Pasaje de Peña el tradicional mercadillo después. Los vendedores han alcanzado un acuerdo con el concejal de Mercados, Ramón Saiz Bustillo, para su reapertura cinco días después de que se tomara la decisión de cerrarlo. La apertura esta domingo será la prueba para determinar cómo influye en el tráfico el cierre del túnel entre las nueve de la mañana y las tres de la tarde, en combinación con las obras de peatonalización de la calle Lealtad y las del Centro Botín. El mercadillo no se celebró el pasado domingo porque, según el Ayuntamiento, el atasco en el centro podría haber sido monumental.

Los vendedores se dirigieron por escrito al alcalde y se entrevistaron con el concejal de Mercados, Ramón Saiz Bustillo, para hacerle ver que no habría más atasco que el habitual, que es domingo, y que debe primar el interés de tener en el centro un mercadillo «que ya es tradicional, que se inauguró en el año 1997 y que desde entonces ha tenido el respaldo popular», como explica Santiago Sanromá, el fundador de este rastrillo.

En la carta dirigida al alcalde, Sanromá explicó que el posible atasco de tráfico por las obras en Emilio Pino y Lealtad no puede justificar la desaparición del rastrillo. «Esa justificación no tiene mucho fundamento, porque los domingos por la mañana no pasan por ahí ni cuatro coches. Y esos se pueden desviar por Isabel II y Alfonso XIII. Ya tenemos experiencias en obras en el centro, pues cuando se realizó la obra en el aparcamiento subterráneo de Alfonso XIII, cuya actuación duró dos años, no hubo ningún problemas».

Los vendedores han pedido al concejal de Mercados más vigilancia policial, puesto que a los 66 comerciantes legales que pagan trimestralmente las tasas por instalarse en ese suelo público se han sumado otros tantos ilegales, que venden principalmente ropa y que están causando conflictos, según le trasladaron. Estos vendedores ilegales se han ido instalando desde hace tres años y su número va en aumento. Reclaman los legales que se vuelvan a imponer los controles policiales de los permisos de instalación y del pago de las tasas.

Los vendedores apuestan por la celebración del mercadillo a cubierto y en el Pasaje de Peña, porque ya es tradicional, y porque está cerca de las estaciones de tren y autobuses, hay zona para aparcar y no sufren la lluvia, porque perjudica el material que se vende: revistas, diarios antiguos, libros, postales y discos, entre otras cosas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos