El dios del viento se alió con el circo para conquistar al público del Palacio de Festivales

Los artistas de 'Eoloh!', convertidos en auxiliares de vuelo, se mezclan con el público en el patio de butacas del Palacio. / Roberto Ruiz/
Los artistas de 'Eoloh!', convertidos en auxiliares de vuelo, se mezclan con el público en el patio de butacas del Palacio. / Roberto Ruiz

El espectáculo 'Eoloh!', que hoy celebra sus dos últimas funciones en Santander, es una tormenta de humor, acrobacias extremas y efectos especiales

ROSA M. RUIZSANTANDER.

Una tormenta en toda regla, con todos sus ingredientes, como nieve, agua, fuego y viento, mucho viento. Y sin salir de la Sala Argenta del Palacio de Festivales que ayer se convirtió en una disparatada sala de espera de un loco aeropuerto para iniciar un viaje fantástico a través del circo. Es 'Eoloh!', el espectáculo que la compañía Circo Style trae a Santander y en el que se aúna la grandeza de la tradición circense con la atmósfera de un teatro.

Ayer, jueves, tuvieron lugar las dos primeras funciones en las que contorsionistas, acróbatas y payasos desplegaron todas sus habilidades con ayuda de una potente música y una espectacular coreografía, ante un público de todas las edades, aunque especialmente infantil, coincidiendo con los días de vacaciones escolares.

Todos los personajes lograron trasladar a la sala hasta ese aeródromo imaginario, con un gran sentido del humor y mezclándose continuamente entre el público parodiando las tediosas rutinas aeroportuarias (normas de seguridad, control de pasaportes o reparaciones urgentes) y con unos sorprendentes efectos especiales como aliados, que jugaron con los cuatro elementos: agua, tierra, fuego y la furia regeneradora del viento provocada por el dios 'Eoloh!'.

El público forma parte del pasaje de un vuelo excepcional, en el que el humor, las acrobacias extremas y los vuelos sobrehumanos son los principales compañeros de viaje.

Equipo técnico y humano

Un total de 20 artistas de circo, 13 técnicos y tres trailers giran por toda España con este espectáculo que ha llegado a Santander de Salamanca y que el domingo estará en Bilbao. Los artistas provienen de producciones de gran trayectoria circense como Cirque du Soleil, Afrika Afrika y de espectáculos de autores como Franco Dragone y de Robert Lepage.

Para las acrobacias aéreas se usan tres motores como en los montajes de Broadway y Las Vegas y en la tormenta final, diez kilos de nieve caen sobre los espectadores, que se acostumbran a que todo salga volando durante el show. Además, 120 piezas de vestuario y atrezzo inundan de luz, historia y belleza la representación, cuyo argumento y dirección es obra de Manuel Coronado.

Hoy, viernes, segundo y último día en Santander, habrá dos funciones más, a las 17.00 y 20.00 horas, también en la Sala Argenta. El precio de las entradas oscila entre los 9 y 30 euros, según la zona y se pueden adquirir en la taquilla del Palacio de Festivales o en la red de servicios de Caja Cantabria.

 

Fotos

Vídeos