Nuble presenta la nueva serie de Raúl Hevia antes de participar en ARCO

El nuevo trabajo del creador es una reflexión en torno a las tensiones de las relaciones padre-hijo y autor-lector, planteadas como vínculo de mutua dependencia

GUILLERMO BALBONASANTANDE R.
'Instrucción 10', una de las imágenes de la nueva serie de Raúl Hevia. ::
                             NUBLE/
'Instrucción 10', una de las imágenes de la nueva serie de Raúl Hevia. :: NUBLE

Una reflexión en torno a las eternas tensiones paterno filiales vertebra la nueva entrega expositiva del artista Raúl Hevia. Convertido en uno de los creadores con mayor proyección de los últimos años, su segunda exposición individual en la galería santanderina Nuble también alude al vínculo autor-lector, planteando ambas como una relación de mutua dependencia en la que coexisten a la vez aspectos constructivos y destructivos.

Bajo el epígrafe 'Instrucciones para ser mi propio padre', su propuesta es también un trabajo «sobre la originalidad, el origen, entendida en su aspecto de autoridad». Instrucciones constituye, según Hevia, «un proyecto de destrucción (matar al padre) y de construcción/reconstrucción (convertirse en padre)».

Creador, crítico y comisario independiente, Hevia aborda su labor creativa en torno a los procesos visuales del lenguaje escrito, las formas seriadas, el arte público y el vídeo. «La investigación sobre la intimidad del yo y el espacio público, la indagación en la forma de la palabra y la naturaleza visual del texto» son algunas de las constantes de su obra.

Las creaciones que integran su nueva exposición, que será inaugurada mañana, a las 20.00 horas, se presentan como fragmentos «enigmáticos de un relato». Entre los elementos que se exhibirán se incluyen fotografías que recogen objetos encontrados que son fragmentos en sí mismos, caso de un niño Jesús roto, reconstruido y dispuesto como por la mano de un arqueólogo, una cabeza anónima de otra escultura, o una página de un diario; fotografías que son 'instrucciones' y entre las cuales se exhibe la figura del padre transmutada en una biblioteca particular y privada reducida a cenizas por la acción del fuego; incluso un vídeo, o 'instrucción natural', en la que se muestra una violenta copulación de varios patos macho sobre una hembra.

Hevia propone reconstruir, «a golpe de interrogantes y asociaciones» esta personal iconografía que, según subraya Victor del Río en la introducción del catálogo de esta exposición, «se asienta en un sutil trabajo sobre los mecanismos alegóricos con los que la realidad nos habla, o la hacemos hablar».

Hevia lleva a cabo esta tarea de un modo especialmente sofisticado. Desde sus inscripciones sobre lugares propiciatorios del paisaje, «pintadas con mensajes desvinculados de su contexto originario, citas extraídas de las páginas de los libros o fragmentos textuales, hasta sus fotografías que son los contenedores de esa materia etérea». Para del Río, en el núcleo de sus imágenes «convive el rastro o la huella de lo acontecido, junto a la poética derivada de palabras que forman una libre asociación enraizada en la abducción ante las cosas encontradas».

El pasado año expuso en la sala Paz y Comedias de Valencia donde mostró su investigación sobre el entorno de lo cotidiano. Hevia ha centrado sus trabajos en la fotografía y el diseño así como en los nuevos espacios de exhibición del hecho artístico y las prácticas y lenguajes que se escapan a las clasificaciones convencionales. El artista, que participó hace dos años en la serie 'El Puente de la Visión' del MAS, forma parte de Los Dobles, junto a Antonio Díaz Grande.