Un centenar de vigilantes de Eulen protestan en Santander

REDACCIÓNSANTANDER.

Un centenar de vigilantes y auxiliares de Eulen Seguridad en Cantabria protagonizó ayer una concentración ante las oficinas de la calle Ruiz de Alda de Santander para exigir el cumplimiento del convenio colectivo firmado hace seis meses. Rechazan la pretensión de la empresa de realizar «un descuelgue salarial o rectificación a la baja».

Los trabajadores de Eulen Seguridad en Cantabria, empresa arrendataria de servicios de seguridad en la Petroquímica Dynasol o la Gerencia del Servicio Cántabro de Salud, entre otras, rechazan una modificación sustancial en las condiciones de trabajo de los vigilantes de Cantabria, «que la empresa justifica en la crisis económica y la mala situación de la empresa en el mercado».

Para el comité de empresa, con el sindicato USO mayoritario, «es intolerable la actitud de Eulen, una empresa que en Cantabria ha demostrado tener una solvencia infinita al gastarse más de 60.000 euros en despidos improcedentes e indiscriminados».