La Guardia Civil busca nuevas pruebas en el domicilio de Ana Caligari

Los investigadores están a la espera de que el informe forense desvele las causas de la muerte

REDACCIÓNTRETO.

La muerte de Ana Caligari Hermida sigue rodeada de incógnitas. La investigación para esclarecer las circunstancias que rodearon a este suceso prosiguió ayer sin que, por el momento, haya ningún detenido. Por tercer día consecutivo, los agentes de la Policía Judicial y de la Policía Científica acudieron en la mañana de ayer al domicilio de la víctima, en Treto, donde se la encontró su nieto sentada en una silla con una profunda herida en la cabeza, por la que se acabó desangrando y falleciendo muy poco después.

Los agentes volvieron a repasar minuciosamente el lugar de la escena con el objetivo de obtener nuevos datos y posibles pruebas que lleven explicar la razón de la muerte de esta mujer, de unos 70 años, de una forma tan violenta Y es que, según ha podido averiguar este periódico, la Guardia Civil tuvo claro desde el primer momento de la investigación, con la posterior certificación del forense unas horas después, que no se trata de una muerte natural. No obstante, se encuentran a la espera del informe definitivo de la autopsia, que todavía tardará unos días, y que resultará determinante en algunos aspectos.

Su dictamen ayudará en la tarea de la Guardia Civil que está pendiente de saber con qué tipo de objeto golpearon a la mujer, qué lesiones le provocaron para que perdiera la vida y, sobre todo, de averiguar por qué la mataron.

La investigación no es fácil porque se manejan diversas lineas de actuación y no se descarta ninguna hipótesis. De hecho, no se centra única y exclusivamente en el entorno de la anciana, que vivía con absoluta normalidad en la urbanización Los Jardines, en el barrio La Peña de Treto, sino que se amplía a otros entornos, sin desdeñase nada.

Tal y como adelantó este periódico, en el momento del suceso un hijo de la víctima, con el que habitualmente compartía la vivienda, se encontraba de viaje por Argentina donde se enteró de la triste noticia. A su regreso a Cantabria, los agentes de la Guardia Civil se entrevistaron ayer con él y le tomaron declaración.