eldiariomontanes.es
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 12 / 14 || Mañana 13 / 15 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Noticias

SOCIEDAD

Cáncer como herencia familiar

Valdecilla tiene desde enero una unidad de oncología que evalúa si se realiza el test genético

01.08.13 - 00:06 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Cáncer como herencia familiar
Las doctoras Martínez de Castro e Hinojo González determinan los carcinomas hereditarios. A. Fernández

Las doctoras Eva Martínez de Castro y Carmen Hinojo González están al frente de la Unidad de Cáncer Hereditario del Servicio de Oncología Médica del Hospital Valdecilla. Esta unidad fue creada en enero de 2013 y es fundamental para anticiparse al cáncer, pero en casos debidamente protocolarizados. Aunque ya más templado por el paso del tiempo, el llamado 'efecto Angelina Jolie' ha aumentado la preocupación, especialmente en las mujeres de familias en las que ha habido un cáncer de mama.

No ha habido un aluvión de peticiones ni un incremento de demanda de extirpación de los pechos -como hizo la actriz norteamericana para no enfrentarse a un probable cáncer-. En Cantabria, la repercusión se ha limitado a consultas, especialmente en Atención Primaria, explican ambas doctoras. Es en este estadío primero de la atención médica donde han tenido que hacer frente al efecto llamada que ha producido este mediático caso.

«En nuestro departamento de Valdecilla, hemos recibido consultas telefónicas de personas que quieren recabar información. Sí han aumentado desde la decisión de la actriz, pero se ha quedado ahí. Las preguntas han llegado sobre todo a Primaria, especialmente provenientes de personas que tienen antecedentes familiares».

No ha pasado a mayores porque las pruebas diagnósticas del test «no se hacen a la ligera, sino siguiendo unos criterios rigurosamente establecidos». Esta prueba permite conocer alteraciones de los genes BRCA1 y BRCA2, mutaciones que pueden favorecer la aparición del cáncer de mama y ovarios, pero también de pulmón, colorrectal y de próstata. Hay clínicas privadas que la realizan por un precio medio de entre 1.000 y 1.500 euros.

El protocolo se inicia cuando una persona con antecedentes entra en contacto con su médico de familia y le expresa su preocupación, y lo hace teniendo en cuenta la historia familiar. «En este caso -explican las doctoras-, se hace un árbol genealógico en función de los factores de riesgo propios y de sus parientes. Se evalúan los datos obtenidos y se someten a los criterios objetivos para la realización del test».

Precisamente por la existencia de estos criterios, y del protocolo, es por lo que la realización de estas pruebas no se ha generalizado. Al margen de la publicidad del 'caso Jolie', Martínez de Castro e Hinojo González explican que, desde que en enero se puso en marcha la Unidad de Cáncer Hereditario, «hemos tenido bastante demanda de información, tanto de posibles pacientes como de personas sanas, y de nuestros propios compañeros médicos, pidiendo pautas sobre a qué pacientes tienen que derivar y a cuáles no».

Una comisión multidisciplinar se reúne semanalmente y evalúa los casos que se le presentan de potenciales enfermos de cáncer: «Su misión es hacer una valoración, tras la consulta previa de nuevos pacientes, y también para hacer las revisiones». Está formada por especialistas de distintas áreas como oncología, radiología, anatomía patológica... Cuando se realiza la consultas, se valora lau historia clínica, «muy completa, con un árbol genealógico de su familia de hasta tres generaciones anteriores, por lo menos». Lo que estos médicos tratan de buscar «son antecedentes familiares de cáncer, qué parentesco les unía, a qué edad fallecieron y de qué tumores. Si hay muy cerca parientes que han muerto por cáncer, de alguna manera, se te enciende la luz».

Antecedente en la familia

«En principio tienen que darse casos de cáncer de mama u ovarios en la familia, y que se hayan padecido por debajo de una determinada edad», explica el doctor José Shneider Fontán, Jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Valdecilla. «Tiene que haber, al menos, tres miembros de la familia en línea de consanguinidad. Haciendo la prueba tenemos aproximadamente un 10% de posibilidades de que haya mutación. Es poco, por eso los criterios para hacer la prueba son tan restrictivos».

Después de realizar este árbol, el protocolo manda que se haga una exploración al paciente, «y si cumple esos criterios, es cuando comenzamos a plantearnos hacer el test», detallan las oncólogas Martínez de Castro e Hinojo. Después, es preciso «explicarle bien a la persona que si el test resulta positivo va a tener un porcentaje de riesgo de padecer cáncer superior al del resto de la población».

El doctor Shneider ahonda en la materia: «La incidencia de la mutación es bajísima y los criterios para hacer el test muy exigentes». Este especialista, no obstante, tranquiliza a la población: «Somos una comunidad en la que el manejo del cáncer de mama funciona muy bien. El departamento de diagnóstico precoz de la Consejería de Sanidad trabaja coordinadamente con nosotros y lo hace con eficacia. Creo que la población, más o menos, se siente protegida».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.