La columna en 3D

La Unidad de Raquis de Valdecilla, pionera en España en el abordaje integral de la espalda

VICTORIA LEMAURSantander

Las dolencias no entienden de especialidades, y por eso cada vez es más frecuente la unión de distintos especialistas en un servicio dirigido a abordar una determinada patología. Por esta razón, traumatólogos y neurocirujanos del hospital Marqués de Valdecilla se fusionaron en 2009 y crearon la Unidad de Raquis Quirúrgica, la primera en España con carácter multidisciplinar, cuyo objetivo es tratar los problemas relacionados con la espalda y la columna vertebral-médula espinal a partir de las soluciones clínicas aportadas por cada especialista al problema.

Dirigido por el jefe de Neurocirugía, Alfonso Vázquez-Barquero, el equipo está formado por dos traumatólogos (José Ángel Martínez Agüeros y Leonor López de Dicastillo) y dos neurocirujanos (Martín Láez Rubén y David Suárez Fernández), todos ellos profesionales con una elevada especialización.

El servicio valora cada año a unos 3.000 nuevos pacientes con lesiones en la columna por accidentes, o bien que son derivados a la unidad por los médicos de Atención Primaria cuando los tratamientos no consiguen resultados. De todos ellos, sólo alrededor del 10% es susceptible de tratamiento quirúrgico, lo que hace que, en 2012, se realizaran 200 intervenciones complejas de raquis.

Además de la calidad de los profesionales que lo forman, este servicio se caracteriza por disponer de la última tecnología en el campo de la monitorización y la cirugía guiada por imagen mediante la utilización de un escáner intraoperatorio en tres dimensiones para intervenciones de columna y un sofisticado nauronavegador.

La aplicación de estas técnicas ha supuesto un giro de 180 grados en el tratamiento quirúrgico de este tipo de dolencias de espina y espalda, pero también en la reducción de las listas de espera originadas por el dolor de espalda, uno de los cuadros más habituales de baja laboral por debajo de los 50 años de edad, explica el jefe del servicio, Alfonso Vázquez-Barquero.

Gracias a las nuevas tecnologías, los especialistas obtienen imágenes que permiten en cada momento guiar la cirugía de columna con enorme precisión.

La utilización de estas técnicas de imagen ofrecen una visión tridimensional de la zona sobre la que se actúa, de manera que los cirujanos pueden localizar la lesión de forma precisa, posicionar correctamente los instrumentos y ver el resultado en los monitores. Las nuevas tecnologías en este tipo de intervenciones permiten una mayor eficiencia intraoperatoria, mejores resultados clínicos y una recuperación más rápida del paciente, ya que la navegación quirúrgica hace posible que las vías de abordaje sean menos invasivas que la cirugía tradicional.

Otra indudable ventaja es que, al finalizar la intervención, al paciente se le puede hacer de inmediato un escáner en el quirófano y corregir posibles problemas, o bien dar por finalizada la operación

Vázquez-Barquero destaca el espectacular avance que ha experimentado la cirugía de la columna en los últimos años fruto de la aplicación a la cirugía de estas técnicas de imagen, que se han convertido en el estándar de oro en el tratamiento de muchos abordajes quirúrgicos, porque «la neuronavegación en el ámbito de la cirugía de raquis permite una precisión intraoperatoria superior al 99% y hace posible un control constante y en tiempo real de la actividad nerviosa del paciente y de la posición de los implantes», explica.

Adscrita al servicio de Neurocirugía, la Unidad de Raquis es visitada cada año por especialistas internacionales para conocer su funcionamiento, y fue designada el pasado mes de marzo de referencia nacional en el tratamiento quirúrgico de todo tipo de patologías de la columna vertebral: enfermedades degenerativas, traumáticas, tumorales o malformativas.

Respecto a las causas que desencadenan los problemas de espalda y columna, la mayoría (entre un 60% y un 70%) tienen su origen en patologías degenerativas que se producen con la edad (hernia discal, escoliosis, etc.), seguidas de los traumatismos (20%), y en menor medida tienen su origen en tumores que afectan al hueso, la médula espinal o los nervios. Otra causa son las malformaciones de la columna o las vértebras que terminan provocando hernias cervicales.

Vázquez-Barquero asegura que el aumento de la esperanza de vida ha incrementado las enfermedades degenerativas, aunque también «han aumentado ligeramente las fracturas de columna ligadas a la práctica cada vez mayor de deportes y a los accidentes de tráfico, dado que las mayores medidas de seguridad de los vehículos han hecho disminuir el número de accidentes con muertos, pero no las lesiones graves, sobre todo en personas jóvenes».

A pesar de las importantes mejoras experimentadas en las técnicas de imagen y en las prótesis oseoesqueléticas, que conectadas al ordenador permiten reemplazar los movimientos del paciente, las investigaciones con células madre para la regeneración de la médula, que sí registraron resultados esperanzadores en ratones, aún no han funcionado, sin embargo, en el caso de los humanos.