Oriñón evitará el colapso de coches con un carné de acceso sólo para vecinos

La celebración del mercadillo dominical de Oriñón provoca problemas en el acceso a la pedanía. / Foto: A. Verano/
La celebración del mercadillo dominical de Oriñón provoca problemas en el acceso a la pedanía. / Foto: A. Verano

La Junta Vecinal, con el visto bueno de la Policía Local y la Guardia Civil, ha decidido restringir la entrada a la pedanía los días de mayor afluencia de turistas

ABEL VERANOCASTRO URDIALES.

La Junta Vecinal de Oriñón (Castro Urdiales) ha decidido hacer frente a los problemas de colapso de coches que padece la pedanía cada verano como consecuencia de la gran afluencia de turistas que llegan hasta el lugar. Para ello ha ofrecido a los vecinos la posibilidad de adquirir un carné de acceso al pueblo, que podrán utilizar cada vez que la Policía Local o la Guardia Civil decida restringir la entrada de vehículos. Con esta iniciativa, la Junta Vecinal pretende que los vecinos, estén o no empadronados, no tengan problemas de acceso cada vez que los turistas 'invaden' Oriñón para pasar el día en su conocida playa.

La pedánea Mercedes Rebollo asegura que el pasado año ya pensaron en poner en marcha esta propuesta, «que en otros lugares ya se lleva a cabo». No obstante, ha sido este verano, tras el visto bueno de la Policía Local y de la Guardia Civil, cuando se han decidido a hacerla efectiva. Rebollo deja claro a los vecinos que «no es obligatorio tener el carné, es opcional», e informa de que los interesados deberán solicitarlo en la sede de la junta vecinal en horario de 9.00 a 13.00 horas. Simplemente tendrán que presentar fotocopia del DNI y del último recibo del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles).

Una vez que los demandantes tengan su tarjeta -a algunos ya les ha sido entregada- la podrán presentar ante la Guardia Civil cuando se restrinja el acceso al pueblo ante la presencia masiva de vehículos.

La alcaldesa pedánea de Oriñón entiende que ésta es la única forma de evitar trastornos a los vecinos, teniendo en cuenta que el número de aparcamientos en el pueblo ronda los 650. «Algunos días de gran afluencia, en los que no entraba un coche más, ha habido vecinos que no han podido ir a trabajar porque no podían salir del pueblo. Eso no se puede consentir y, por eso, creemos que la mejor forma de evitarlo es limitar y controlar la entrada de vehículos», dijo Rebollo, que ya ha recibido críticas de la oposición.

Mientras se soluciona temporalmente el colapso de días puntuales de los meses de verano, la pedánea de Oriñón ya ha presentado al Ayuntamiento de Castro un par de proyectos para habilitar zonas de aparcamiento en el pueblo. El problema, según ella, es que habría que expropiar terreno particular y «el Ayuntamiento no está por la labor». Aún así, Rebollo quiere dejar claro que hay dos parcelas que podrían servir de aparcamiento y vendrían «muy bien» sobre todo cuando se celebra el mercadillo de los domingos, un día en el que también se colapsa Oriñón.

La pedánea aprovecha para pedir a los turistas y visitantes que eviten el aparcamiento en lugares que pueden obstaculizar el tráfico y la salida de vecinos del pueblo. «La Policía Local está desbordada muchas veces y por eso debe prevalecer el sentido común», apuntó.