El mercadillo de Navidad se muda de los Jardines de Pereda a la plaza de Pombo

Imagen de archivo del mercadillo de Navidad. :
ROBERTO RUIZ/
Imagen de archivo del mercadillo de Navidad. : ROBERTO RUIZ

Los comerciantes del Centro, Casco Viejo, Ensanche y Rualasal instalarán arcos de luces en las principales calles, desde Puertochico al Ayuntamiento

JUAN C. FLORES-GISPERTSANTANDER.

El mercadillo de Navidad que tradicionalmente se instalaba en los Jardines de Pereda ocupará este año la Plaza de Pombo. Las obras de reforma de los centenarios jardines obliga al traslado del mercado navideño de manera que se acerca al centro urbano durante más de un mes, contribuyendo a dinamizar la vida comercial. Por su parte, los comerciantes iluminarán con arcos o guirnaldas las principales calles desde Puertochico a Isabel II. El gasto de energía de todos los arcos lo paga el Ayuntamiento.

El mercadillo en Pombo reunirá alrededor de setenta puestos y como cada año estará abierto hasta el 7 de enero. Ya en 2010 los comerciantes de este mercadillo pidieron al Ayuntamiento su traslado a la plaza de Pombo, pero no se atendió su petición para no anular las diversas actividades que el Ayuntamiento organizaba en él. Pero ahora, la mudanza es obligada. Tantos puestos no caben en otro espacio del centro.

El comercio confía en que las ventas remonten en Navidad porque los funcionarios cobrarán su paga extra. Las tres asociaciones de comerciantes (Centro, Casco Viejo-Ensanche y Rualasal) se han movilizado para que el 'espíritu navideño' inunde las calles desde el próximo día 29, cuando se producirá el encendido oficial. A los 123 arcos que instala el Ayuntamiento se sumarán sesenta de la asociación de Comerciantes del Centro de Santander y los más de treinta del Casco Viejo-Ensanche. En Rualasal, los comerciantes no saben si optarán por arcos, guirnaldas o luces en los árboles; todo dependerá de los precios, pero se gastarán alrededor de 6.000 euros, según dijo un portavoz de la asociación.

Desde hace veinte años, la Agrupación de Comerciantes del Centro de Santander instala iluminación navideña. Como explica la gerente de la organización, Virginia Fernández de Cárcaba, «se trata de crear un ambiente navideño, de dar aliciente a los clientes para que recorran el centro realizando sus compras». El Centro gastará 40.000 euros en los adornos, de ellos 20.000 son la subvención anual del Gobierno de Cantabria. El resto lo aportarán los comerciantes «y los patrocinadores que consigamos». Serán iluminadas Juan de Herrera, San Francisco, Cádiz, Isabel II y Lealtad. «Con la iluminación de las calles, la pista de hielo y el mercado dominical en La Porticada, el centro estará muy animado esta Navidad y espero que repleto de compradores», acaba Fernández de Cárcaba.

El Casco Viejo afrontará con aportaciones de los comerciantes la iluminación de sus calles, con un desembolso de unos 28.000 euros. La subvención del Gobierno de Cantabria la ha destinado a lo largo del año al montaje de las Noches Abiertas, con mostradores en la calle hasta la medianoche. En el Casco Viejo serán iluminadas Arrabal, Medio, Hernán Cortés, Ataúlfo Argenta, Cervantes y Guevara «y alguna más si conseguimos suficientes comerciantes en otras calles», dice Agustín Ordejón, gerente de esta organización empresarial.

Lo que no habrá este año en el centro comercial de Santander serán regalos de vales para aparcamientos o los tradicionales rascas con premios y descuentos. «Eso era posible cuando existían Santander Shopping y Santander Centro Abierto, con aportaciones económicas del Ayuntamiento y el Gobierno regional. Pero ya desaparecidas ambas, los comerciantes no podemos hacer frente a ese desembolso económico», explica Fernández de Cárcaba.

El Casco Viejo tiene en proyecto también montar La calle Navideña: Arrabal y Medio serían decoradas con guirnaldas navideñas, y luces de colores, se montarán puestos en las calles dedicados a la venta de objetos navideños, como árboles, figuras del belén, adornos y productos de las diferentes tiendas, además de personajes navideños, como renos, gnomos, Santa Claus y los Reyes Magos. Esta idea está pendiente de que el Ayuntamiento apruebe la ocupación del suelo público. «Sea como sea, lo que está claro es que se instalarán los arcos de luces y se encenderán el mismo día que las del Ayuntamiento. El próximo día 29», explica Agustín Ordejón, gerente de esta organización empresarial.