Muere un empleado de un desguace de barcos al caerle una plancha de metal

El trabajador, de 49 años y nacionalidad peruana, estaba cortando la pieza de una embarcación con un soplete cuando ésta se desprendió y cayó sobre él

M. ÁLVAREZ
La empresa Resyna, en la que tuvo lugar el accidente, está situada en Punta Parayas. / Foto: Sane/
La empresa Resyna, en la que tuvo lugar el accidente, está situada en Punta Parayas. / Foto: Sane

Santander. Un empleado de un desguace de embarcaciones falleció el lunes por la tarde en un accidente laboral, después de que una chapa que él mismo estaba cortando se le cayera encima. Según ha podido saber este periódico, el siniestro se produjo mientras el trabajador manipulaba un soplete para seccionar una lámina de grandes dimensiones de uno de los barcos atracados en las instalaciones de esta empresa para su posterior reciclaje. Por causas que se desconocen, la chapa se desprendió y cayó sobre él, muriendo en el acto. El fallecido es Teodulfo V. A., de 49 años de edad y nacionalidad peruana, que estaba contratado por la empresa Resyna, de recuperaciones siderúrgicas y navales, ubicada en la Avenida de Juan Carlos I de Maliaño (Camargo), en Punta Parayas.

Tras ocurrir el accidente, sobre las 15.30 horas del lunes, se desplazaron a la empresa efectivos de la Guardia Civil, que instruyeron las correspondientes diligencias hasta que se procedió al levantamiento del cadáver. Los propios agentes avisaron a la familia del trágico desenlace sobre las cinco de la tarde, y ayer el cadáver era velado en un tanatorio de Santander.

Según confirmó la Delegación del Gobierno en Cantabria, un inspector de Trabajo y Seguridad Social giró una visita a las instalaciones y se ha abierto un periodo de investigación, pasado el cual se adoptarán las medidas legales oportunas, tal y como marca el protocolo de actuación en estos casos. Además, se ha informado de lo ocurrido al Ministerio de Empleo.

Según datos del Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASST), de enero a septiembre de este año hubo en la región un total de cuatro accidentes laborales mortales -una menos que en 2012-. Estos cuatro se registraron en la industria manufacturera (dos de ellos) y en los servicios (uno en el ámbito de actividades sanitarias y servicios sociales y otro en el área de actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento).

En general, según esta misma estadística, los accidentes laborales se redujeron en Cantabria un 6% hasta el mes de septiembre, una tendencia que sin embargo se rompe en el caso de los servicios, donde la siniestralidad ha aumentado. En los nueve primeros meses del año se registraron en la región 3.213 accidentes laborales con baja, unos 200 menos que en el mismo periodo de 2012. Atendiendo a la gravedad de los accidentes, los que más bajaron son los mortales, seguidos de los graves que descienden un 15% (hubo 40) y los leves, que son la mayoría (3.169) y se reducen un 6%.

Fotos

Vídeos