La Esperanza, al servicio de la alimentación sana para niños

Un grupo de escolares atiende las explicaciones de la responsable de un puesto del Mercado. ::                             DM/
Un grupo de escolares atiende las explicaciones de la responsable de un puesto del Mercado. :: DM

Vendedores del Mercado, Administraciones, cocineros y colegios se unen para que los escolares conozcan los productos que ayudan a evitar la obesidad

NIEVES BOLADOSANTANDER.

Han comenzado por los colegios de Santander y seguirán por todos los de Cantabria que quieran unirse a ellos. Los comerciantes del Mercado de La Esperanza, Cocineros de Cantabria y las consejerías de Educación y Sanidad se han unido en un ambicioso proyecto que tiene como objetivo educar a los escolares en la alimentación saludable. Es su contribución a la campaña llevada a cabo desde distintos sectores, con el objetivo de erradicar la obesidad infantil mediante el fomento de conductas alimenticias saludables.

Son dos jornadas al mes durante todo el curso. El motor de la iniciativa es el presidente del colectivo comercial, Jesús Díaz Horna, junto con el cocinero Florencio Bueyes y el Gobierno de Cantabria. Cada visita de los pequeños se inicia a las diez menos cuarto de la mañana y termina en torno a las doce y media. Ya en sus aulas han recibido una preparación por parte de sus profesores, con las directrices adecuadas sobre una alimentación que les aporte salud.

Al llegar al mercado reciben una explicación sobre lo que van a ver en el recinto y de las recetas que después se elaborarán. Recorren, acompañados por los dietistas, todos los puestos de pescado, carnes, verduras, frutas y otros alimentos, recibiendo información sobre qué es cada producto y sus valores nutricionales. Según las recetas que se van a elaborar cada día, ellos mismos -unos 50 por jornada- son los que hacen la compra, eligen los productos siguiendo las recomendaciones de los comerciantes. La visita dura hora y media. Luego pasan al aula de formación donde se elaboran los platos del menú de cada jornada, que después comparten los escolares asistentes.

Jesús Díaz explica que este «es un proyecto a largo plazo». Solo para que pasen todos los colegios de Santander -alrededor de cuarenta- se requerirán dos años. Los alumnos convocados a este programa son los de Enseñanaza Primaria y Secundaria. El Ayuntamiento está renovando las instalaciones del aula donde se dan los cursos con el objetivo de que estén terminadas en próximo febrero. Díaz agradece «la buena acogida que ha tenido esta propuesta en las dos consejerías a las que planteamos la idea».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos