El velo del invierno

Juan García Negrete abre la temporada de Espacio Imagen con su irónica poética de lo cotidiano

GUILLERMO BALBONASANTANDER.
'Así van saliendo las cosas, sin vanidad' certifica la diversidad de miradas del autor./
'Así van saliendo las cosas, sin vanidad' certifica la diversidad de miradas del autor.

Lo urbano y lo cotidiano, el humor soterrado, la ironía, los contrastes y una poética inquietante afloran en las miradas del creador cántabro Juan García Negrete. Desde la diversidad y la pluralidad sus credenciales fotográficas se exhibirán desde esta semana en Santander. Es la confirmación de la vitalidad que el lenguaje fotográfico presenta en la comunidad y la certificación de un autor con un universo propio que integra rincones y gentes con una extraña complicidad en su vínculo con los géneros.

Bajo el epígrafe de 'El velo del invierno', Juan García Negrete reúne desde el próximo jueves un conjunto diverso de sus trabajos. Autodidacta, inquieto, este creador, que alterna la fotografía con la música y la escritura, exhibe su tarjeta de presentación en su primera gran exposición individual que albergará Espacio Imagen en la cita inaugural del calendario 2014 tras la colectiva navideña.

Su mirada se concibe «como un libro que cuenta el distraído carácter de todo lo cotidiano que hay en el mundo. Luz de sombras que auscultan lo verdaderamente extraordinario de las cosas sencillas», asegura. En el invierno de la ciudad, «como en un velo», García Negrete indaga en «una atmósfera naturalista en la enhorabuena de las calles cuando en la mañana, o al caer la tarde, la luz da una conferencia con sus arreboles y formas caprichosas».

Siente que en la fotografía tiene que haber «una familiaridad en el trato de las cosas sin concesiones de grandes teorías bajo la luz de los focos». Y según expresa en un texto destinado a desgranar sus señas de identidad ante esta comparecencia, destaca que sus fotografías «buscan el juramento indecisorio, la más completa exposición a la luz de un dedo, o un muñeco en el bulevar de los escaparates. Hay un espejo en el tiempo que es un daguerrotipo con ingenuidad de lo que es y de lo que se ve».

La poeta Ana García Negrete sostiene que en estas fotografías asoman «imágenes deseables al transformarse en alegorías del tacto o del color. Son mensajes a la deriva que alguien debe encontrar y descifrar para sí». De su aprendizaje «tenaz e insatisfecho» el autor ha ido trazando una trayectoria por todo lo genérico de los mundos fotográficos: «el paisaje, el retrato y lo macrobiótico, hasta llegar a lo ingenérico y la divagación investigadora sin más pretensión que la búsqueda de lo desconocido y novedoso ya inventado», explica. Juan García Negrete, que tiene entre sus maestros a Luis Otí y Juan Carlos Martín, se ha prodigado tanto en la composición como en el retrato cotidiano de las cosas. En la muestra apuesta por una mirada que «hace visibles las veladuras que pueblan el paisaje y se posa sobre lo concreto, revelando una realidad inusitada...». El fotógrafo, en blanco y negro o color, recorre la ciudad desde el ingenio, la ironía y la colisión entre lo visible y lo invisible.

Fotos

Vídeos