Ejemplo de inclusión

Alejandra Sancho, Manuel Alonso, Jacinta García, Óscar Martín, Ana Chato, David Movellán, Conso García, Ana Montejo, Ángela Rodríguez y Coral Castañedo./
Alejandra Sancho, Manuel Alonso, Jacinta García, Óscar Martín, Ana Chato, David Movellán, Conso García, Ana Montejo, Ángela Rodríguez y Coral Castañedo.

Éxito de la XXXI edición del Festival de Ampros, celebrada en el Palacio de Festivales

TEXTO JAVIER RODRÍGUEZ FOTOS SANE

En la sala Pereda del Palacio de Festivales de Cantabria se celebró la XXXI edición del Festival de Ampros, organizada por su Area de Cultura, Ocio, Deporte y Tiempo Libre. La cita de este año incorporó diez actuaciones basadas en la inclusión; es decir, que personas con discapacidad y sin discapacidad compartieron escenario y fueron aplaudidas por el público.

Participaron más de cien personas con discapacidad intelectual, usuarias de los diversos centros de Ampros en Cantabria, que habían ensayado intensamente los últimos tres meses con los correspondientes monitores, voluntarios, etc. «Hemos preparado este festival con la ilusión y la emoción del primero, contando con la inclusión y la participación como ejes centrales», precisaba al respecto José Manuel Ruiz, responsable del área de Cultura, Ocio, Deporte y Tiempo Libre de Ampros.

El Festival tuvo el apoyo y la colaboración del Palacio de Festivales de Cantabria; la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria; el Ayuntamiento de Santander y la Obra Social de Caja Cantabria.

El público quedó encantado con la cita. Para Carmen «es algo realmente magnífico en todos los aspectos poder ver en acción a estos chicos y chicas. Nos dan una maravillosa lección de ganas, de esfuerzo y de superación de las adversidades; contagian su entusiasmo y su alegría. Considero que Ampros es un ejemplo a seguir para la sociedad de Cantabria. Un verdadero ejemplo humano». Y Luis añadía: «Lo hemos disfrutado mucho. Cada artista le ha echado un salero y una gracia al asunto sensacionales. ¡Son estupendos! Ya nos gustaría a muchos ser capaces de hacer encima de un escenario teatral, bajo la luz de los focos y ante tanta gente, algo de lo que ellos y ellas han hecho. Les pongo un diez». Ana destacaba que «Ampros realiza durante todo el año una tarea increíble, sensacional. Este festival, al que he asistido numerosas veces, es una pequeña y representativa prueba».

El ambiente en camerinos fue fascinante, un constante ir y venir de personas vestidas con diversos vestuarios, maquillándose, ultimando detalles, etc. En suma, una gran experiencia colectiva. Enhorabuena.