25 años de tradición

La ronda marcera cantó y homenajeó a Gloria Ruiz y Esther García

TEXTO JAVIER RODRÍGUEZ FOTOS SANE
Carmen Gómez, Carlos Cristóbal, Pedro Pérez, Lidia Ruiz Salmón, José Antonio Abascal, José Oto Oyarbide, Mª José Pagín y Juncal Herreros./
Carmen Gómez, Carlos Cristóbal, Pedro Pérez, Lidia Ruiz Salmón, José Antonio Abascal, José Oto Oyarbide, Mª José Pagín y Juncal Herreros.

A pesar del clima, Torrelavega vivió un año más y de manera intensa la popular tradición de las marzas. Numerosos marceros, vestidos con el clásico pañuelo rojo y portando varas, pasearon durante la tarde-noche del viernes 28 de febrero por las calles de la ciudad para saludar simbólicamente a la primavera. Una burra les acompañó en el recorrido: portó los regalos y donativos que entregó la ciudadanía.

Este año se cumple la 25 edición de esta iniciativa que se ha convertido ya en una referencia histórica. Fue la alcaldesa, Lidia Ruiz Salmón, quien mantuvo en el Ayuntamiento una singular conversación con el pregonero y alma del evento, Juan José Crespo. Ya había declarado al respecto Ruiz Salmón: «Me apetece mucho participar activamente en esta fiesta y tradición de Torrelavega, que nunca debemos perder, y mantener el esperado diálogo con el pregonero que, como en anteriores ediciones, no va a dejar indiferente a nadie». Y así fue. En su opinión, los hechos demuestran que las marzas avanzan sin pausa entre la ciudadanía: «Cada vez participan más niños y colegios, y cada vez hay más marceros jóvenes, lo que garantiza su continuidad». La Asociación Ronda Marcera rindió homenaje este año, como marceras mayores, a dos mujeres especiales: la poeta Gloria Ruiz y Esther García, concejal de la corporación torrelaveguense (en este caso, a título póstumo). El momento central de la ronda se desarrolló frente a la casa consistorial, con el aludido diálogo entre la alcaldesa -desde el balcón- y el portavoz marcero, a pie de calle, ante un público que siguió con mucho interés el entrañable acto. Entre otros temas de la tierruca, los cantores urbanos interpretaron 'Si no hay oro venga plata', 'Ha venido marzo', 'De casa salimos', 'Los Sacramentos de Amor', 'Buenos Mozos aquí posan', 'A los de esta casa Dios les de Victoria', y 'Adiós, hasta el otro año'. El destino solidario de lo recaudado fue el Hogar del Transeúnte.