"El servicio de rayos es para el hospital Valdecilla como Xabi Alonso para la selección de fútbol"

Gerardo López Rasines, en el hospital Valdecilla / Roberto Ruiz/
Gerardo López Rasines, en el hospital Valdecilla / Roberto Ruiz

«Realizamos al año 300.000 estudios radiológicos y estamos preocupados por el aumento de las pruebas más complejas, como el TAC». «Las nuevas tecnologías nos llevan a necesitar renovar los equipos»

MARÍA ÁNGELES SAMPERIOSantander

Conocer el alcance de los males que padece nuestro cuerpo a través de informes claros y precisos es la tarea fundamental de las pruebas de radiodiagnóstico, que incluyen los rayos X de toda la vida y añaden la amplia gama de pruebas que ha aportado el avance tecnológico. El Hospital Valdecilla cuenta con un Servicio de Radiodiagnóstico que se organiza en 10 secciones y que tiene al frente a Gerardo López Rasines, convencido de la importancia de ser una base sólida para el resto del hospital. «Somos para Valdecilla como Xabi Alonso para la Selección Española de Fútbol», comenta con orgullo.

-Las posibilidades del radiodiagnóstico han ido en aumento y se han adentrado en la terapia de patologías...

-La finalidad es el diagnóstico y en ocasiones el tratamiento, como se ha demostrado con la ablación percutánea de tumores o el tratamiento del ictus con trombectomía utilizando como soporte técnico fundamental las imágenes obtenidas por medio de radiaciones ionizantes y otras fuentes de energía como los sonidos.

-¿Están dando buenos resultados?

-Tanto en el caso de la ablación para terminar con los tumores renales, óseos, pulmonares, etc, como con el manejo en los casos de ictus está suponiendo que el paciente solo permanezca un día ingresado, lo que reduce el coste del proceso. Además, se mejora y adelanta la incorporación a la actividad laboral.

-¿Es una especialidad tan amplia como parece?

-Es muy amplia y utiliza tantas técnicas que para dar una asistencia de calidad a los clínicos es indispensable la existencia de secciones especializadas en los diferentes tipos de patologías. Los radiólogos están especializados en patología digestiva, urológica, neurológica, torácica, pediátrica, etc. En la organización sanitaria actual radiodiagnóstico se incluye en los servicios centrales y forma la columna vertebral del hospital junto con anatomía patológica y laboratorios.

-¿Cómo explicaría la importancia de la tarea del servicio?

-La misión es emitir un informe fiable y seguro en un tiempo adecuado para que esté disponible en la consulta cuando el clínico lo requiera, pero además debe tener un papel fundamental en la indicación o no de una prueba diagnóstica y su priorización así como la gestión de la demanda.

-¿Tal vez se realizan demasiadas pruebas?

-Estamos viendo la necesidad de reducir la exposición de los pacientes a las radiaciones ionizantes. El Servicio de Radiodiagnóstico realiza 300.000 estudios radiológicos al año (308.000 en 2013), de los que 180.000 son radiología simple, 50.000 ecografías, 16.000 resonancias y 8.000 mamografías, pero nada menos que 29.000 son TAC (escáner). Estamos observando con preocupación un incremento de estas pruebas más complejas y en las que la exploración supone mayor dosis de radiación.

-¿Es tan grave la exposición?

-Si se toma como ejemplo a la radiografía simple de tórax, un escáner equivaldría a hacer 400 radiografías y en el caso del abdomen, 500. Creemos que la población está poco informada. Es muy importante mejorar y tener en cuenta el riesgo que supone el exceso de radiación, que puede traer consigo desarrollo de tumores, problemas en la piel, cataratas, caída del cabello e incluso mutaciones en el ADN. Lo importante es que los radiólogos podamos valorar la necesidad o no de las pruebas. No se deberían hacer más de las necesarias, pero tampoco menos.

-Imagino que el avance tecnológico y las numerosas pruebas que se realizan requiere tener los equipos al día.

-Hemos avanzado mucho en la modernización de los procesos, pero necesitamos hacer frente al hecho de que el equipamiento de Valdecilla está obsoleto y se debería tener en cuenta que la actividad del servicio está muy ligada a los avances tecnológicos. Somos conscientes de que no es una buena época para pedir inversiones, pero los equipos tienen que estar al día para poder dar una atención de calidad.

-¿En qué se ha reflejado la transformación?

-Lo más importante ha sido la digitalización ya que se han dejado de realizar las radiografías en placas, ahora están en soporte digital, lo que permite a los médicos que las solicitan verlas en los ordenadores de sus propias consultas. También se han dejado de imprimir los informes en papel, siendo el radiólogo el que dicta el informe con un sistema de reconocimiento de voz, enviándolo directamente a la historia clínica electrónica, en donde queda a disposición de los facultativos. Esto ha supuesto una disminución del gasto de 800.000 euros al año en placas y una mayor inmediatez en la disposición de los informes en las consultas, ya que no es necesario la transcripción de informes por parte de las secretarias ni el traslado del soporte en papel de las consultas.

-¿El Servicio de Radiodiagnóstico cuenta con una de las plantillas más numerosas del hospital?

-Sí, está formada por más de 200 personas. Concretamente, 43 radiólogos, 12 residentes,32 diplomados en enfermería, 45 técnicos en diagnóstico por la imagen, 33 auxiliares de enfermería, 17 celadores, 14 auxiliares administrativos y 5 de personal de limpieza. Hay que destacar los altos rendimientos que se obtienen no solo por las numerosas pruebas e informes que se realizan sino por el gran número de artículos publicados en revistas nacionales e internacionales, por la publicación de varios capítulos en libros de la especialidad así como por la importante presencia de residentes de otros hospitales -más de 20 el año pasado-. De hecho, es el servicio que más residentes de fuera recibe, lo que es un motivo de orgullo porque habla del buen nivel de los profesionales y también del reconocimiento por parte de la Sociedad Española de Radiología.

-La formación será fundamental...

-Llevamos un tiempo organizando unas jornadas formativas. Las hacemos cada dos años. Las primeras fueron sobre las mamografías digitales; las segundas, sobre el código ictus y las del año pasado, sobre la ablación de tumores.