El profesor crítico que vuelve a la política

La elección de Francisco Fernández Mañanes como nuevo consejero de Educación está muy calculada. Es profesor y conoce muy de cerca el trabajo del Gobierno en este ámbito

Mañanes, en su asiento del Parlamento de Cantabria en 2012./
Mañanes, en su asiento del Parlamento de Cantabria en 2012.
Gonzalo Sellers
GONZALO SELLERSSantander

La elección de Francisco Fernández Mañanes como nuevo consejero de Educación está muy calculada. En primer lugar, es profesor y conoce muy de cerca el trabajo del Gobierno en este ámbito. No es un neófito en un área especialmente sensible en los últimos meses, con el curso recién comenzado y con la Junta de Personal Docente alineada con Ramón Ruiz. Y en clave política, fue el rival de Eva Díaz Tezanos en las primarias del PSOE de 2012. La vicepresidenta ganó entonces y seguro que Zuloaga y su Ejecutiva lo han recordado para decantarse por él y, de paso, hurgar en la herida de la antigua líder socialista.

Mañanes es campurriano por partida doble. Nació en Aguilar de Campoo (1967) y vivió su infancia y primera juventud en Reinosa. Casado, padre de dos hijos, licenciado en Derecho, amante del deporte, el cine y la literatura, admite una intensa vocación política. Dirigió en su día las Juventudes Socialistas y luego ha aspirado dos veces, sin éxito, a la secretaría general del PSOE de Cantabria. Lo hizo en el año 2000 y perdió por cuatro votos frente a Dolores Gorostiaga. Y sin embargo, en 2008 su apoyo fue muy importante para que la actual presidente del Parlamento fuese reelegida frente a Blanca Rosa Gómez Morante. La segunda ocasión fue la ya citada de hace cinco años.

Fernández Mañanes, portavoz del PSOE en la segunda legislatura del bipartito, continuó como diputado ya con el PP en el Gobierno, pero tras su derrota frente a Tezanos se fue alejando poco a poco de la política. El mejor orador del Parlamento, según el premio que le otorgaron en 2013 los periodistas que siguen la información de la Cámara, redujo su dedicación como diputado regional para emprender una nueva etapa vital: su reencuentro con los alumnos de Secundaria del IES Valle de Camargo.

«En política hay que saber estar y hay que saber salir cuando uno ya no es necesario o siente que ya no es necesario. A la política se debe viajar con billete de ida y vuelta», dijo entonces. Ahora toca el de vuelta a pesar de que en 2013 ya casi anunciaba un adiós definitivo: «Creo tanto en la renovación que creo también en la renovación de los renovadores, y eso me atañe. En política se puede estar como militante de base, como dirigente del partido, como cargo público, como aspirante... Desde luego, yo voy a estar siempre en la política, pero ya he tomado otro rumbo profesional y vital».

Fotos

Vídeos