El pulpo, gastronomía y nutrición

El pulpo, gastronomía y nutrición
José Enrique Campillo
JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO

En Cantabria se come buen pulpo y, además, se guisa como Dios manda. El 'octopus vulgaris' es un molusco cefalópodo que es de todo menos 'vulgar', como proclama su apellido científico.

Desde el punto de vista gastronómico, el pulpo admite todo tipo de posibilidades: asado a la plancha, como se come en Andalucía, encebollado, en ensalada o al estilo gallego, por ejemplo.

Yo, que soy medio ponferradino, me gusta al estilo del Bierzo, como se hacia hace años en Las Cuadras, grupo de tabernas populares que había en la plaza de la Encina, junto al Castillo. Lo siguen preparando, igual de rico, ya en un restaurante más convencional. Pero Cantabria tiene, además, otra gracia con respecto al pulpo. Acabo de enterarme que preparan por estas tierras el mejor pulpo cocido en su propio jugo y con su propia gelatina, para llevar a casa y prepararlo al gusto de cada cual. Yo tengo previsto hacer un pedido para estas Navidades. Además me sale muy bien.

Ya ven que no hay excusas para disfrutar de este delicioso y saludable alimento. El pulpo tiene un montón de nutrientes (por 100 gramos de producto) muy saludables. Es ideal para dietas de adelgazar ya que solo aporta 51 kilocalorías, esto es lo que permite que le podamos añadir ingredientes a nuestro guiso de pulpo sin que tengamos que preocuparnos.

Tiene un elevado contenido de proteínas (11 gramos), que además son de elevado valor biológico. Su contenido en grasa es muy bajo y carece de hidratos de carbono.

Contiene numerosos minerales saludables y algunos en elevadas concentraciones. Por ejemplo de calcio tiene casi la misma cantidad que la leche (145 miligramos), también contiene hierro, yodo (64 microgramos), magnesio, potasio y poco sodio.

Destaca su abundancia en selenio (45 microgramos, casi la mitad del requerimiento diario), que es un potente antioxidante y neutralizador de los radicales libres.

Abundan en el pulpo las vitaminas del grupo B, pero es de destacar dos, los folatos y la vitamina B12. Los folatos son la vitamina B9 que, entre otras muchas acciones, es esencial para el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso. Es la vitamina que se recomienda en las mujeres embarazadas durante los primeros meses de embarazo. En el pulpo hay 13 microgramos, cuando el requerimiento diario de esta vitamina es de 15 microgramos. La vitamina B12 o ciancobalamina, es hoy día una de esas vitaminas estrella para nuestra salud. Es anti anémica, protege frente a los problemas cardiovasculares y, sobre todo, es muy importante para el funcionamiento normal del sistema nervioso. Incluso hay estudios que muestran su beneficio para retrasar el desarrollo de demencias asociadas a la edad. Esta vitamina no existe en el reino vegetal y se recomienda un consumo diario de 2 microgramos. 100 gramos de pulpo nos aportan 3 microgramos. También tiene otras vitaminas como la A y la E.

Por todas estas circunstancias ya ven que hay que consumir pulpo con frecuencia , nos aporta salud y nos proporciona placer. Y si esta bien cocido, es muy fácil de comer y de digerir.