Fútbol

El Racing dice adiós a la Segunda B después de cuatro temporadas

El Racing dice adiós a la Segunda B después de cuatro temporadas
LOF

El equipo de Ania pierde la eliminatoria de campeones, último compromiso antes de volver al fútbol profesional

Sergio Herrero
SERGIO HERREROFuenlabrada

«Adiós a la Segunda B. Este es el último», decía uno de los aficionados racinguistas desplazados hasta Fuenlabrada. Desplazados o no, porque la colonia verdiblanca en Madrid es numerosa y allí estuvo acompañando a su equipo. Otro seguidor, bufanda al cuello, corregía a su interlocutor: «El último no, esto ya es Segunda División», porque el estadio Fernando Torres será uno de los destinos en el regreso a la categoría de plata. Pero eso será en otro momento. Este miércoles aún quedaba de disputar esta especie de pantomima por el título que nadie entiende y que todo el mundo se ahorraría –excepto la Federación– de la eliminatoria de campeones. Finalmente, el choque de vuelta terminó con un empate a cero que dejó la Copa en Fuenlabrada. Y la pobre sensación de que el racinguismo se ha pasado más de dos meses sin ver ganar a su equipo y contando los goles con los dedos de las manos. Pero no es más que una anécdota sabiendo que el 18 de agosto, el Racing estará de nuevo en Segunda División.

La prueba está que Iván Ania dispuso un once con novedades y con oportunidades para los chavales. Iván Crespo volvió a la portería; los canteranos Íñigo Sainz-Maza y Puras escoltaron en las bandas a Olaortua y Julen Castañeda; Sergio Ruiz y Mario Ortiz compusieron el doble pivote con Cayarga y Noguera en las bandas y Siverio y Barral fueron la dupla atacante. Y por el lado madrileño, parecido.

0 Fuenlabrada

Ander, Iribas (Borja Lázaro, min. 82), Glauder, Clavería, David Prieto, Gullón, Cristóbal (Jeisson, min. 46), Caballero, Héctor, Randy y Javi Gónez (Borona, min. 75).

0 Racing

Iván Crespo, Íñigo Sainz-Maza, Puras, Julen Castañeda, Olaortua (Óscar Gil, min. 72), Sergio Ruiz, Mario Ortiz, Siverio (Rafa de Vicente, min. 76), Cayarga, Noguera y Barral

Árbitro.
García Gómez (Comité Extremeño). Amonestó a los locales Clavería, Iribas y Caballero y al visitante Barral.
Incidencias.
Estadio Fernando Torres. Con césped en buen estado, en una tarde noche calurosa y apacible.
Detalle.
El Racing no fue capaz de remontar y su rival, el Fuenlabrada, se proclamó campeón absoluto de la Segunda División B tras el 1-2 cosechado por el conjunto madrileño unos días antes en los Campos de Sport.
Púiblico.
Prácticamente lleno el estadio azulón, en el que además se dieron cita decenas de aficionados racinguistas. Unos llegados desde Cantabria y otros pertenecientes a la extensa colonia verdiblanca en la Comunidad de Madrid.

En medio de la calma, el Racing dispuso de la primera oportunidad clara en busca de la remontada. Una falta botada por Cayarga al área la remató Olaortua de cabeza, pero el balón se marchó demasiado centrado, a las manos de Ander. El equipo cántabro salió mandón, mejor que su rival. Y fruto de una buena jugada combinativa, Barral tuvo la segunda ocasión del encuentro: un cabezazo picado que se marchó por encima del larguero tras botar sobre el césped. El primer acercamiento peligroso de los locales llegó en un córner muy cerrado que Iván Crespo tocó lo justo para evitar el tanto.

Con el paso de los minutos, el Racing fue bajando sus prestaciones y el Fuenlabrada ganando metros aunque con la escasa ambición a juego con el pobre premio de la eliminatoria. Los madrileños marcaron, pero el asistente estuvo rápido con el muelle. Fuera de juego de Héctor. El 0-0 se hacía fuerte. Más fuerte que el tiro de Cayarga, muy flojo, que Ander atrapó sin problemas. Sin goles se llegó al descanso, un resultado que dejaba el trofeo, el que aguardó sobre el terreno de juego la entrada de los futbolistas, en Fuenlabrada.

Y pasaron los minutos y allí, en el estadio Fernando Torres, no pasaba nada. Así que la mascota azulona, el gallo Kiriko, se paseaba por la grada para que los aficionados, por lo menos, pudiesen llevarse una foto con él. Era lo más provechoso de un partido insulso, aburrido, difícil de explicar. Y como no había acontecimientos, lógicamente, se iban agotando las escasas opciones del Racing de proclamarse campeón absoluto de la Segunda División B. Necesitaba dos goles y ni habían llegado ni había visos de que fuesen a llegar. Seguramente, a medida que se acercaba el final del partido, de esta larga temporada y de esta eterna travesía por el infierno, los futbolistas iban pensando cada vez más en las vacaciones. El Racing iba siendo paso a paso menos peligroso y el Fuenlabrada, tranquilo con cómo iban las cosas, confiaba en alguna contra que pudiesen aprovechar con la rapidez de Héctor y Randy en la delantera.

El equipo de Iván Ania, frente al área, era tan previsible y horizontal como siempre, así que el técnico asturiano decidió dar entrada a Nico Hidalgo en busca de algo de verticalidad que pudiese cambiar el panorama. Sin embargo, la siguiente acción reseñable fue para el Fuenlabrada tras una bonita jugada, culminada con un centro de Jeisson que se paseó por delante de la portería de Iván Crespo.

Sin gol

Entraron al terreno de juego Óscar Gil y Rafa de Vicente por Olaortua y Javi Siverio. Con trece minutos, por delante, ya prácticamente el único objetivo posible que le quedaba al Racing era romper esa sequía que ha mantenido desde abril. Más de dos meses sin ganar un partido. Y a pesar de todo, ha logrado el ascenso, eso es lo más importante.

De Vicente lo intentó con un disparo cruzado que no encontró portería. El malagueño tuvo una segunda tentativa con un tiro que tocó en un defensa antes de irse a córner. Y minutos después, un remate de cabeza de Barral, en el que el colegiado pudo señalar algo, porque el gaditano se comió la bota de su marcador, se marchó alto. Demasiados pocos argumentos como para tratar de evitar un triste empate a cero que no servía nada más que para confirmar que esta eliminatoria sí que no sirve para nada y que la Federación, tal y como dijo Iván Ania, «debería darle una vuelta». La afición del Fuenlabrada cantaba 'a Segunda, a Segunda' y 'adiós a Segunda B'. No se decantaron por otro tema clásico como el 'campeones, campeones' hasta que no se cumplió el minuto 89. ¿Por qué? Saquen sus propias conclusiones. Lo importante, siempre, lo primero.

Las claves

1. El Racing, aunque fue algo mejor que su rival, fue incapaz de remontar la eliminatoria.

2. El equipo de Iván Ania volvió a pecar, una vez más, de falta de gol en el área rival.

3. Iván Ania aprovechó el partido para dar minutos a Siverio, Íñigo Sainz-Maza y Puras.

4. Algunos de los futbolistas verdiblancos se despidieron ayer del Racing.

Alberto Noguera tuvo la penúltima. El madrileño galopó desde el centro del campo salvando entradas rivales y, cuando llegó a la frontal buscó un tiro con rosca, al palo izquierdo de la meta de Ander, pero le falló el punto de mira al mediapunta racinguista. Y para Barral fue la última. Un remate de cabeza del andaluz, triste, aburrido, como el partido.

«Aquí el año que viene hay que venir a otro rollo, ¿eh? A por los tres puntitos», decía uno de esos exiliados cántabros que este miércoles se acercaron hasta Fuenlabrada a ver a su equipo. Sabedor, seguramente, de que el Racing el próximo curso tendrá que luchar, como mínimo, por mantenerse, estabilizarse y disfrutar, que la parroquia verdiblanca ya ha sufrido mucho.

Lo mejor del partido, que se acabó. Que la Segunda División B es historia y que en poco más de dos meses el Racing volverá a pisar el fútbol profesional. Ese que nunca debió abandonar. Lo dicho: Adiós, Segunda B. Y que no te volvamos a ver nunca más.