Fútbol | Racing

El Racing, obligado a remontar

El Racing, obligado a remontar
Daniel Pedriza

El equipo cántabro cae sobre la bocina en el primer envite de la eliminatoria de campeones

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

El reloj del racinguismo se detuvo a las 13.22 horas del domingo 2 de junio. Cuando el cañonazo de Buñuel partió las redes de una de las porterías de Son Malferit y desató el éxtasis en el Racing y su afición. A partir de ahí, todo lo sucedido importa más bien poco. Un agujero espacio temporal que se extenderá hasta que el fax del director deportivo verdiblanco, Chuti Molina, empiece a echar humo para conformar la plantilla del equipo cántabro en su regreso al fútbol profesional. Pero los caprichos del calendario obligan a alargar unos días más la competición y este domingo el equipo de Iván Ania, casi a regañadientes, tuvo que afrontar esta insulsa eliminatoria para elegir al ganador absoluto de la Segunda División B. El más gallo del infierno. Frente al otro ascendido por la vía rápida: el Fuenlabrada. Como aquella cinta de 1989, cuando los vídeos VHS ya le ganaban la partida a los Beta. Para designar al 'Campeón de campeones'. Aunque en este caso no hay ni tensión ni violencia para alzarse con la Copa como en la película de Robert Radler, en la que karatekas estadounidenses y coreanos se partían la cara para ver quién era el mejor. Aquí, que sea lo que tenga que ser. Que sea rápido e indoloro. De momento, los madrileños toman ventaja en el duelo tras el triunfo logrado ayer cuando ya se había superado el minuto 90 del partido. El Racing, remando a contracorriente hasta el final.

1 Racing

Zárraga, Buñuel, Redru, Figueras, Olaortua, Mario Ortiz, Noguera (Dani Segovia, min. 79), Nico Hidalgo (Siverio, min. 59), Enzo Lombardo, Cayarga y Barral (Rafa de Vicente, min. 86).

2 Fuenlabrada

Ander, Jaume (David Prieto, min. 36), Borona, Juamna, Glauder, Marcos Gullón, Jeisson (Randy, min. 63), Carlos Caballero, Borja Lázaro (Pablo Clavería, min. 75), Héctor y Javi Gómez.

árbitro
Ripoll Solano (Comité Balear). Amonestó a los locales Enzo Lombardo y Redru y a los visitantes Héctor y Borja Lázaro.
goles
0-1, min. 14: Borja Lázaro. 1-1, min. 68: Olaortua. 1-2, min. 90: Juanma.
incidencias
Campos de Sport de El Sardinero. Con césped en buen estado en una tarde lluviosa y fría.

Iván Ania hizo un remix en su alineación. Dio minutos a Zárraga, Redru y Figueras en la parte de atrás y salió con prácticamente toda la artillería del centro del campo hacia adelante ante las bajas de Cejudo y Sergio Ruiz. La principal novedad fue la inclusión de Noguera en el doble pivote junto a Mario Ortiz y le dio la mediapunta a Enzo Lombardo, escoltado por Nico Hidalgo y Cayarga. La punta fue una vez más para David Barral.

El guión del encuentro no se alejó demasiado de lo que se podía prever. A estrincones. A chispazos dentro de la calma para dos rivales que ya han cumplido con creces tras firmar el ascenso a Segunda División. En los primeros minutos, el Fuenlabrada estuvo algo más centrado que un Racing inapetente. Los madrileños avisaron con un remate cruzado de Héctor que no encontró la portería de Zárraga.

Sí lo hizo Borja Lázaro en el 14. La relajación hizo acto de presencia en la zaga racinguista. El Fuenlabrada hizo lo que le vino en gana. Buena jugada. Rondo. El centro desde la derecha lo remató cómodamente, en el área pequeña, el exracinguista Borja Lázaro de cabeza. El madrileño no celebró su tanto ante La Gradona, pero puso por delante a su equipo en la eliminatoria y acercó el título al estadio Fernando Torres.

A partir de ahí, al Racing le pasó lo de otras tantas veces en esta temporada que ya termina y con final feliz. Hasta que no se llevó un sopapo, no reaccionó. Entonces los de Ania se hicieron con el control casi total del juego, con buenas acciones combinativas pero siempre con esa rémora habitual de cara a gol. Mientras tanto, el Fuenlabrada lo fiaba todo a alguna contra, como la que acabó con un tiro al poste de Javi Gómez, aunque el colegiado anuló la jugada por fuera de juego del atacante azulón. El Racing, por su parte, probó suerte con sendos remates de cabeza: uno de Nico Hidalgo, blando, que atrapó Ander y otro de Barral que se marchó cerca del poste.

Cómo de importante sería el partido para que Iván Ania estuviese tranquilo. Hasta en algún momento se sentó dentro del banquillo. A la salida del vestuario, Javi Gómez dispuso de un tiro que detuvo Zárraga en dos tiempos. A partir de ahí, el Racing comenzó a apretar. El equipo cántabro sacó hasta cinco córners consecutivos. Con el mismo acierto de casi siempre. Con muy poco, el Fuenlabrada llevó incluso más peligro. Otro exracinguista, Marcos Gullón, sacó un duro disparo desde dentro del área que Zárraga repelió con acierto.

Con todo

Ania decidió meter otro delantero para tratar de paliar la sequía ofensiva. El asturiano dio entrada a Siverio, quien, como en el día de su debut, no esperó demasiado para tentar a la suerte. El canario recibió dentro del área un buen pase de Noguera, pero le falló la puntería y la pelota se fue rozando el poste izquierdo de la meta de Ander. Ahora sí, el Racing empezó a rondar el gol, porque pocos minutos después Cayarga estrelló en el travesaño una falta directa. La pelota salió rechazada y el remate posterior de Olaortua pegó en el cuerpo de un zaguero. Los verdiblancos pidieron penalti, pero el colegiado señaló córner. Y a la salida de ese saque de esquina, esta vez sí, Olaortua, con un remate de cabeza poderosísimo, puso el empate en el marcador.

Fueron minutos en los que el Racing era muy superior a su rival. Incluso, los jugadores verdiblancos comenzaron a gustarse. A disfrutar. y eso se contagió también a la grada, que pese a la pobre entrada, vibró con los ataques de su equipo. Pero de nuevo fue el Fuenlabrada el que tuvo una ocasión muy clara. Tras un despiste de la zaga, Javi Gómez mandó la pelota al poste.

Ania todavía dio entrada a un delantero más. Tridente ofensivo. Dani Segovia sustituyó a Noguera y Enzo Lombardo retrasó su posición al doble pivote. Precisamente tras un robo del ariete madrileño, este cedió al centro, Siverio dejó pasar la pelota y el remate de Barral se topó con el poste. Sin embargo, Zárraga tuvo que volver a intervenir en un golpeo a la media vuelta de Pablo Clavería que se colaba en la meta racinguista.

Y al final todo lo que el Racing había hecho bien no sirvió de nada. Primero, porque fue incapaz de marcar un segundo tanto pese a las ocasiones de que dispuso y posteriormente y sobre la bocina, porque la falta de intensidad a la hora de defender una falta permitió a Juanma otorgar el triunfo parcial a su equipo cuando ya se había cumplido el minuto 90. Y así, con derrota, el equipo cántabro se despidió de los Campos de Sport esta temporada. Tampoco importa mucho. El objetivo ya estaba cumplido. El desenlace, el miércoles, en Fuenlabrada.