Ruta a los robles milenarios de Valderredible

Las vistas desde el monte Bigüenzo permiten contemplar una panorámica espectacular del sur de Cantabria

Ruta a los robles milenarios de Valderredible
Javier Tezanos Díaz
JAVIER TEZANOS DÍAZReinosa

Bustillo del Monte se asienta en una ladera frente al Monte Costisanti, también conocido como Monte de Bustillo, que posee más de 60 robles albares (quercus petraea), de más de 500 años de antigüedad. En esta ruta, además, se pueden visitar tres ejemplares monumentales y «milenarios», según la datación popular. 'La Piruta', un quercus robur, que crece junto al pueblo de Loma Somera, y los robles albares 'El Abuelo' y 'El Joven' que se encuentran en pleno bosque de Costisanti.

'El abuelo' se encuentra en muy mal estado. Ya hace años que empezó su decadencia, principalmente debido a los rayos que ha recibido al ser el más prominente del bosque. Además, ha sufrido recientemente dos incendios. Uno, a principios de este milenio, cuando comenzó a arder por casusas desconocidas. Los vecinos de Bustillo corrieron al monte y con ramas consiguieron sofocar el fuego. El roble se salvó, aunque la mitad de su tronco se encuentra muerto. El otro incendio se produjo en el monte Costisanti hace unos pocos años. También afectó a este espectacular ejemplar. De hecho, de su imponente tronco, ya sólo queda la zona externa del tercio norte, de la que aún salen varias ramas vivas. Sin embargo, este otrora majestuoso ejemplar está sentenciado a pena de muerte, aunque esta agonía se alargará durante muchos años.

En esta marcha, además de visitar estos preciosos árboles, subiremos al monte Bigüenzo, que es un mirador excepcional de todo Valderredible y los principales montes circundantes. Antes era imposible llegar al pie de la ruta en un autobús normal, ya que en Bárcena de Ebro hay dos puntos que son imposibles de pasar, por lo que para llegar sólo se podía hacer en microbús o en coche. Afortunadamente, los autobuses de hoy en día tienen una gran maniobrabilidad y sí pueden pasar por Bárcena de Ebro.

Datos de la marcha

Subida acumulada: 801 m.

Bajada acumulada: 801 m.

Distancia estimada: 17,8 km, con las siguientes distancias parciales (Bustillo del Monte a Loma Somera, 4,5 km; al Bigüenzo, 3,0 km; a la Casa de la Serrana, 2,3 km; a El Abuelo, 3,7 km; a la Pedraja de la Llana, 2,4 km; a El Joven, 0,5 km; Bustillo del Monte 1,4 km.).

Duración previsible: 6 horas.

Dificultad: Mediana, debido al desnivel acumulado que hay que salvar. El recorrido en el sentido opuesto es más dificultoso, aunque al final salga el mismo desnivel, ya que la pendiente de la ladera SE del Bigüenzo tiene es mucho mayor que la NO, que es por la que se sube en el recorrido descrito.

El recorrido

La marcha comienza en la entrada a Bustillo del Monte, junto a la parada del microbús (945 metros). Se sube hacia el centro del pueblo, pasando por un callejo entre casas. Después se toma la calle que sube a la izquierda, para seguir por la siguiente a la derecha y pasar junto a la Iglesia de San Martín. En la siguiente bifurcación, hay que tomar la dirección de la derecha, por encima de una hilera de casas. A continuación, después de obviar dos calles a la derecha, el camino sale del pueblo, subiendo por la ladera SE de El Cotero (1.073 m.), un monte que se encuentra a la izquierda, en el que hay una antena. Después de pasar junto a la Fuente del Puerco, el camino da una cerrada curva a la izquierda y pasa junto al depósito de aguas. Seguidamente, hay que seguir de frente en dos cruces (por el ramal de la izquierda del segundo se sube a El Cotero), alcanzando un collado (1.039 m.).

El Monte Bigüenzo desde el camino a Loma Somera.
El Monte Bigüenzo desde el camino a Loma Somera. / Fotos: Avelino Molina, Ana Rosa Sainz Ruiz y Javier Tezanos.

Comienza una suave bajada por la ladera SO de Peña Somera (1.109 m.), que en realidad es una loma de la vertiente SO del Bigüenzo, que se ve desde algún punto del camino. Enseguida se alcanzan unas tierras de labor, e inmediatamente después un cruce. Conviene bajar unos trescientos metros por el ramal de la izquierda, que desciende a la carretera de Bárcena de Ebro a Loma Somera, para tomar un pequeño camino a la izquierda por el que inmediatamente se llega a la Ermita de la Virgen de Somera, que se encuentra en un encantador paraje rodeado de robles. Su construcción es del románico tardío con posteriores reformas de época barroca. En esta frondosa área se encuentran (treinta metros más al sur) vestigios del antiguo 'Despoblado de Somera', donde existió una necrópolis altomedieval, de la que se pueden ver dos tumbas antropomorfas.

De vuelta al camino principal se continúa por éste y, un poco más adelante, el camino da una amplia curva a la izquierda para rodear la cabecera del arroyo Lomano. En este trayecto se encuentran bosques de robles, entre los que hay algún ejemplar de buena envergadura. Nada más dejar atrás una nave ganadera (derecha), se pasará junto al humilladero de las ánimas (izquierda) y enseguida se alcanza la carretera. Justo en este punto, a la derecha se encuentra una finca llena de dujos (colmenas primitivas). Enseguida se entra en Loma Somera (965 metros, en su parte alta) y en una de sus primeras edificaciones, a la derecha, se puede ver un antiguo potro de herrar y, dos casas más allá, el nuevo potro.

El casco de Loma Somera consta de una calle principal y dos plazas, cada una de ellas con su bella fuente-abrevadero: la central y la de la ermita de San Miguel. Esta pequeña ermita de mediados del siglo XVI conserva en su interior una sobresaliente estela medieval y posiblemente se construyese utilizando sillares de un pequeño monasterio medieval preexistente, que se habría ubicado a unos cientos de metros al oeste del pueblo, en la zona conocida como Pago de San Miguel y Fuente de las Monjas. La arquitectura tradicional se muestra, en definitiva, espléndida, conservando nítida la tipología de la casa propia de Campoo-Los Valles, con sus balconadas o solanas características. La antigua escuela del pueblo se conserva en muy buen estado y se utiliza actualmente como centro social.

La iglesia parroquial de San Vicente Mártir se encuentra muy cerca del núcleo en dirección SO y tiene origen románico, apreciable en elementos como los canecillos, aunque la mayor parte del edificio actual data del siglo XVI. Otros elementos patrimoniales de interés son las casetas de era (al norte del pueblo) que antaño guardaban los aperos para trillar las mieses.

Roble milenario 'La Piruta'.
Roble milenario 'La Piruta'. / A. Molina, A. R. S. Ruiz y J. Tezanos

Después de visitar este precioso pueblo y bajar hasta su iglesia, volveremos a subir hasta la parte alta del pueblo (a la entrada), para tomar la calle que sale a la izquierda (a la derecha según se entra en Loma Somera) y 165 metros después llegaremos a la altura del primer roble milenario, 'La Piruta', que se encuentra a la derecha, un poco más alto que el camino. Este gigantesco ejemplar, cajiga (Quercus robur, número 210 del catálogo de árboles monumentales de Cantabria) presenta un excelente porte, con 17 metros de altura, 10,2 metros de perímetro en la base y 6,5 metros a 1,3 metros de altura. A los 4 metros se ramifica en 10 vigorosas ramas principales.

Continuando la marcha, inmediatamente se encuentra una bifurcación, que tomaremos por la derecha, por el camino de los Riconchos. Enseguida se entra en el monte 'El Cabrero', un magnífico robledal, sito en la ladera SO del Bigüenzo, por el que el camino sube suavemente. Aún en el bosque encontraremos otra bifurcación, donde elegiremos el ramal de la derecha. Salimos del arbolado (1090 metros) y poco después dejaremos la pista para tomar un camino hecho por los todoterreno, que sube por la campiza de La Cárcaba.

Este camino aboca finalmente en el cortafuegos que separa la zona de un pinar por donde se camina, por lo continuaremos por él. Al llegar a la parte alta del cortafuegos, iremos hacia la izquierda, para alcanzar enseguida la cima del Bigüenzo (1289 m), que está ocupada por una garita para la observación de incendios y un vértice geodésico. En la antecima han instalado dos cabinas de telefonía con sus correspondientes antenas. Desde este monte se contemplan perfectamente todos los valles de Valderredible, así como los montes de Campoo.

La ruta continúa por el cortafuegos que baja con fuerte pendiente la ladera opuesta a la subida (SE). A la altitud de 1.060 metros, cruzamos el camino de los Sotillos, que sale de Bustillo del Monte y llega a Campo Florido. Bajamos otros 60 metros y llegaremos a otra pista, por la que seguiremos a la izquierda. Entramos así en otro robledal y cruzamos el arroyo Ronero en una cerrada curva. Ahora, la pista sube suavemente por la ladera opuesta, dejando a la izquierda la finca de la Casa de la Serrana.

Después de esto, la pista da otra cerrada curva, para cruzar un regato, que vierte sus aguas al arroyo Ronero. Cambiamos de rumbo gracias a otra curva cerrada y subimos suavemente hacia el SO. Pronto llegamos al cercado de la finca de El Soto, cuya esquina oeste tocaremos para rodearla hasta alcanzar el camino de entrada a la misma. En este momento, dejaremos la pista, para tomar un sendero hecho por los todoterreno, que hacia el S-SE cruza la campiza prácticamente llaneando.

Roble milenario de 'El Abuelo', en su lado sur y norte.
Roble milenario de 'El Abuelo', en su lado sur y norte. / A. Molina, A. R. S. Ruiz y J. Tezanos

Pronto cruzaremos otro cortafuegos. El sendero se convierte en pista y se introduce en un incipiente robledal, que es el inicio del monte Costisanti. Algo más adelante, salimos a un descampado (a la derecha, ya que a la izquierda siguen los robles), donde cruzamos otro cortafuegos, que sale hacia la izquierda. Continuamos por la pista, que se vuelve a meter en el Monte Costisanti, para alcanzar otro cortafuegos que sale también hacia la izquierda. En ese momento se dejaremos la pista-cortafuegos para bajar en dirección NO (derecha) 350 metros (66 metros de desnivel) para visitar el roble más anciano de este bosque, 'El Abuelo'. Se trata de un roble albar que medía 18 m de altura, con un perímetro de 9 metros a 1,30 metros del suelo. Es «milenario», pero los incendios (algunos de ellos intencionados contra este otrora magnífico ejemplar) le han menguado tanto que ha desaparecido todo el tronco de la zona S, quedando viva la cuarta parte de la zona periférica del lado N, de la que salen varias ramas.

Contiuamos la ruta. Subimos otra vez hasta la pista que habíamos dejado, para seguir a la derecha (SO) hasta alcanzar el cortafuegos por el que discurre el gaseoducto. En este cruce, tendremos unas magníficas vistas de la sierra de Peña Labra, con el Cuchillón y Pico Tres Mares, como picos señeros. Seguiremos bajando (NO) por el cortafuegos del gaseoducto, llamado Cuesta del Gas, que parte en dos el Monte Costisanti.

Bajamos 120 metros para dejar la Cuesta del Gas y meternos en el bosque (izquierda) por un camino que desciende con dirección predominante al E. Al cabo de 330 metros llegamos a un magnífico ejemplar de roble centenario (izquierda) y otros 120 metros más adelante encontramos un conjunto de cuatro magníficos ejemplares (derecha), uno de los cuales recibe el nombre de 'Barrigón' por la forma de tonel de su tronco. Otros 90 metros más adelante dejaremos un hoyo circular (derecha) donde estuvo situada una de las numerosas carboneras que había en este monte para la producción de carbón vegetal con destino a las ferrerías.

'El Barrigón', a la derecha, por su forma de tonel.
'El Barrigón', a la derecha, por su forma de tonel. / A. Molina, A. R. S. Ruiz y J. Tezanos

Enseguida, el camino vira bruscamente a la derecha, quedando el rumbo al N. En este punto, se puede ver otro bello ejemplar centenario. Otros 50 metros más adelante se pasa junto a un recinto rectangular, cerrado con un muro. Se trata de un antiguo cercado concejil para el ganado, que popularmente es conocido como el 'Huerto de los Chones' y 'Huerto de los Jatos'.

Un poco más adelante pasaremos junto a un particular roble con una rama en arco sobre el camino y, enseguida, alcanzaremos 'La Pedraja de la Llana', un canchal de grandes piedras donde se pueden contemplar un buen número de ejemplares de roble albar (quercus petraea) realmente singulares. Justo al borde de este roquedo, se encuentra el roble centenario 'Los Gemelos', que está formado por dos impresionantes troncos que salen de la misma raíz.

Es necesario dejar el camino para asomarse a este descampado pétreo y contemplar los magníficos árboles. Aunque es difícil caminar por estas piedras, es recomendable meterse en el canchal observar los ejemplares de cerca.

'Huerto de los Chones'.
'Huerto de los Chones'. / A. Molina, A. R. S. Ruiz y J. Tezanos

De vuelta al camino, seguimos (NO) rodeando este primer canchal y volvemos por él por la parte inferior, para contemplar otra serie de magníficos robles centenarios. Se continúa por el camino que se traía, ahora hacia el N, para desviarse a la derecha y asomarse al segundo canchal, La Pedraja, alrededor del cual hay varios robles centenarios. Continuamos bajando y enseguida llegamos al tercer árbol milenario del recorrido, 'El Joven'. La majestuosidad de este roble albar (quercus petraea) hace que se reconozca fácilmente, con sus 25 metros de altura y un perímetro de 13 metros en el suelo. Además, tiene una reconocible rama de gran tamaño en forma de escuadra. Por otra parte, este árbol está muy bien conservado.

Una vez contemplado este impecable ejemplar, seguimos bajando por el camino recalando enseguida en una pista, por la que continuaremos descendiendo (derecha) hasta alcanzar de nuevo el cortafuegos, justo a la orilla del arroyo Ronero, en la zona de El Linar. Cruzaremos por el puente de cemento de 'La Heria Honda'. Adyacente a éste, un poco a la izquierda, se pueden ver los restos del antiguo puente de madera 'El Puentón Viejo'. Continuaremos por la izquierda por el camino que da a la pista, en la que seguiremos 40 metros de frente, para dejarla y tomar un camino (derecha, NO) que sube directamente a Bustillo del Monte, en cuya entrada se encuentra el lavadero.

'El Joven', rodeado por un grupo de senderistas.
'El Joven', rodeado por un grupo de senderistas. / A. Molina, A. R. S. Ruiz y J. Tezanos

El topónimo de Bustillo del Monte proviene de la actividad agropecuaria. La voz busta (frecuente en Cantabria, en especial en la zona pasiega) habría que relacionarla con el latín bos (buey) y su significado sería el de espacio pratense, acotado o no, destinado al ganado vacuno. Una segunda posibilidad etimológica relaciona «bustum» con el verbo latino burere (quemar), en el sentido de pastizales ganados al monte bajo a través de prácticas milenarias de quemas y desbroces. En suma, el nombre significaría «el lugar de los pequeños pastos en el monte». Aparece recogido como Bostiel del Monte en el Becerro de las Behetrías (1352).

La historia del lugar es sin duda muy dilatada, como prueban distintos restos arqueológicos, aunque su documentación es imprecisa y desigual. De época neolítica (4.000 a 3.000 A.C.) es un hacha pulimentada que se conserva en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (Santander). Ya de los siglos X y XI y en el citado museo se conservan dos estelas funerarias medievales labradas en arenisca en forma de cruces latinas y griegas con cazoletas. Las estelas se encontraban en el entorno de la Iglesia de San Martín, templo que constituye un bonito ejemplo del barroco rural (s XVII) y contiene una talla gótica sedente de la virgen con el niño.

El propio núcleo de Bustillo conserva espléndidos ejemplos de arquitectura tradicional, entre los que destaca un edificio muy notable situado en el centro del pueblo con triple arcada en su fachada. En origen fue posiblemente monacato o casa señorial, aunque ha tenido un uso educativo primero como Colegio Mayor y ya posteriormente, entre 1954 y 1968, como escuela del pueblo. Actualmente alberga la Asociación Cultural 'Bustillo El Chigri' y en su planta baja, aunque no es propiamente un teleclub, dispone de bar o sala recreativa vecinal.

Centro Cultural 'El Chigri'.
Centro Cultural 'El Chigri'. / A. Molina, A. R. S. Ruiz y J. Tezanos

Recorridos alternativos

Con el fin de disminuir la dificultad de este recorrido, se pueden hacer dos itinerarios alternativos, que tienen en común la parte correspondiente al recorrido de menor exigencia. En estos casos, la dirección sería la opuesta a la de la marcha principal, partiendo desde Bustillo del Monte, visitando primero el roble 'El Joven', 'Las Pedrajas' hasta llegar al cortafuegos, momento en el que se bajaría por él hasta Bustillo. Con esto se completaría la marcha de menor recorrido.

La marcha de dureza intermedia continuaría hasta Loma Somera, visitando por el camino la ermita de la Virgen de Somera y la necrópolis altomedieval, para llegar hasta el roble milenario de 'La Piruta' y volver a Bustillo del Monte por el mismo camino.

Datos de la marcha de Los Robles Milenarios y Loma Somera

Desniveles de subida y bajada acumuladas:
542 metros.
Distancia:
13,1 kilómetros.
Duración:
4 horas.
Dificultad:
fácil.

Datos de la marcha de Los Robles Milenarios

Desniveles de subida y bajada acumuladas:
277 metros.
Distancia:
4,7 kilómetros.
Duración:
2 horas.
Dificultad:
Muy fácil.