Atletismo

Kipchoge y Andreu, premio gordo en Laredo

Un grupo de maratonianos, durante la prueba/Antonio 'Sane'
Un grupo de maratonianos, durante la prueba / Antonio 'Sane'

El keniano y la española se llevan la prueba de la maratón, mientras que Castrillo y Casanueva ganan la distancia media en una mañana con cerca de 1.500 atletas

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

La humedad empapó el triunfo del keniano Elicky Kipchoge y de la catalana Laia Andreu en la maratón de Laredo. La sensación de bochorno se cebó con los cerca de 1.500 corredores que se juntaron en la salida para completar, por un lado los 42.195 metros, y por otro la mitad –la media maratón– cuya clasificación encabezaron Rubén Castrillo y Marisa Casanueva. Sobre un circuito escrupulosamente plano y sin apenas viento que molestase, la carrera cumplió con las previsiones de público, que se agolpó en las cunetas para animar a los corredores, y de los favoritos con el dominio de los atletas kenianos, con permiso del gallego Requejo que se coló en medio del podio con todo merecimiento.

El atractivo deLaredo es innegable. Más del 65% de las inscripciones correspondió a atletas procedentes de fuera de Cantabria. Y es que aunque el trazado no es el mismo –por razones obvias– que el de la prueba de los 10 kilómetros de Laredo, sus condiciones, la altura, la proximidad de la playa... Invitan a los foráneos a batirse con el reloj en las calles pejinas.

La prueba arrancó a las 9.00 horas, con 17 grados de temperatura, pero con un nivel muy alto de humedad. Los kenianos y sus liebres pusieron un ritmo frenético desde el principio que sólo pudo seguir un ramillete de privilegiados. En los primeros kilómetros, los atletas de la media maratón se mezclaron con los de la prueba reina. De esta manera, para los corredores de élite se convirtieron en una referencia altamente valida; Rubén Castrillo, Luis Figueroa y David Álvarez, los tres primeros clasificados se pegaron a la 'rueda' de los atletas de color y de un Requejo inconmensurable para ir consumiendo kilómetros. Por detrás, el corredor del Atlético Colindres, David White, representaba a los participantes de la región. Acabaría séptimo después de pelear en punta durante buena parte de la carrera.

El desenlace de la media maratón estuvo más disputado; hasta a falta de cuatro kilómetros fueron de la mano los cinco primeros. Al paso por contrameta y en esa especie de círculo que hacía el trazado en el puerto fue donde se 'enfadaron' y como almas en pena caminaron hasta el final. Entre las tres plazas del podio –Castrillo (1.08.32), Figueroa (1.08.52) y David Álvarez (1.10.11)– distó un minuto y medio.Entre las chicas, Marisa Casanueva impuso su ley con un registro de 1.15.27, cuatro minutos menos que la cántabra Elena Moreno (1.19.30) y algo menos de doce de ventaja sobre Andrea Román (1.23.05). Después de ellos llegó un auténtico rosario de retos cumplidos entre los corredores populares que se midieron, reloj en mano, consigo mismos. El público se lo agradeció con una buena palabras y un grito a tiempo desde la cuneta.

Una vez finalizada la media maratón se quedaron 'solos' en competición los alrededor de 300 valientes que se enfrentaron a los 42 kilómetros y 195 mtros. Por la zona del circuito que pasaba cerca de la meta fue un placer correr, pero a medida que los corredores se alejaban exigía una fuerza interior y psicológica extra. Elicky Kipchoge tomó la directa y se marchó en solitario en busca del triunfo (2.18.38). Por detrás, la guerra por los puestos de honor no tuvo tregua, Requejo (2.31.03) y Kipkoech (2.31.55). A partir de ahí no hubo grupos, de uno en uno hasta meta. En categoría femenina, Laia Andreu detuvo el cronómetro en 2.54.11 después de pelear duro con Rebeca Ruiz (2.56.10). La cántabra Cristina Alles (3.02.46) completó el podio de la carrera pejina. La mañana respetó. Por la tarde cayó la mundial, pero ya estaban todos en su casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos