Jeanette, la cantante de la voz de seda

Se publica el primer recopilatorio internacional de una artista de carrera muy desconocida más allá de sus singles de éxito

Jeanette, la cantante de la voz de seda
Felipe Cabrerizo
FELIPE CABRERIZO

Indudablemente, la sorpresa discográfica de esta primavera ha sido la publicación de un recopilatorio dedicado a la cantante Jeanette por el sello británico Ace Records. Habituados a ver en su catálogo compilaciones dedicadas a músicas europeas de los años 60 y 70, es la primera vez que esta disquera de referencia se decide a editar un álbum consagrado a un músico español. Y desde luego la elección no ha sido la más previsible.

No lo ha sido porque tradicionalmente el mercado internacional ha vivido indiferente ante la figura de Jeanette, por mucho que la cantante no transitara terrenos muy distantes a los de artistas femeninas más reputadas e incluso llegara a alcanzar un éxito planetario con 'Porque te vas'. Pese a ello, Jeanette no conseguiría aprovechar este impulso para lanzar definitivamente su carrera y nunca llegaría a alcanzar rango de primera estrella.

Tras nacer en Londres y pasar su infancia en Estados Unidos, Jeanette llegó a Barcelona a finales de los sesenta sin hablar apenas castellano pero con un bagaje no muy habitual en la España del momento: conocer un par de acordes de guitarra y dominar el inglés. Fue el pasaporte que la hizo entrar en Pic-Nic, un conjunto crecido bajo la órbita del folk-pop californiano con el que, siendo apenas una adolescente, Jeanette alcanzó gran impacto en el mercado hispano.

El disco servirá para descubrir o volver a paladear una discografía que merecía mayor fortuna que la que le han deparado los tiempos actuales.

La carrera del grupo, sin embargo, fue breve: apenas tres singles que no encontraron continuidad, entre otros motivos por la imposibilidad de Jeanette de conjugar la música con los estrictos horarios del colegio de monjas en el que todavía estudiaba. Poco le importó: el grupo no había sido para ella más que una distracción momentánea a la que nunca pensó dar continuidad. Tanto es así que la discográfica Hispavox se las vio y se las deseó para conseguir volver a ponerla ante un micro. El sello le había reservado una melodía de uno de los pesos pesados de la casa, Manuel Alejandro, el compositor de los grandes himnos melodramáticos de Raphael. Pero apenas cumplidos los dieciocho Jeanette se había casado y trasladado a Viena y no tenía la más mínima intención de regresar a España, menos aún para grabar un tema que le había horrorizado ya en la primera escucha.

El tira y afloja no fue sencillo, pero Hispavox se terminaría llevando el gato al agua. Y ahí, agazapado, se escondía el primer golpe de fortuna. El tema se titulaba 'Soy rebelde' y la combinación composición excelente + arreglos cristalinos de Waldo de los Ríos + voz lánguida de Jeanette hizo el resto. Tres años más tarde llegaría el segundo. José Luis Perales le ofrece 'Porque te vas', un tema igualmente melancólico pero de sonoridad más beat que pasa completamente desapercibido en el momento de su publicación. Pero unos meses más tarde Carlos Saura, uno de los grandes directores europeos del momento, decide incluirla en 'Cría cuervos' y cuando la película triunfa en el Festival de Cannes el single conocerá una nueva vida. Número uno en España, claro, pero también en prácticamente toda Europa, alcanzando particular repercusión en Francia, donde Jeanette registraría incluso una versión en francés.

A partir de ahí la carrera de Jeanette se volvería más difusa. Arrastrada por la marea de los baladistas románticos, nunca le faltarán temas de éxito, pero su discografía será discontinua, algo que lamentamos particularmente al comprobar la inquietud que siempre dominó sus lanzamientos: hay en ellos grabaciones en Río de Janeiro inspiradas en la música brasileña, saltos al electropop con la llegada de los ochenta o incluso una apuesta que podría haberla llevado definitivamente a otra dimensión, 'Todo es nuevo', el LP que en 1977 grabó con el productor francés André Popp, el mismo que poco antes había encauzado las carreras de Françoise Hardy, Brigitte Bardot, France Gall o Jane Birkin y que intentó hacer la misma operación con Jeanette. Pero por unas razones o por otras todos estos intentos terminarían fracasando y no encontrarían su público.

Un poco de todo ello encontramos en este recopilatorio de título innegable, 'Spain's Silky-Voiced Songstress', 'La cantante española de la voz de seda', primera piedra en la recuperación de un repertorio exquisito. No es desde luego el primer recopilatorio de Jeanette: por decenas se cuentan los editados a lo largo de los años, pero bien es cierto que ninguno recogía todas las etapas de la cantante y raro el que incluía dataciones cronológicas o textos aclaratorios. El de Ace Records es el primero que cumple con esta función y holgadamente: labor de archivo intachable, fotografías, libreto documentadísimo realizado por el DJ norteamericano DJ Gaylord Fields en colaboración con la propia Jeanette. Y un sonido exquisito que nos permite volver a apreciar los temas más populares de Pic-Nic ('Cállate niña' o la que Jeanette siempre consideró su composición favorita, 'No digas nada'), los momentos álgidos de su carrera en solitario ('Soy rebelde' y 'Porque te vas', por supuesto, pero también otra quincena de temas) y hasta alguna curiosidad completamente ilocalizable hoy en día como 'Amanojaku', la versión de 'Soy rebelde' que Jeanette grabó en 1972 para el mercado japonés.

El disco a la venta desde este viernes es indudablemente una excelente noticia, posiblemente no sólo para la cantante sino para toda la música española de los sesenta y setenta, siempre esquiva a los ojos de coleccionistas y disqueros extranjeros. Apenas unas semanas después de que Tarantino eligiera 'Bring a Little Lovin' de Los Brincos para abrir el tráiler de su nueva película, todo tiene un maravilloso aroma a justicia poética. Que no será tal, pues por experiencia sabemos que las promesas de rescate de música española siempre terminan quedándose en eso, en promesas. Pero al menos el disco servirá para descubrir o volver a paladear una discografía que merecía mayor fortuna que la que le han deparado los tiempos actuales.