Los ladrones entran a robar en una finca en Ledantes y destrozan 37 colmenas

Estado en que quedaron las colmenas que Tomás Cacho tiene en una finca del pueblo de Ledantes.
Estado en que quedaron las colmenas que Tomás Cacho tiene en una finca del pueblo de Ledantes. / Pedro Álvarez
  • El recinto, que tiene una valla de dos metros de altura para evitar la entrada de osos, ya fue objeto de una acción similar el pasado año

No es la primera vez que ocurre, pero en esta ocasión el daño causado ha sido mucho mayor. Tomás Cacho, un vecino de Santander que tiene en alquiler desde hace dos años una finca con colmenas en la localidad lebaniega de Ledantes, en el municipio de Vega de Liébana, recibió la pasada semana una llamada telefónica en la que un vecino le informaba del destrozo que habían sufrido sus panales, que se encontraban todas tiradas en el interior de la finca que tiene arrendada.

Tomás Cacho viajó de inmediato al pueblo de Ledantes y se encontró con su colmenar completamente destrozado. «Cuando el vecino me llamó me temí lo peor, ya que el año pasado alguien entró en la propiedad y destrozó siete colmenas y, además, habían sustraído un pastor para cierre de parcelas de una caseta que tiene en el interior el dueño de la finca, Félix Alonso, natural del pueblo, pero que actualmente vive en Madrid», indicó ayer Cacho, que añadió que «la finca propiedad de Alonso, donde está el colmenar, se encuentra muy cerca de su vivienda, en la parte alta del pueblo, por encima de la bolera, en un lugar denominado Entrecueto».

El aviso

Fue un vecino del pueblo el que alertó a Tomás «tras pasar junto a la finca y ver que la cerradura había sido forzada y la puerta estaba abierta, por lo que no dudó en pasar al interior para ver qué era lo que había ocurrido y fue en ese momento cuando vio que también se había entrado a la caseta y la mayoría de las colmenas estaban destrozadas al haberlas desplazado y roto posteriormente, desde el lugar en alto que ocupaban».

«Ese día había llovido muy fuerte en el pueblo e incluso nevado en los altos, por lo que la mayoría de las abejas se encontraban junto a las colmenas en una situación lamentable», añadió Tomás Cacho.

El propietario de esta instalación apícola cree que el destrozo de sus colmenas no tiene nada que ver con él, «pero al destrozar o robar otras cosas del interior del recinto, el autor o autores de los hechos también hicieron daño a mis colmenas».

Valla contra los osos

«En esta ocasión, rompieron la cerradura de entrada al recinto, que se encuentra en las afueras del pueblo de Ledantes, y que está rodeado de una valla de dos metros de altura para evitar el ataque de los osos a las colmenas. Esta vez robaron al dueño de la finca el cuadro de una placa solar que tenía en el interior de la caseta. De nuevo, no tocaron varios utensilios de trabajo yo tenía allí, como una guadaña y un carretillo».

Tomás Cacho afirma que «tengo el colmenar dado de alta, con su correspondiente registro. Había estado en él unos días antes y regresé a Santander. Me han destrozado 37 colmenas y solamente diez han quedado en pie. Un vecino de Villaverde me ha ayudado a colocarlas de nuevo lo mejor que hemos podido, y he presentado denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Potes, con el fin de que se investigue y se pueda encontrar al autor o autores de este destrozo».