Un auténtico mirador sobre la ría de San Vicente

Terraza del restaurante Nácar, al fondo, Annua./
Terraza del restaurante Nácar, al fondo, Annua.

Este restaurante 'bistrô & sea lounge' ofrece una interesante propuesta gastronómica, entre 35 y 40 euros, con una terraza 'chill out' para disfrutar

Alicia Del Castillo
ALICIA DEL CASTILLOSantander

Compartir terraza y unas vistas impresionantes con el restaurante gastronómico dos estrellas Michelin, Annua, es uno de los atractivos de Nácar by Óscar Calleja, cuyo emplazamiento sobre la ría de San Vicente, y a pocos metros del faro de la villa, el de La Silla, con una carta realmente atractiva, hacen que Nácar brille por si solo con un concepto adaptado a los nuevos tiempos para disfrutar de una carta bistrô en un auténtico 'sea lounge' con precios más moderados y gran variedad de platos para compartir de una manera informal.

La propuesta gastronómica de Nácar permite disfrutar del universo culinario de Óscar Calleja, con una cocina creativa de fusión y una base muy arraigada al producto regional, pero especialmente con la pesca local y el cultivo de la ostra, un molusco al que dedica gran protagonismo en diversas elaboraciones. La carne de Cantabria también es importante para el chef y su equipo, que enriquecen cada uno de sus platos. La carta de vinos, es la misma que ofrece Annua, pero algo más económica al no ofrecer servicio de sumiller.

Carta o menú bistronómico

Tanto para mediodías como para noches, la carta de Nácar, con un precio medio de 35-40 euros, se compone de más de una veintena de platos, incluidos los postres, donde se pueden degustar las ostras de San Vicente de la Barquera acompañadas con pan de centeno y mantequilla salada, unidad, media docena o una docena; la famosa ostra Xamoy, receta del chef; auténtico caviar de esturión Osietra Edición Especial Óscar Calleja -30 gramos- con blinis y mantequilla salada; anchoas artesanas; rabas de calamar; ensalada de queso de cabra gratinado y aceite de frutos secos; mejillones y almejas a la marinera; langostinos crujientes con agridulce de Jerez; arroz de mariscos del Cantábrico; meloso de boletus, trompetas y pato; los clásicos calamares en tinta con arroz; taco de lubina asada con tomate cassé; bacalao confitado en aceite de ajo; vaca de Cantabria troceada a la brasa y costillar de ibérico confitado BBQ; rocas de chocolate aireado; crema de avellanas con helado de vainilla; sopa de fresas y quesuco con crema helada y nueces garrapiñadas, helado de vainilla y cajeta.

El menú bistronómico tiene un precio de 39 euros, sin bebidas, pero se propone combinar con medio gin tonic premium -otra de las especialidades de este restaurante- por 44 euros. La propuesta está compuesta por cinco platos de la carta: ensalada de queso de cabra; langostinos crujientes; arroz de mariscos; costillar ibérico y crema de avellanas.

La estética de Nácar está en sintonía con la de su hermano mayor, Annua y su espectacular terraza permite disfrutar sin prisas, en un ambiente relajado con música de fondo de una selección especial del productor y Dj Pablo Bolívar.

Después de la comida, el lugar invita a una sobremesa con vistas; o quizá el plan sea seguir disfrutando del mar después de la playa, con un gin-tonic (carta de ginebras premium); un cóctel elaborado (mojito, caipirinha, margarita, piña colada o sin alcohol); un zumo 'detox' (naranja, verde o amarillo) elaborado al momento con una selección de frutas y verduras naturales; una cerveza especial o un vino de su amplia bodega, terminando la tarde para empezar la noche en un espacio pensado para disfrutar.

 

Fotos

Vídeos