Documental con mucho aroma

Documental con mucho aroma
Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

La añada cinematográfica con el vino como protagonista tiene sus clásicos. De 'Esta tierra es mía' a 'Cuento de otoño' y 'Un paseo por las nubes', por citar tres ejemplos opuestos. O en un viñedo más cercano, 'Entre copas', 'Bottle shock', sin olvidar el canon televisivo con el culebrón 'Falcon Crest' o la versión nacional plasmada en 'Gran Reserva'. Pero los catadores con bouquet prefieren el lado documental que depara sorpresas. 'Mondovino' es quizás el referente más citado, sin olvidar a 'Sour Grapes', que muestra el lado más sucio de este negocio, y 'Somm', que tuvo secuela, en torno a cuatro sumillers.

El caso que nos ocupa es el de 'Blood into wine' que, al igual que 'Barolo Boys', cuenta una pasión con el vino como latido. Su paisaje es el de Arizona y narra un empeño, una iniciativa que enlaza con generaciones pasadas, y casi una obsesión. Maynard James Keenan es un polifacético artista, cantante del grupo estadounidense Tool, miembro de A Perfect Circle y ganador de tres premios Grammy.

Blood into Wine

Directores: Ryan Page, Christopher Pomerenke. Año: 2010 Duración:100 minutos.País: EE UU Documental.

El filme se detiene en su faceta de empresario, propietario de unos viñedos, acompañado y aconsejado por Eric Glomski, un joven pero experimentado viticultor de bodegas.

La pasión por el vino la lleva en la sangre, como una barrica de querencias, de ahí esta ecuación de carácter y casta tan astringente como terrosa. Maynard edifica su propio viñedo, contra todo y todos, dado que lo inhóspito del lugar desaconsejaba cualquier aventura. Como su bisabuelo y su tío, productores de vino en Italia y Francia, Maynard pretende seguir la tradición familiar. El fruto es el vino Caduceus y la bodega Cellars, cuyo objetivo es elaborar vinos de calidad en pocas cantidades. La cinta cuenta cómo sale adelante un proyecto con mucha fe, sabor y aroma pero seco en su origen. El documental, que se abre como un western, contiene la aparición de estrellas como Milla Jovovich. Dirigido por Ryan Page, con guión suyo y del propio Maynard, el sueño de enólogo persigue implantar un viñedo en un no lugar.