Cantabria en la Mesa

Cantabria en la Mesa

El privilegio de vivir o conocer Liébana

Javier Blanco, Javier Campo, Rubén Varona y Wences Rodríguez, este lunes en la redacción de El Diario. / Celedonio Martínez
Cantabria en la Mesa

Cuatro expertos en el sector agroalimentario analizan aspectos de la comarca como la producción, la calidad o el Año Jubilar en El Diario Montañés

Diego Ruiz
DIEGO RUIZSantander

Liébana es un paraíso, un privilegio tanto para el que lo visita como para el que vive allí. Un lugar de difícil acceso al que sus dificultades le hacen aún más atractivo. Una comarca en la que abunda el producto de calidad y en la que se quiere luchar por mantener una identidad que, hasta ahora, siempre ha dado buenos resultados.

Sobre Liébana se habló en conferencia del ciclo 'La Agroalimentación en el Siglo XXI', celebrada este lunes en El Diario Montañés organizada por el suplemento Cantabria en La Mesa y la colaboración de la Universidad Europea del Atlántico y Grupo Consorcio. Wences Rodríguez, del restaurante El Cenador del Capitán; Javier Campo, de la Quesería Casa Campo; Javier Blanco, de la Bodega Picos de Cabariezo, y Rubén Varona, de Miel Colmenares de Vendejo, fueron los encargados de hacer un amplio repaso a la actualidad de esta comarca privilegiada, en torno a aspectos como la producción, la calidad, los precios, el aislamiento, el invierno y el Año Jubilar Lebaniego que ahora termina, entre otras cosas.

Los cuatro ponentes se pusieron de acuerdo en varias afirmaciones. La primera que «ya no vale todo» a la hora de vender los atractivos de Liébana. También en que «la calidad debe estar por encima de cantidad» y que los productos exclusivos, como los que se producen en la comarca, «deben pagarse bien».

«Es difícil cambiar la gastronomía. La gente quiere comer cocido, lechazo y huevos fritos» Wences Rodríguez | El Cenador del Capitán

Un destino para volver

Javier Blanco, uno de los propietarios de la Bodega Picos de Cabariezo, que elabora vinos, licores, ginebra y whisky, fue el primero es describir Liébana y sus posibilidades. «Es un paraíso para vivir, disfrutar, hacer una vida tranquila. En Dinamarca se vende al posible visitante una chimenea, un libro y un paseo si no llueve, y ese potencial lo tenemos también en Liébana».

Para Javier Campo, que elabora queso de la D. O. P. Picón Bejes-Tresviso, «Liébana es un continente con miel, vino, orujo, quesos, legumbres, carne... Y, además, ya no es un lugar en los Picos de Europa a más de 1.000 metros. Ahora comienza en San Vicente de la Barquera y termina en Arriondas».

«Yo estoy contento con lo que encuentro en Liébana; la relación precio-calidad es buena» avier Blanco | Bodega Picos de Cabariezo

Wences Rodríguez, empresario del sector hostelero, ahondó en la cuestión: «Somos unos privilegiados por el producto y por el paisaje. Tenemos muchas cosas para vender y denominaciones de origen que hay que aprovechar, debemos defender lo nuestro».

El propietario de Miel Colmenares de Vendejo, Rubén Varona, explicó que «existen muchos productos en el sector agroalimentario para apostar por la calidad y, además, hay hueco para todos».

Los cuatro ponentes explicaron cómo sus mejores clientes están en la propia comarca. Javier Campo dijo que «en Liébana las tiendas tienen productos de la zona, un motor económico en sí. En Roquefort, por ejemplo, no hay tiendas y en los Alpes, con un turismo de calidad, solo se venden gorras, y en Potes: queso, orujo, miel, vinos...».

«Garbanzos, berza... alimentaron a varias generaciones y es lo que hoy quiere la gente» Javier Campo | Quesería Casa Campo

Varona, por su parte, afirmó que la venta del producto en su lugar de origen «fideliza al cliente». Además, «es bueno que conozcan qué es lo que van a adquirir. Nosotros el año que viene queremos llevar a la gente a ver el colmenar».

Calidad y unión

Campos, Rodríguez, Varona y Blanco estuvieron de acuerdo en que hay que potenciar y cuidar la calidad de los productos lebaniegos, y hacer, además, de manera conjunta. «Somos pocos -aseguró Campo- y si cada uno tira para una parte, el resultado es cero».

«La carne de Liébana se va fuera y todos los días suben camiones con la que se trae de fuera» Rubén Varona Miel Colmenares de Vendejo

También hubo un espacio para el Año Jubilar Lebaniego que finaliza este mes. «Se cierra la Puerta del Perdón pero el camino sigue ahí y se une al Xacobeo. El logotipo con la cruz debe empezar a estar ya en todos los sitios anunciando el de 2023», apostillo el propietario del Cenador del capitán. En cuanto al invierno, Blanco dijo que se deben potenciar las actividades «a cubierto. No se puede permitir que la gente que viene a Liébana piense que ha perdido el fin de semana por la lluvia».

Y sobre el desfiladero, «es el más grande del mundo -dijo Javier Campo- y el viajero debería pagar por ese paisaje». Todos coincidieron en que su dificultad es un atractivo dentro de este paraíso cántabro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos