Retiran en Ceceño el primer nido de avispa asiática de 2018 en España

Un ejemplar de avispa asiática construye un nido. / Javier Rosendo

Los municipios comienzan las labores de trampeo de ejemplares con la ayuda de las subvenciones del Gobierno cántabro, de hasta 5.000 euros por ayuntamiento

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

El de la imagen es el primer nido primario de avispa asiática capturado en España. El animal, una reina, se afana en reconocer el nido, pero el estrés producido por la captura la desorienta. «Las reinas están acostumbradas a volar alrededor del nido, que está sujeto a un árbol, a una cornisa, a lo que sea. En este caso lo único que hace es girarlo y girarlo, porque claro, una vez capturado es como una bola hueca de papel suelta que pesa muy poco». Isidro Herrera, técnico de Servicios Cántabros Antivelutina (Sercant) celebra el logro de quien llega el primero. «Estamos conectados con otros servicios de España en redes sociales y es el primer nido primario que se quita en España este año», asegura.

No es habitual que se comiencen a retirar nidos en plena temporada de trampeo; pero ambas labores son cruciales cuando se habla de prevención. Sercant trabaja desde hace meses en una campaña por diferentes ayuntamientos para educar en la identificación de estos ejemplares. «A veces cogemos a la avispa viva porque así podemos enseñársela a la gente para que aprendan cómo es. Es lo que hicimos en este caso». «Es fundamental que las sepan identificar. Y luego ya se les explica cuál es el procedimiento para avisar a los servicios especializados en su retirada. Nunca, nunca deben intentarlo ellos», agrega Herrera. El cauce más eficaz es llamar al 112.

«Cogimos a la avispa viva porque queremos enseñarla a la gente para que aprendan a identificarlas» Isidro Herrera | Sercant

Es lo que hizo el vecino de Ceceño (Valdáliga) que alertó sobre esta pequeña bola de papel que pendía de una cornisa de su casa. Resultó ser un nido primario, incipiente. «Teníamos la opción de matarlo o capturarlo vivo. Decidimos cogerlo y grabarlo con la ayuda del periodista gráfico Javier Rosendo». Los nidos primarios son el primer paso en la construcción de la comunidad. Una reina pone en este primer paso 12 huevos diminutos. De ahí saldrán las primeras obreras. Luego pondrá otros doce huevos y así irá creciendo el colectivo. Para el mes de julio, cuando puede haber hasta 200 obreras, el nido primario se queda pequeño y se pasa a construir el llamado nido secundario, más grande y más alto.

2.818 nidos se retiraron el pasado año en Cantabria

El éxito del trabajo realizado el pasado año por los servicios del 112, bomberos y demás organismos dedicados a combatir la plaga en Cantabria no garantiza que el impacto de la avispa asiática se reduzca este 2018. «En total, la Consejería cuantificó el pasado año la retirada de hasta 2.830 nidos en toda Cantabria», certifica el director general de Medio Natural de Cantabria, Antonio Lucio. Torrelavega fue el muncipio que sufrió mayor impacto (161 nidos retirados); Camargo, el segundo (137 nidos retirados). Luego vinieron Piélagos (121) y Santander (106).

El factor tiempo corre siempre en contra a la hora de frenar el crecimiento explosivo de esta especie. Al inicio del verano, en su punto álgido, la puesta puede llegar a ser de hasta 5.000 larvas cada 40 días. «Por eso es tan importante atajar el problema desde los primeros meses del año, porque el crecimiento es exponencial, muy peligroso», advierte Herrera. El ciclo terminará el noviembre próximo, pero la esperanza de los técnicos de Sercant es que el trampeo y las condiciones climatológicas ayuden a paliar el problema de la plaga de cara a esa fecha.

«Hemos tenido la suerte de que este año el Gobierno regional ha subvencionado el trampeo de nidos. También que el frío está haciendo una buena criba de la especie, que no es muy resistente a estas nevadas y granizadas», asegura Herrera. En todo caso las expectativas no son muy halagüeñas. «Va a ser una campaña complicada» porque la eficacia del trampeo no se va a notar este año. Tal vez empecemos a verlo el próximo. Para este año creemos que vamos a tener un crecimiento importante de la velutina, pero tenemos claro que tarde o temprano, con el trabajo bien hecho, llegaremos a controlar la plaga. Erradicarla es imposible, pero controlarla es nuestro objetivo», zanja el responsable de Sercant.

Así funciona el trampeo

Como bien indica su nombre, consiste en la instalación de trampas para cazar a la vespa velutina. Normalmente se utilizan recipientes con pequeñas perforaciones, lo suficientemente grandes como para permitir la entrada de una avispa. En el interior se pone un cebo, usualmente un líquido azucarado. Las avispas entran en el recipiente y luego, desorientadas, no aciertan a abandonarlo y quedan atrapadas. El Gobierno de Cantabria ha aprobado para este año un presupuesto para dotar a los ayuntamientos de ayudas para esta labor que el pasado año ya acometieron Bareyo y Piélagos por su cuenta. La cuantía máxima por municipio asciende a 5.000 euros. «En el pliego de condiciones obligamos a los consistorios a que tengan las trampas geolocalizadas para coordinar la labor de los diferentes municipios», concreta Antonio Lucio.

«Lo peor es la alarma social. Es difícil de controlar», explica Antonio Lucio. «Pero en ciertos momentos resulta excesiva». «Hay que comprender que es una especie que no solo afecta a las abejas, sino también a ciertos cultivos como viñedos. Su picotazo puede hacer mucho daño también. Por eso lo mejor es que nadie quiera hacer las cosas a su manera y que avise a los organismos competentes para actuar en caso de encontrar un nido», puntualiza Lucio.

Los ayuntamientos, subvencionados para el trampeo

Bareyo y Piélagos fueron los primeros en atajar el avance de la avispa asiática el pasado año. Se estrenaron en el método de trampeo. «En 2017 hemos dedicado hasta 8.000 euros para combatir a la avispa», recuerda José de la Hoz, alcalde de Bareyo. Encontraron entonces 50 nidos en todo el ejercicio.

La entrada en juego este año de las subvenciones del Gobierno regional para este fin -con cuantías de hasta 5.000 euros por municipio-, va a espolear a muchos consistorios a tomar medidas. «Es bueno que el Gobierno cántabro aporte estas subvenciones, porque al ser una plaga no es una competencia que sea del consistorio y por eso es difícil dedicarle una partida», concreta de la Hoz.

Las ayudas se otorgan en orden proporcional a la población y la extensión del ayuntamiento. «En nuestro caso, Piélagos, somos un municipio con 87 kilómetros cuadrados, uno de los más grandes de la región, por eso es tan complicado atajar este problema», remarca el primer teniente de alcalde del municipio, Alfredo Rodríguez. Hasta el día de hoy el ayuntamiento dedicó cerca de 24.000 euros para retirar hasta 170 nidos y trampear 750 ejemplares.

«La subvención del Gobierno no es suficiente, pero menos es nada» José Luis Rivas | Concejal de Medio Ambiente de Comillas

Lo más ventajoso de estas ayudas es que todos los ayuntamientos optarán por tomar medidas para atajar la invasión del animal. «Hasta ahora no sucedía así. Y a nosotros nos podría perjudicar que las localidades limítrofes no tomaran medidas. Pero ya hemos hablado con Polanco y Bezana, por ejemplo, y han dicho que se van a poner manos a la obra».

«No podemos hablar de erradicación; pero sí de que lograremos convivir con la plaga» Antonio Lucio | Director general de Medio Natural de Cantabria

Muchos consistorios confiaron al principio en el 112: «Pero no dan abasto porque es mucho trabajo en toda Cantabria y por eso hemos optado por hacer algo nosotros, como ayuntamiento», se suma a la iniciativa José Luis Rivas, concejal de Medio Ambiente de Comillas. En la mayoría de los casos los ayuntamientos han subcontratado el servicio a Sercant. «Lo que ocurre es que la subvención no es suficiente, pero menos es nada», recalca. La esperanza de todos es que la vigilancia de la plaga sirva para poner coto a una expansión incómoda. «No podemos hablar de erradicación; pero sí de que lograremos convivir con la plaga, que es el objetivo real que nos marcamos», zanja Antonio Lucio.

 

Fotos

Vídeos