Los apicultores advierten de que la situación de la avispa asiática en Cantabria es muy grave

Retirada de un nido de avispa asiática/Luis Palomeque
Retirada de un nido de avispa asiática / Luis Palomeque

El Gobierno publica ayudas por importe de 100.000 euros para combatir a la velutina, al tiempo que aparecen las primeras reinas de la primavera

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

La llaman la «asesina de abejas» y desde el año 2010, cuando comenzó a crecer en España, la avispa asiática (vespa velutina) se ha convertido en una plaga. El primer nido que se encontró en Cantabria estaba en Rasines. Era el año 2013. Hoy la especie invasora se ha extendido ya a todos los municipios. Se retiran una media de 260 nidos al mes. Cifras preocupantes para una variedad animal que es imposible erradicar, según los expertos. Por ello, la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación ha convocado ayudas por importe total de 100.000 euros, destinadas a ayuntamientos que adopten medidas de prevención contra la avispa asiática en el año 2018.

Y coincidiendo con la publicación de las ayudas, la Federación de Asociaciones de Apicultores de Cantabria (FAAC) y la Plataforma STOP Velutina Cantabria han informado que ya se están apareciendo las primeras reinas de vespa velutina o avispón asiático y que, por lo tanto, es el momento idóneo de empezar con el trampeo. «Una reina capturada ahora es un nido menos y entre 150 y 200 reinas menos para el siguiente año» han advertido. En un comunicado, las asociaciones han alertado de que la situación en Cantabria «es muy grave». En 2013 se localizaron cuatro nidos en la zona oriental y en 2017 han sido entorno a los 3.500 nidos repartidos por todas las comarcas de la región.

Los daños producidos a explotaciones apícolas y frutícolas, explican, han sido «muy cuantiosos», de manera que, de seguir esta situación, «se pondrá en serio peligro la viabilidad de estas explotaciones», han avisado.

También se han referido al «gran impacto medioambiental» que producen y los problemas de «inseguridad ciudadana» que causa este tipo de avispa que prefiere instalarse en zonas urbanas. «Por lo tanto, la invasión del avispón asiático es un problema que afecta a la sociedad en su conjunto», han incidido.

Los ayuntamientos podrán beneficiarse de una ayuda máxima de 5.000 euros

Según el extracto de la convocatoria, publicado hoy en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), podrán beneficiarse de estas ayudas los ayuntamientos de Cantabria que durante los meses de febrero a junio de 2018 coloquen trampas autorizadas con atrayente selectivo contra la vespa velutina, y lleven a cabo su revisión y control periódico.

Se subvencionarán los gastos propios e inherentes a la ejecución de prácticas de trampeo selectivo autorizadas, tanto de compra de material o producto como de mano de obra, con los siguientes importes: gastos justificados hasta 2.000 euros, el 100%; y gastos justificados por encima de 2.000 euros, el 60% del importe justificado.

Con todo, el importe máximo de ayuda por beneficiario será de 5.000 euros. Además, se fija un techo superior de ayuda de 430 euros por kilómetro cuadrado de actuación.

Las solicitudes podrán presentarse desde el día 14 de marzo, siguiente a la publicación del extracto de la convocatoria en el BOC, hasta el 30 de septiembre, incluido.

Fruto de la colaboración de las entidades que forman la Plataforma con la Consejería de Medio Rural, para este año están previstas distintas acciones como la convocatoria de ayudas; la edición de un tríptico informativo; la realización de una jornada informativa; la actualización del protocolo del 2017; o la creación de una comisión de seguimiento.

Actualmente, las únicas herramientas para intentar controlar y minimizar los daños que produce el avispón asiático son el trampeo de reinas fundadoras en primavera y otoño de una manera masiva y coordinada; la eliminación de nidos; y el trampeo en verano de obreras en colmenares y explotaciones frutícolas cuando se producen los ataques.

Los ciudadanos pueden colaborar con los ayuntamientos en el trampeo de reinas en primavera y localizando los nidos primarios, que suelen ser de color marrón pardo y un tamaño de cuatro centímetros de ancho por seis de alto.

Las asociaciones han advertido que se deben vigilar los aleros, garajes, cobertizos, invernaderos, etcétera, ya que los nidos necesitan estar al resguardo de la lluvia y por eso prefieren ubicarlos en zonas urbanas, donde también encuentran más alimento. Son fáciles de eliminar y si no se sabe cómo actuar o el nido está inaccesible debe llamarse al 112.

Cuando se localice un nido secundario hay que llamar al 112 para que lo retiren o neutralicen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos