Concha Rincón, la voz decana de la poesía de Cantabria, será homenajeada el 6 de febrero

Concha Rincón recibirá la próxima semana el homenaje de una veintena de creadoras./DM
Concha Rincón recibirá la próxima semana el homenaje de una veintena de creadoras. / DM

El Ateneo de Santander acogerá la velada, con la presencia de la autora de 93 años, en la que participará una veintena de creadoras del mundo de la poesía y la música

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

sa La poeta nonagenaria Concha Rincón será homenajeada la próxima semana en Cantabria en una velada que se celebrará en el Ateneo de Santander. La decana de la poesía en Cantabria estará arropada por voces y músicos en un acto que tendrá lugar el próximo día 6 de febrero, a las 19.30 horas. El foro servirá para aglutinar los testimonios, lecturas e interpretaciones de poemas de la propia Rincón y poemas de los participantes dedicados a la homenajeada.

Las voces implícitas en el recital previsto son las de Adela Sáinz Abascal, Carmen Mora, Dori Campos, Elena Camacho, Isabel García de Juan, Marisa Campo, María José Echevarría, Nieves Álvarez, Rosario de Gorostegui, Paloma Bienert, Yolanda Soler Onís (recitado por Marisol Cavia), Isabel Victorino, Araceli González Vázquez(recitado por María Toca), Ángela Troyano y Natalia Liaño (que leerá un poema suyo dedicado a su madre).

En el apartado musical, cantando poemas de Concha Rincón (musicados expresamente para este homenaje), estarán presentes tres artistas: Inés Fonseca, Maribel Fernández Garrido y Raquel Serdio (acompañada de Manuel Iglesias, a la guitarra).

Además de la escritura, actuó en teatro y participó en películas de Viota, Garay y Camus

Asimismo se proyectarán dos vídeos de cuatro minutos correspondientes a la película 'José Luis', de Paulino Viota, en la que participó Rincón; y un par de minutos de un vídeo de poemas infantiles recitados por la poeta en un taller con niños y niñas. El escritor Ramón Viadero abrirá la velada y Veracruz Fernández de la Reguera lo cerrará; ambos son los anfitriones de Villa Agustina -su casa de Penilla de Toranzo- donde habitualmente se reúnen las poetas dos o tres veces al año.

La propuesta supondrá una evocación de la trayectoria vital a través de la proyección de imágenes, vídeos, retazos de su presencia en películas, obras de teatro y diversos recitales de su poesía.

Tras el fallecimiento de Ana María Cagigal (1900-2001), María Ascensión Fresnedo Zaldívar (1909-2007), María Saro Alonso (1912-2007) y Matilde Camus (1919-2012), Concha Rincón es la decana de la poesía femenina de Cantabria. Aunque llegó a la poesía publicada siendo ya madura, desde su juventud las lecturas formaron parte de su educación sentimental y, también, de su entorno cultural.

Concha Rincón García nació el 8 de diciembre de 1926 en el seno de un hogar santanderino de clase media, con un abuelo paterno muy representativo de lo que en adelante sería una vida constante de luchas sociales y culturales en pro de la emancipación de la clase obrera; no en balde el pintor Eduardo Rincón fue uno de los fundadores y dirigentes del primer socialismo y el sindicalismo cántabro en el último tercio del siglo XIX.

Además, desde niña, la cultura predominó en su entorno porque dos de sus hermanos mayores dedicaron gran parte de su existencia a la expresión artística: «Carlos, dibujante desde su juventud y pintor hasta el final de sus días, ilustrador a su vez de alguna de las obras poéticas de Concha; Eduardo, compositor musical que llevó al pentagrama la poesía de su amigo y compañero de fatigas carcelarias José Hierro, pero también alguna composición de su propia hermana».

Según relata Viadero, la homenajeada suele destacar la influencia que en su infancia dejó el paso por el colegio público Menéndez Pelayo, muy cercano a su domicilio en Puertochico, dirigido por Jesús Revaque y que tenía a su esposa María Monte como maestra, hasta que la sublevación militar de 1936 rompió esa apacible relación educativa. Ella podía haber marchado a Dinamarca, como hicieron otros alumnos y alumnas del matrimonio para huir de las penurias bélicas, pero permaneció en Santander hasta que la proximidad de la caída de la ciudad en manos de las tropas sublevadas la llevó a evacuar la ciudad en un barco con dos de sus hermanos y cruzar así el sur de Francia para situarse en la Cataluña todavía republicana, de donde nuevamente hubo de huir a Francia, hasta que el final de la guerra la condujo de nuevo al hogar familiar. «Demasiado duro para una niña situada entre los diez y los doce años».

No sería hasta los años setenta cuando comienza a dar a la luz pública algunas de sus composiciones poéticas. Un matrimonio bastante precoz y una vida dedicada a los múltiples quehaceres familiares, donde apenas quedaba hueco para la expresión cultural que no fuera la de asistir como simple espectadora, «impediría el desarrollo pleno de sus inquietudes». En el Ateneo de Santander intervino en su Grupo de teatro, dirigido por Ángeles Alonso Bravo, para poco después conectar con el joven director Paulino Viota, quien la encomendó el rol de la madre del protagonista de su cortometraje 'José Luis' (1967), la primera de sus varias apariciones en la pantalla: 'Géminis'(Garay/Revuelta, 1981), 'Después del sueño' y 'Amor propio' (Camus, con quien la une parentesco, 1991 y 1994), además de 'Intruso', que Aranda rodó en Santander en 1993.

En las páginas culturales de El Diario hizo su debut como poeta, para después repetir en la prestigiosa revista 'Peña Labra' (1976), dirigida por Aurelio G. Cantalapiedra. «Nuevo lapso silencioso, alternado con sus colaboraciones cinematográficas», hasta que finalmente publica su obra 'Sueños'(1990) y, junto a su hija Natalia Liaño Rincón, se integra en el grupo femenino de poesía y participa en los homenajes anuales que llevan el nombre de Cagigal, lo que propicia recitales y la publicación en antologías.

Al mismo tiempo escribe algunas obras dedicadas a un público infantil y con una selección de ellas publicaría 'Animalario' (2005) con ilustraciones de su hijo Juan Luis Liaño Rincón y prologado por su hermano Eduardo. De forma coincidente con la celebración de su noventa cumpleaños, sus nietas rindieron homenajea a su, editando un libro titulado 'Prosa y verso (1976-2016)', en cuyo contenido se plasma gran parte de su trayectoria creativa.

 

Fotos

Vídeos