Manuel Cobo: «Al podio siempre subo con 'Jara'»

El cántabro José Manuel Cobo es el tercer mejor cazador de España con perro. Sus éxitos se los debe en gran parte a 'Jara', una perra setter inglés de ocho años

José Manuel Cobo y 'Jara' han conseguido ya dos medallas de bronce en un Nacional. :/Luis Palomeque
José Manuel Cobo y 'Jara' han conseguido ya dos medallas de bronce en un Nacional. : / Luis Palomeque
Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

En lo más alto del podio, el madrileño Fernando del Campo. A su derecha, como segundo, el riojano Rubén Fernández. Pero en el tercer cajón hay dos miradas que se cruzan. La de 'Jara' es la de siempre. De inteligencia y viveza de una ya veterana perra setter inglés de ocho años, aunque no comprenda muy bien qué hace subida en un cajón y ante varios humanos que aplauden. La de José Manuel Cobo (Torrelavega, 1966) es de alegría. Pero sobre todo de cariño y agradecimiento. Cuando la mirada de José Manuel se cruza con la de esos ojos marrones llenos de un amor sin límite, un abrazo y mil caricias se suceden entre el único equipo que ha subido al completo a ese podio del Campeonato de España de Caza Menor con Perro en La Roda (Albacete). Porque José Manuel lo tiene muy claro. «Si subo al podio, es con ella. Mucho de lo que consigo es gracias a 'Jara'». La segunda medalla de bronce en un Nacional. Y de nuevo, como hace cuatro años en Fuensalida (Toledo), juntos en el podio.

La historia de amistad entre José Manuel y 'Jara' arranca hace más de ocho años. «Desde que era una cachorrina», señala el torrelaveguense. En realidad, 'Jara' es de Manuel, el padre de José Manuel. El hombre que fomentó la afición por la caza en su hijo. «Desde pequeño siempre he estado con la escopeta y el perro». Y siempre en la caza menor. Sobre todo, sordas y perdices. La caza mayor, con el jabalí como estrella del asunto en Cantabria, jamás le ha llamado la atención. «Estar en un puesto no me gusta».

El trail como afición cuando no es temporada de caza

José Manuel Cobo necesita estar en contacto con el monte. Y si no es cazando, los deportes de montaña le permiten seguir por brañas y sendas. Así, participa en carreras de montaña. Y no en trails precisamente asequibles. «He competido en la 'ultra' de Los 10.000 del Soplao (113 kilómetros) y en el Desafío Cantabria, entre San Vicente de la Barquera y Espinama, de 86 kilómetros». Quien tenga su número, podrá ver el mensaje que reza en su estado de whatsapp. 'Salvaje... El monte es mi casa».

La afición de José Manuel por la caza menor le obliga a practicarla, prácticamente en su totalidad, fuera de Cantabria «Hay algunos lugares para cazar sorda: en la Reserva del Saja, Vega de Pas, Monte Corona, Silió... Pero son cuatro días puntuales». De la perdiz, ni hablar porque su caza «está prohibida» en la región. Y en Cantabria tampoco se estila la caza del conejo. Así que José Manuel se ve obligado a practicar en provincias limítrofes. Burgos, Valladolid... José Manuel caza ahora en un coto en Palencia, sobre todo sorda y perdiz. «Es grande y hay poca gente». El trabajo ya le permite sacar algunos días de semana para su afición. «Tengo, con otros dos socios, una clínica médica privada en Laredo desde hace casi 30 años. Así que ya me puedo buscar algún rato para ir a cazar». La temporada, ahora en su apogeo y que comenzó en el mes de octubre –aunque en agosto y septiembre hay medias vedas–, concluirá en febrero.

Buena en todo

Manuel, el padre del doble medallista de bronce en un Nacional, fue el que forjó a 'Jara'. Y lo hizo de una forma nada habitual. «La llevó a cazar de todo. Eso no es frecuente», apunta José Manuel. Así que la perra no es una especialista en una única especie cinegética, «pero es buena en todas». Apenas un sonido o un gesto sirve de complicidad entre 'Jara' y José Manuel. Y además, el contacto entre ellos es diario. «Muchos cazadores usan el perro durante cuatro meses y luego se olvidan de él». En su casa, junto a 'Jara' hay otros ocho perros. «Y este verano ha habido 14», resalta, con camadas de nuevos cachorros. La propia 'Jara' ha sido madre ya dos veces. Una casa con terreno y su perrera, paseos por el monte... Ocuparse de sus perros es una de las grandes pasiones de José Manuel. «Es mi hobby. El rato que tengo, estoy con ellos. Me preocupo mucho de que estén bien». Aunque la prioridad es la familia, con ya dos hijos mayores. «Lucía tiene 24 y Diego, que ya me acompaña a cazar, 19».

Luis Palomeque

José Manuel y 'Jara' estaban en desventaja en esa final del Campeonato de España en La Roda. Una gran extensión de terreno, de mucho campo arado, y con un límite para cada cazador de cuatro perdices y seis conejos. «Y 'Jara' no es especialista en conejos». A las nueve de la mañana, empezó el campeonato. Y José Manuel tiró de estrategia. Con la autorización para ver la zona el fin de semana anterior, el torrelaveguense intuyó un lugar donde podría haber conejos a primera hora. «Y tuve suerte de llegar pronto y cazar tres en media hora. Luego ya no hubo manera». A lo largo de la mañana, José Manuel y 'Jara' acertaron con las cuatro perdices permitidas.

Faltaba una hora para las tres de la tarde –el momento en el que concluía todo– y el cántabro, en lugar de arriesgar en busca de algún conejo más, decidió ir al control. «Llegué a las 14.30 horas. Y dos minutos después llegó el campeón de Castilla La Mancha con las mismas piezas que yo. A igualdad de capturas, gana el que llegue antes al control». Tras el cierre del campeonato, la sorpresa agradable. El tercer puesto, el segundo de la carrera como cazadores de José Manuel y 'Jara' en un Campeonato de España. «Íbamos a hacer un puesto meritorio. Pero no pensaba en hacer tercero. fue una sorpresa».

Camino de los 53 años –los cumplirá en marzo de 2019– José Manuel sigue con el ánimo intacto para cazar. «El día que no pueda hacerlo, me muero en cuatro días», comenta entre risas. Para quien la jubilación está cerca es para 'Jara'. «Es una perra que está muy 'cazada' y además, es grande para su raza». Y esos ocho años –cerca ya de los nueve– que tiene ya los acusa cualquier perro. Por eso, José Manuel cree que la de 2019 será su última temporada como cazadora. Después le espera una vida tranquila, dando paseos por el monte con su amigo del alma. «Estará en casa como una señora hasta que falte», añade con un punto de emoción la parte humana de esta historia. Ese cazador que no duda en subir a un podio acompañado por 'Jara' para honrar de la mejor manera posible el nombre de esa competición. Campeonato de España de Caza Menor con Perro. Y donde, en vez de una medalla de bronce, ha preferido ver en primer lugar los ojos marrones de su amiga.