Fútbol | Racing

Precios más bajos, menos carnés

Colas para recoger abonos de la próxima temporada del Racing en los Campos de Sport de El Sardinero./Javier Cotera
Colas para recoger abonos de la próxima temporada del Racing en los Campos de Sport de El Sardinero. / Javier Cotera

El club verdiblanco cuenta con alrededor de 600 socios menos que la temporada anterior por estas fechas a pesar de la agresiva campaña de descuentos que se puso en marcha

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

Que el Racing cuenta con el respaldo fiel de su afición es un hecho. Después de pasar las de Caín los últimos años, sobrevivir a una 'ocupación' del club y estar al borde de la desaparición, una constante se mantiene en la historia de este equipo y es la masa social con que cuenta. El nuevo proyecto deportivo del Racing gusta ente los aficionados. Las buenas sensaciones que ha transmitido el equipo durante su andadura de pretemporada han sembrado la ilusión entre los racinguistas, pero ese optimismo que provoca lo que se ve sobre el césped no se traduce en mayor número de abonados.

De hecho, y falta de tres semanas para que empiece la Liga, el club cuenta con menos socios que en la temporada pasada a estas alturas. Y eso que las cifras de abonados de este año no se prestan a la queja, pero ilusión no es sinónimo de venta de carnés. Una brecha de 580 abonados separa la campaña de socios que se inició en el curso 2017-2018 -algo más tarde que la presente temporada por la disputa del play off- con la que arrancó el pasado 25 de junio y que además cuenta con el incentivo de un descuento de más del 40% en los precios de los carnés.

El club decidió lanzar una agresiva campaña de abonos que tuviera una gran impacto y que lograse aumentar el número de socios. Para ello el Racing bajó los precios de todos los abonos de manera considerable. Por ejemplo, el más económico cuesta 75 euros y con él se puede acceder a todos los partidos que se disputen en los Campos de Sport -19- por una media de 4.41 euros por encuentro. Una rebaja más que considerable a tenor de los 115 euros que costaba el abono más barato durante la temporada 2017-2018. Por aquel entonces cada choque contaba con un coste medio de 6.05 euros. En aquella campaña se optó por mantener los precios de la anterior, la 2016-2017, donde se alcanzó la cifra de 8.439 socios.

El abono permite ver los partidos que los equipos de las secciones inferiores jueguen como locales y conlleva un descuento del 10% en la tienda oficial, así como bonificaciones en las entradas de la Copa del Rey y el play off. La mejora en las tarifas para el presente curso es suculenta y tentadora, pero con ella también llegaron otros cambios que no gustaron a todos los aficionados. Los dirigentes suprimieron aspectos como los descuentos por antigüedad. Algo que no caló demasiado entre los aficionados de siempre, esos a los que se les iluminaba la cara al mostrar su carné del Racing y señalar con orgullo el porrón de años que llevaba el parrioquiano acudiendo religiosamente a los Campos de Sport aunque lloviese o soplase sur. La medida supuso un enfado de la Asociación de Peñas Racinguistas con la junta directiva a causa de la falta de beneficios por antigüedad y la retirada de ventajas a los peñistas.

El descuento de accionista también se vio afectado por esta nueva campaña, aunque con algún 'pero'. Se mantuvo la rebaja para los accionistas de la ampliación de capital de 2015, así que quienes cuenten con entre 60 y 119 títulos disponen de una rebaja de 30 euros y los que ostenten más de 119 ven reducido el precio en 60 euros, siempre que no excedan de las tarifas mínimos fijadas. Otra de las novedades fue la puesta en marcha del Abono Cero. Esta iniciativa ofrece importantes descuentos en el carné si el usuario contrata servicios o pasa los que ya se tengan a empresas colaboradoras, firmas que se dedican al suministro de energía, los seguros o la prestación de servicios de telefonía móvil. Así el abonado puede disfrutar de descuentos especiales en su facturas y no pagar nada por disfrutar de los partidos del Racing en los Campos de Sport. Todo facilidades. Pero el aficionado racinguista no ha respondido a la llamada del club con la misma intensidad que en otras campañas.

Los precios en la temporada 2017-2018 eran considerablemente más altos que los de la actual. Eso es un hecho. Y así con todo, alrededor de 600 socios menos se han acercado a las taquillas de El Sardinero por ahora. Y eso que el Racing cuenta con carnés de socios por menos de 100 euros y también es uno delos equipos con las tarifas más bajas. Por contra el Logroñés se ha colgado el cartel del equipo con los abonos más caros, con un carné de 275 euros en Tribuna preferente. Con apenas 10 euros de diferencia le sigue el Mirandés con un precio máximo de 260 euros y 204 euros cuesta el abono para el Tudelano. El Barakaldo, al que el Racing venció en pretemporada 3-1 en Galizano, tampoco se queda atrás y su abono cuesta 236 euros, y 215 el del Izarra. El precio más económico que se puede encontrar en el 'grupo vasco', que es, por cierto, el más caro de los cinco, es el del Racing.

Mantener la afición

El objetivo claro del club es mantener afición a pesar de las tres temporadas consecutivas en Segunda B, pero pocas cosas son tan constantes como la fe de un racinguista y los aficionados del equipo aún pueden dar una lección de pasión por los colores. Ese repunte de venta de abonos puede llegar con el desembarco de alguna nueva incorporación que suba el grado de ilusión de la afición con la misma intensidad con que han trabajado los termómetros en los últimos días.

La buena marcha de la pretemporada, de la que aun restan varios partidos por disputar, también puede ayudar. Este preludio de la Liga es algo más que ese espacio donde el entrenador intenta empapar a sus futbolistas de argumentos y conceptos. Un lugar en el que los jugadores tratan de pulir la maquinaria para dar el máximo rendimiento posible durante los próximos once meses y, de paso, convencer al míster de sus posibilidades. También es un periodo en el que los aficionados esperan aunar esperanzas para lo que viene. No hay tiempo que perder. Porque, para un equipo como el Racing, la Segunda División B es el infierno y el calor de las llamas apremia a salir cuanto antes del pozo.

 

Fotos

Vídeos