Un hombre muere asesinado a tiros en su urbanización de Monte

Policías custodian el cuerpo del fallecido, anoche, en el edificio donde fue acribillado./Sane
Policías custodian el cuerpo del fallecido, anoche, en el edificio donde fue acribillado. / Sane

El fallecido, de 33 años y nacionalidad colombiana, recibió cinco disparos, dos de ellos mortales | Un repartidor de comida a domicilio se encontró con el cadáver en la urbanización

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Un hombre de 33 años y nacionalidad colombiana ha sido asesinado a balazos esta madrugada en Santander. El suceso tuvo lugar sobre las 00.30 horas en el interior de la finca de la urbanización Los Armadillos, ubicada en la calle Antonio de la Dehesa, en la subida a Monte desde Camilo Alonso Vega.

La Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación, no descarta ninguna hipótesis, pero no existen dudas de que se trata de un asesinato. En ese mismo instante se puso en marcha un dispositivo de búsqueda en la zona, pero hasta el momento no se conoce si ha dado resultado ni si se han producido detenciones.

Sane

Según ha podido saber este periódico, el cuerpo de la víctima, cuyas iniciales son M.A.H.B., presentaba al menos cinco disparos. Los dos más importantes le impactaron a la altura de la cabeza y el pecho y afectaron a órganos vitales, por lo que cualquiera de ellos pudo resultar mortal. Además, otra bala acabó en la cadera y también presentaba heridas de arma de fuego en ambas manos, lo que podría significar que trató de defenderse.

Los hechos ocurrieron sin que el vecindario se percatara de nada, ya que, a tenor de las primeras conversaciones de los agentes con los residentes de los dos portales situados junto al punto donde quedó tumbado el fallecido, nadie escuchó ningún disparo. En cualquier caso, los investigadores tienen previsto entrevistarse con los propietarios del edificio durante las próximas horas para recabar más datos.

El aviso a los servicios de emergencia se produjo antes de la una de la madrugada y, al parecer, la persona que se encontró con el cadáver era un repartidor de comida a domicilio. De inmediato, se trasladaron hasta el lugar diversos equipos del Cuerpo Superior de Policía en Cantabria, entre ellos miembros de la Policía Científica y la Policía Judicial, que se encargaron de inspeccionar la zona en busca de pistas sobre lo ocurrido. El asesinado tenía en los bolsillos tanto el móvil como la cartera con unos pocos euros cuando llegaron los agentes.

Una vez que el juez de guardia ordenó el levantamiento del cuerpo, éste fue sacado de la finca alrededor de las 02.00 horas por los trabajadores de la funeraria. Posteriormente, los servicios de limpieza municipales de Santander se encargaron de limpiar la escena del crimen y una grúa retiró el vehículo de la víctima, un Audi negro, para su inspección.

La Policía hace un llamamiento a los vecinos para que llamen al 091 si tienen alguna pista de lo sucedido.

Primer asesinato de 2018

El de este miércoles se trata de la primera muerte violenta que se produce en Cantabria en lo que va de año. En 2017, según las estadísticas oficiales del Ministerio del Interior, se consumaron tres asesinatos en la región.

Los dos primeros ocurrieron a principios de febrero. En Torrelavega, un hombre que intentaba robar en una vivienda de Sierrapando murió después de recibir un balazo. El segundo asesinato tuvo lugar en Santander; allí, un hombre de 81 años falleció de asfixia en su garaje cuando los ladrones que entraron a robar en su vivienda le maniataron y taparon la boca. La lista se cerró en septiembre, cuando apareció el cadáver de una mujer vecina de Lugarejos al borde del camino de una pista forestal que atraviesa los municipios de Liendo y Guriezo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos