La sonrisa del campeón

El tenista madrileño sucede a Nadal en el torneo barcelonés tras batir en tres sets al sueco Soderling Fernando Verdasco reina en el Godó

GINÉS MUÑOZBARCELONA.
Fernando Verdasco levanta eufórico el trofeo del Conde Godó. ::                             DAVID RAMOS/
Fernando Verdasco levanta eufórico el trofeo del Conde Godó. :: DAVID RAMOS

El español Fernando Verdasco se proclamó campeón del Godó al imponerse al sueco Robin Soderling por 6-3, 4-6 y 6-3, en dos horas y cuatro minutos de juego, y sucede así en el palmarés del torneo a Rafa Nadal, campeón de las últimas cinco ediciones. Con un tenis sólido, cimentado sobre todo en la efectividad de su saque y en un gran resto, Verdasco se impuso a un Soderling muy errático, que nunca dio la sensación de poder llevarse el partido.

El sueco, un jugador de esos que, si entra en trance, suelta el brazo y no te da opción a replica, debió levantarse hoy con el pie izquierdo. Alguien debió acortar la pista central durante la pasada noche, debió pensar el sueco, muy poco afinado con su derecha, que siempre se marchaba cinco, diez o quince centímetros por detrás de la línea de fondo. Verdasco tampoco andaba muy allá en cuanto a golpes precisos durante la primera hora de juego, pero rápidamente se dio cuenta de que, tal como estaba el sueco, mejor no tomar riesgos y dejar que fuese él quien sumara desaciertos.

El primer set acabó siendo lo que hizo Verdasco entre fallo y fallo de su adversario. El madrileño, muy sólido con su servicio, logró romper el de Soderling en el séptimo juego y volvió a hacerlo en el noveno, cuando necesitó tres bolas de set para cerrar el primer parcial (6-3) antes de lo previsto.

Estaba claro que en la segunda manga, el sueco tenía mucho margen de mejora. Así fue. Rompió a Verdasco en el primer juego y, pese a que cedió su saque en el siguiente, su tenis siguió subiendo enteros. Soderling empezó ajustar su punto de mira y, sobre todo, a acertar en los puntos decisivos. Salvó una bola de 'break' que hubiese puesto a Verdasco con un casi definitivo 4-2 en el marcador, y rompió de nuevo en el siguiente para cerrar el set por 4-6.

Sin embargo, en el tercer parcial reaparecería el Soderling más errático, con el agravante de que, a esas alturas del partido, la zurda de Verdasco ya se había calentado. Impecable devolviendo los saques del cañonero sueco, y tremendamente efectivo a la hora de sacar adelante el suyo, el madrileño logró romper la tercera manga con un 'break' que le colocó 3-1 y servicio.

Ahí acabó la final. Un Fernando Verdasco paciente, ya no dio opción para la sorpresa. Movió a Soderling hasta obligarlo a fallar una vez más o concederse una nueva oportunidad para resolver el punto.

«Es mi mejor momento»

Fernando Verdasco destacó que se encuentra «en el mejor momento» de su carrera «en lo que a resultados se refiere».

Aunque ha matizado que tuvo «mejores sensaciones en Australia en 2009» que en este momento de la actual temporada, ha explicado que ahora mismo está atravesando su momento más dulce: «Acabo de ganar mi primer ATP 500 y la semana pasada hice mi primera final en un Masters 1000». E l madrileño considera clave en su evolución, el tiempo que pasó en las Vegas entrenándose con Gil Reyes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos