Hamburguesas de primer nivel en La Carnaza

Equipo. Cristhian Pinzón, Daniel López, Lisbeth Micolta, Daniel Márquez y Jesús Viña. / CELEDONIO
Equipo. Cristhian Pinzón, Daniel López, Lisbeth Micolta, Daniel Márquez y Jesús Viña. / CELEDONIO

El nuevo establecimiento del empresario Carlos Crespo, ubicado junto a La Frontera, selecciona la carne y usa pan brioche

JOSÉ LUIS PÉREZ

El pasado mes de junio, detrás del bar La Frontera (entre Cueto y Monte), donde estuvo la pizzería Little Cueto, abrió un nuevo negocio de hostelería, La Carnaza. Se trata de una hamburguesería al frente de la cual está el empresario Carlos Crespo, con otros establecimientos en Santander (Riojano, Solórzano, Días desur), en Suesa (Pan de Cuco) y en Madrid -con Paco Quirós- (La Bien Aparecida, La Maruca, La Primera y próximamente Café Santander). Al frente de la cocina está Daniel López, un chef joven y con experiencia que en su última etapa estuvo al frente de La Tolva.

Crespo explora ahora un modelo de negocio, diferente a los que gestiona; por ello no debe descartarse de que, si las cosas circulan por el buen camino, el formato pudiera dar el salto a Madrid donde el empresario, su socio y sus equipos se mueven con soltura.

La Carnaza
Carlos Crespo.

C/ Jorge Sepúlveda, 11 (entre Cueto y Monte). Santander.

Teléfono: 942 39 48 08.

Propietario: Carlos Crespo.

Inaugurado: Junio 2019.

Jefe de cocina: Daniel López.

Estilo de cocina: Hamburguesería.

Precio medio de la carta: Entre 14-18 euros.

Capacidad: 20 comensales, 30 en terraza cubierta.

Terraza exterior: 20 plazas.

Cierra: Lunes completo y al medio día de martes a jueves.

Bodega: Cerveza y refrescos.

Aparcamiento: Sí.

Aquí, como señalan Carlos Hernández de Sande, coordinador de los negocios de hostelería del grupo, y el propio cocinero, el planteamiento no es que La Carnaza se convierta en un sitio más donde tomar una burger medio-buena. Carne de calidad y elaboraciones originales y ricas son las claves que les permiten diferenciarse de las franquicias al uso. Se usan carnes de vaca, pollo y cerdo, con resultados positivos en la degustación. En todos los casos son suministradas por Caydesa. Cada burger lleva 180 gramos de carne,

La Carnaza tiene capacidad para unas 50 personas y una terraza exterior. No obstante, hay clientes que se llevan las hamburguesas a la terraza del vecino bar La Frontera, donde Crespo también es partícipe.

15 especialidades

La Carnaza arrancó con una decena de burgers, que en esta primera fase está manteniendo en la medida que 'funcionan'. De cara a las próximas semanas, el objetivo es llegar a 15 especialidades, además de los entrantes para compartir. Entre estos cabe destacar los nachos de maíz recién fritos con guacamole, carne chill, salsa cheddar, pico de gallo y jalapeños; los aros de cebolla; las alitas del diablo; los tenders de pollo; las patatas cheddar o las ensaladas (césar o napolitana).

Para las hamburguesas se cuidan los detalles: el pan brioche es de Panadería Torre, las salsas son de marca (Heinz o Hellmans) y la cerveza Mahou. La plancha, especial, de Servifrío.

Las burgers que más demanda tienen son la Heidi Love Cheese (con salsa trufada, cebolla caramelizada y fondee de cuatro quesos -compté, azul, provolone y cheddar-), la Pulled Pork (con cerdo americano, salsa barbacoa bourbon y queso), la clásica New York (con queso cheddar, bacon, lechuga, tomate y cebolla), la Criolla (con chimuchurri, queso Havarti, bacon, lechuga, tomate y cebolla) o la de rabo guisado.