La sinceridad del Mirador de Suso en la playa de Los Locos

Ensaladilla de quinoa, pulpo y mejillones./
Ensaladilla de quinoa, pulpo y mejillones.

Nuevos platos en la carta del restaurante situado sobre la playa de Los Locos

DIEGO RUIZ

La cocina del Mirador de Suso, en Suances, se caracteriza por la gran calidad de sus productos, la constante renovación de sus platos, la experiencia y profesionalidad de su propietario -el pasado domingo Jesús Gómez Oláiz cumplió 30 años en el sector- y, sobre todo, la sinceridad. La comida de este restaurante ni engaña ni esconde nada. No tiene subterfugios. Aquí no hay lugar para la trampa y el cartón.

Buenos pescados y mariscos de la zona, carnes de primera calidad y postres caseros componen una extensa carta en la que, además de las preparaciones más tradicionales, se encuentran platos de nueva creación, desde hace unos días basados en ese mar que se divisa desde el comedor principal y que tiene en su epicentro la Isla de los Conejos.

El propio Suso, que compagina su labor como propietario y jefe de cocina del Mirador de Suances y del Hipódromo santanderino, ambos con su nombre, se encargó de presentar cuatro elaboraciones muy acertadas, tres de ellas distintas, con el sabor por encima de floreadas decoraciones y salsas fuera de tono que, generalmente, esconden un mal producto. Uno de los nuevos platos de la cocina de Suso Gómez es una ensaladilla de quinoa, con pulpo, centollo y mejillones, muy rica, y en la que tampoco faltan algunas verduras como la zanahoria o la lechuga. La salsa mayonesa se sustituye en esta ensaladilla por una suave salsa rosa.

Arriba, tortos con buey de mar y huevo roto. Abajo al a izquierda, Una muestra de los postres caseros del Mirador de Suso; y a la derecha, callos de bacalao.

Sorprenden en la nueva carta diseñada por Suso unos tortos, hechos con maíz -como los de toda la vida- que combina con buey de mar y huevo roto. Una creación original, bien estructurada. La combinación de sabores, con el torto como protagonista, dice mucho del buen hacer de Suso y su ayudante de cocina José Ángel Fernández Agudo.

Los callos de bacalao son otra de las especialidades de ésta nueva carta del Mirador de Suso. Tiernos, con una salsa espesa y un sabor que recuerda a aquel bacalao de Cuaresma en el que los garbanzos tenían un papel protagonista. Los callos de bacalao también van coronados con un huevo ligeramente cuajado que engrandece la composición. La cuarta novedad es el machote a la plancha, quizás uno de los peces más sabrosos de cuantos se pescan en el Cantábrico.

Además, Suso quiso en esta ocasión acompañar las nuevas creaciones con otras de su cocina de siempre: almejas a la marinera, gambas a la plancha y bonito con una piperrada, todo exquisito. De postre tiramisú, brazo de gitano de calabaza, tarta de queso con frambuesa y helado de sobao y orujo. Y para beber: un vino blanco Barón de Ley.

Restaurante El Mirador de Suso

Dirección: C/ Sol de Mar. Suances.

Teléfono: 942 811 511.

Propietario: Jesús Gómez Oláiz.

Inaugurado: 2000.

Jefe de cocina: Jesús Gómez Oláiz.

Cocina: José Ángel Fernández Agudo.

Sala: Mercedes.

Estilo de cocina: Tradicional con toques de autor.

Precio medio de la carta: Sobre 30 euros.

Menú diario: 16 euros.

Menú fin de semana: 23 euros.

Capacidad: 220 comensales.

Terraza: Sí.

Horario: De 10.00 a 24.00 horas.

Especialidades: Mariscos, pescados, carnes y postres caseros.

Cierra: Abierto hasta septiembre todos los días. En invierno, cierra los martes.

Bodega: Unas 80 referencias.

Café: Dromedario.

Aparcamiento: Sí.