El número de vasectomías crece un 56% en Cantabria en tres años

Tanto Valdecilla como los hospitales de Laredo y de Sierrallana derivan a la mayoría de pacientes a centros concertados para reducir la lista de espera

La operación, que dura entre 15 y 20 minutos, se realiza con anestesia local./DM
La operación, que dura entre 15 y 20 minutos, se realiza con anestesia local. / DM
ANA DEL CASTILLOSantander

Un varón de entre 30 y 45 años, con uno o dos hijos y que ya tiene claro que no quiere tener más descendencia. Es el perfil del cántabro que en los últimos diez años se ha sometido voluntariamente a una vasectomía en la comunidad autónoma. Una intervención quirúrgica considerada un método anticonceptivo definitivo, aunque es reversible, que ha crecido considerablemente en los últimos años en Cantabria y que ya supera en frecuencia a la ligadura de trompas.

«En Valdecilla realizamos en general pocas cirugías ambulatorias de este tipo. Desde octubre de 2016 disponemos de un quirófano semanal para vasectomías o circuncisiones en el Hospital de Liencres, lo que nos ha permitido aumentar la realización de estas cirugías con anestesia local; en verano ese quirófano se suspende. A finales de 2017 hicimos varias sesiones por la tarde para reducir la lista de espera. No obstante hay un volumen de vasectomías que oscila a lo largo de los últimos años entre 150 y 200 que son derivadas a la Clínica Los Lagos (Bezana) desde el Servicio Cántabro de Salud (SCS)», explica José Luis Gutiérrez Baños, jefe de Urología del Hospital Valdecilla.

Los datos hablan por sí solos. En 2015 el SCS, a través de los hospitales de Valdecilla, Laredo y Sierrallana, realizó 301 vasectomías. En 2016, 435 y el año pasado 470. «Es un tratamiento que cada vez se hace más por las listas de espera en el sistema público», explica el jefe de urología de Sierrallana, José María Monge Mirallas.

El pasado 8 de mayo había en espera del sistema público 142 pacientes. Según los datos facilitados a este periódico por el SCS, la demora media en el Hospital Marqués de Valdecilla es de 61 días y la espera para operarse es de entre 3 y 6 meses.

La técnica se revela como segura y sencilla. Básicamente consiste en impedir que los espermatozoides lleguen al líquido seminal; dura unos 20 minutos; se realiza de forma ambulatoria, –sin ingreso del paciente– y con anestesia local. «Debe hacerse en un quirófano monitorizado con presencia de anestesista, por si fuera necesario. Se hace incisión en escroto, se aísla el conducto deferente por el que pasan los espermatozoides y se liga de forma selectiva, para ofrecer la posibilidad de una recanalización si fuera necesario», apunta Monge.

DM

Dos pacientes vasectomizados, que prefieren no desvelar su identidad, aseguran que no tuvieron ningún dolor postoperatorio, «salvo pequeñas molestias que se aguantan perfectamente. Con analgésicos ni te enteras». Ambos –de 43 y 37 años– decidieron operarse porque no querían tener más hijos: «Tengo un niño y una niña, pero la decisión de operarme ya la tomé antes de tenerlos. Sabía que cuando formara una familia me sometería a la operación», cuenta el más joven.

«Lo tenía claro y la decisión de operarme ya la tomé antes de tener a mis dos hijos» paciente vasectomizado

Los riesgos son bajos, aunque se pueden ver, ocasionalmente, hematomas por sangrado o inflamación del testículo. «A largo plazo se observa la aparición de molestias testiculares que pueden ser bastante difíciles de controlar con analgésicos, si bien es algo que sucede de forma muy ocasional», explica Gutiérrez Baños.

España, a la cabeza

Según el último informe de la Asociación Española de Urología, en España se realizan más de 70.000 vasectomías al año y se encuentra en el reducido grupo de países del mundo en el que los hombres se esterilizan más que las mujeres. Entre los factores de ese cambio de tendencia respecto a décadas atrás se sitúa la crisis económica. Según el doctor Monge, las familias actualmente no se plantean ser muy numerosas y cada vez retardan más su maternidad, «normalmente no les da tiempo a tener muchos hijos. Pero sobre todo las razones son económicas».

Uso de anticonceptivos (Según el SEC)

Preservativos
28,4%
Píldora
21,7%
Anillo vaginal
3,4%
Parche
0,5%
Píldora gestágenos
0,2%
Implante
0,8%
Intramuscular
3,5%
DIU (cobre)
3,4%
DIU (hormonal)
4,5%
Vasectomía
3,3%
Ligadura /oclusión trompas
3,3
Coito interruptus
0,1%
Naturales
0,1%
Otro
0,8%
Ninguno
24,8%
NS / NC
4,1%

La intervención –que por el sistema privado tiene un coste de entre 300 y 600 euros– no supone la anticoncepción inmediata. «Es muy importante y nosotros insistimos mucho en que hay que tener en cuenta que no se puede considerar efectiva una vasectomía hasta que un análisis de semen demuestra la ausencia de espermatozoides», apunta González Baños. El paciente debe por tanto someterse a dos controles posteriores con el espermeograma (análisis de semen) a los tres o cuatro meses de la intervención para comprobar que no quedan espermatozoides acumulados en las vesículas seminales. «Solo se considera válida la intervención cuando el espermeograma sale negativo. El resultado en el 99% de los casos es satisfactorio», puntualiza Monge Mirallas.

Sin embargo, aunque la mayoría de intervenciones acaben en éxito, varía mucho de unos pacientes a otros por lo que desde el Hospital Valdecilla se aconseja realizar el primer análisis de semen tras 30 eyaculaciones. «Aunque sea poco frecuente a veces se observan recanalizaciones precoces que obligan a repetir la vasectomía», apunta el doctor Gutiérrez Baños.

Dos siglos de historia

Historia
El cirujano Astley Paston Cooper realizó la primera vasectomía en 1823 en Londres.
Castigo
En Estados Unidos durante años se utilizó para esterilizar a violadores y criminales.
Censura
Hasta los años 70 la vasectomía estuvo prohibida con fines esterilizadores por motivos religiosos y sociales.
Porcentajes
El 70% de intervenciones se realizan por la sanidad pública y el 30% por el sistema privado.
Precios
La operación en el sistema privado cuesta entre 300 y 600 euros. La reversión tiene un precio de 5.000 euros.
Listas de espera
El 8 de mayo había en el Hospital Valdecilla 142 pacientes en lista de espera. La demora media es de 61 días. «No hay ningún paciente en espera superior a seis meses», dice el SCS.
Métodos anticonceptivos
El método anticonceptivo más utilizado en España sigue siendo el preservativo con un 28,4%. La vasectomía ocupa el cuarto lugar.

El arrepentimiento sale caro

Es reversible, sí, pero cuanto más se tarde en volver a intervenir más difícil será inseminar. Según el urólogo cántabro José Antonio Campos, «se considera que a partir de los siete años el porcentaje de reversión disminuye. A medida que pasa el tiempo es más difícil, se va deteriorando la calidad del semen porque los conductos están obstruidos. Se producen menos espermatozoides y se van atrofiando».

«La intervención solo se considera válida cuando el espermeograma sale negativo» josé maría monge | jefe urología sierrallana

Y hay otro 'pero'. La reversión, que se debe practicar con microcirugía, tiene un precio estimado de 5.000 euros. Claro, el sistema público se hace cargo del coste económico de la vasectomía, pero no del arrepentimiento. La Clínica los Lagos, que reconoce haber notado un incremento importante en el número de vasectomías, tanto en las derivadas como en las privadas, asegura que todavía no ha realizado ninguna recanalización.

Sin requisitos

Hace unos años el SCS exigía dos requisitos para poder someterse a la vasectomía: ser mayor de 35 años y tener al menos dos hijos, pero esos requisitos se suprimieron y en la actualidad, cualquier varón mayor de edad puede solicitar la prueba. «Personalmente estoy en contra de la situación actual. Hay que tener en cuenta que la vasectomía conlleva una esterilización permanente y nos hemos encontrado en varias ocasiones pacientes que después de hacerse la vasectomía quieren tener hijos debido a cambios en su situación familiar. La mayoría de las veces acaba en técnicas de reproducción asistida a consecuencia de una decisión tomada con excesiva alegría», apunta el jefe de Urología de Valdecilla, Gutiérrez Baños.

Segundo método anticonceptivo para el hombre

La última encuesta sobre anticonceptivos realizada por la Sociedad Española de Contracepción (SEC) en 2016 revela que la vasectomía es el cuarto método anticonceptivo más empleado en España. Un 4,5% de las mujeres (25-49 años) encuestadas aseguran que sus parejas tienen realizada la vasectomía. El preservativo (28,4%) y la píldora (21,7%) siguen siendo los dos métodos anticonceptivos más utilizados en España. Sin embargo, desde SEC creen que las vasectomías están estancadas desde hace años (aunque los datos digan lo contrario ) por la aparición de nuevos métodos anticonceptivos como el DIU, el parche o el anillo vaginal, entre otros. «Si lo que quiere el hombre es un método anticonceptivo definitivo y repartir responsabilidad con su pareja, la vasectomía es la técnica más segura, pero deben saber que no es cien por cien reversible», asegura Modesto Rey, especialista en Ginecología y miembro de la junta directiva de SEC