Altamira contada en un sello

El Museo Nacional utiliza por primera vez como recurso museográfico 158 documentos postales centrados en al patrimonio arqueológico

Altamira contada en un sello
Luis Palomeque
DM .
DM .Santander

El Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira ha inaugurado este martes una nueva exposición temporal que acerca al visitante, a través de sellos y otros documentos postales, al patrimonio arqueológico de la cavidad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, así como a la proyección nacional e internacional de su arte rupestre paleolítico.

Por primera vez dos ámbitos culturales como el del arte rupestre y el de la filatelia se unen en una colaboración expositiva para mostrar la cueva y su patrimonio, utilizando como recursos museográficos diferentes documentos postales, como sellos, matasellos, rutas o franqueos, en su mayoría de la colección privada de Marcos García Diez, quien es a su vez comisario de la exposición junto a la directora del Museo de Altamira, Pilar Fatás.

Para este proyecto, el Museo ha contado con la implicación del Ministerio de Fomento a través de Correos, de la Federación de Filatelia de Cantabria y de la Federación Española de Sociedades Filatélicas.

La exposición muestra la filatelia como reflejo de hechos pasados y presentes, lo que permite «reconstruir la historia» a través de diferentes documentos postales sobre diversidad de temas.

Estructurada en paneles y módulos, repasa la historia de la Filatelia a nivel nacional y mundial, «haciendo un guiño» a los Patrimonios Mundiales de la Unerco para, finalmente, detenerse «en el lugar y patrimonio más filatelizado del mundo, Altamira», según ha explicado el propio Marcos García, quien recuerda que la «trascendencia» y el «valor universal» de Altamira hacen que esta cueva «esté presente desde muy temprano en el mundo filatélico» lo que ha permitido «trazar su historia y relevancia» a través de diversos hitos cronológicos.

Así, por ejemplo, Correos ha emitido cuatro sellos relacionados con Altamira desde 1967 a 2015, convirtiéndose en uno de los lugares más representados en la Filatelia española en sus diversos soportes.

La práctica totalidad de las imágenes utilizadas proceden de su arte rupestre a través de la fotografía o de los calcos realizados por los primeros investigadores, en especial los de Henri Breuil.

Altamira también ha dejado su impronta en la filatelia de numerosos países, donde ha sido utilizada como concepto vinculado con los orígenes del arte en general y del arte prehistórico en particular.

Para Pilar Fatás esta exposición permitirá dar a conocer «la importancia y extensión» del arte rupestre nacional y mundial declarado Patrimonio por la Unesco, así como la proyección de Altamira «dentro y fuera de nuestras fronteras», además de poner en valor la Filatelia como «documento histórico».

Al acto inaugural acudieron asimismo la directora general de Cultura, Evangelina Ranea, que consideró que muestras como ésta figuran entre «las mejores embajadoras para promocionar el maravilloso patrimonio rupestre de Cantabria»; el alcalde de Santillana del Mar, Isidoro Rábago, cuyo Ayuntamiento patrocina el matasellos conmemorativo de la exposición; Fermín Orizaola, jefe de Correos en Cantabria; y Constantino Ruiz Matanzas representante de la Federación Filatélica de Cantabria y de la Federación Española de Sociedades Filatélicas.

Tras la apertura oficial, se realizó una visita guiada por la exposición. El acto concluyó con la estampación del matasellos conmemorativo de la exposición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos