Prehistoria en Cantabria

El arte rupestre como motor socioeconómico

Se cumplen diez años de la declaración de nueve cuevas cántabras como Patrimonio Mundial. Su efecto arroja «un resultado satisfactorio aunque el esfuerzo debe ser sostenido»

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

Es fundamental que apostemos definitivamente por la prehistoria y el arte rupestre como valor patrimonial y motor de desarrollo socioeconómico: recordemos, una vez más, que la experiencia de regiones y países cercanos demuestra a las claras que las probabilidades de éxito son evidentes». Las palabras de Roberto Ontañón, director de las Cuevas Prehistóricas de Cantabria, constituyen el mantra de la deseada gestión del bien patrimonial más importante, junto al paisaje, que posee la comunidad: el arte rupestre paleolítico, encabezado por la Cueva de Altamira.

Ayer se cumplía una década de la declaración como Patrimonio de la Humanidad de nueve cuevas cántabras por el Comité de la Unesco. Fue el fruto de la aprobación de una candidatura conjunta del arte rupestre paleolítico de las comunidades de Cantabria, Asturias y País Vasco como ampliación de la declaración de Altamira lograda 23 años antes, en 1985.

La XXXII Conferencia del Comité del Patrimonio Mundial, que se celebró en Québec hace ahora justamente diez años, aceptó «catalogar la candidatura conjunta como fórmula incluida dentro de la ampliación de la declaración de Altamira». En concreto, la Unesco declaró bien Patrimonio Mundial a 17 cuevas, nueve de ellas cántabras: Chufín, Hornos de la Peña, Monte Castillo (que incluye las cavidades de Las Monedas, El Castillo, Las Chimeneas y La Pasiega), el Pendo, La Garma y Covalanas. En territorio vasco están las cuevas de Santimamiñe (Kortezubi), Ekain (Zestoa) y Altxerri (Aia); y las asturianas son Tito Bustillo, La Peña de Candamo, La Covaciella, Llanín y el Pindal.

Los gobiernos cántabro, asturiano y vasco promovieron entonces la extensión de la declaración de Patrimonio de la Humanidad circunscrita a Altamira al conjunto de los yacimientos de la cornisa cantábrica de similares características. Ese camino recibió el principal empuje en octubre de 2005, cuando los gobiernos de las tres comunidades, con Cantabria como impulsora, acordaron promover esa designación al Ministerio de Cultura y ante el Consejo de Patrimonio Histórico. Se ratificó en julio de 2006, cuando dicho Consejo acuerda que esa propuesta fuera la candidatura española un año más tarde.

«La ciudadanía debe exigir asus gobernantes responsabilidad y altura de miras para una gestión excelente de este magnífico patrimonio»

El expediente definitivo se aprobó en Potes, donde se estableció que estas cavidades se presentaran como una continuación del entorno de Altamira. Jean Clottes visitó los «santuarios» del arte rupestre de la cornisa con el fin de dictaminar sobre la propuesta de cara a la realización del preceptivo informe.

La distinción llegó después de un largo camino en el que, en todo momento, se tuvo la confianza en el logro. La candidatura cumplía todos los requisitos: Declaración de bien de interés de todas las cuevas, delimitación de entornos y una gestión adecuada.

Ontañón, también director del Museo de Prehistoria y Arqueología (Mupac), no duda de que aquella designación ha tenido «efectos positivos en todos los aspectos implicados en la gestión del bien».

El balance general de estos diez años, a su juicio, «arroja un resultado satisfactorio aunque el esfuerzo debe ser sostenido y no podrá serlo de ninguna manera sin el respaldo de una decidida voluntad política».

Y para esto –apunta–, «es fundamental el empuje de la ciudadanía que debe exigir a sus gobernantes responsabilidad y altura de miras para una gestión excelente de este magnífico patrimonio».

El aniversario de la declaración ha coincidido en paralelo con las incógnitas sobre la demora en la construcción Mupac, del Centro de Interpretación de Puente Viesgo o, en el otro extremo, con los intercambios expositivos a través de sendos convenios de colaboración entre Cantabria y La Dordoña. Pero, ¿en qué medida se celebra este aniversario, más allá de su simbolismo?

Están en marcha distintas iniciativas por parte de Cantabria y también en colaboración con otras administraciones y actores de este ámbito patrimonial: «Conferencias, la elaboración de una guía de las cuevas Patrimonio Mundial en Cantabria, la organización de un coloquio en Ulm (Alemania) sobre gestión de sitios con arte paleolítico Patrimonio Mundial (octubre), una jornada en la feria de patrimonio cultural AR&PA (en Valladolid, en noviembre), o ala preparación de un seminario de buenas prácticas en la gestión del bien Unesco…», entre otras.

Recorrido

Las cuevas de referencia mundial del arte paleolítico presentan una gran diversidad: Chufín está en Riclones (Rionansa). Fue descubierta en 1972 y en ella se aprecian figuras grabadas de animales y una figura humana.

En Puente Viesgo se encuentra el conjunto de Monte Castillo. Una de sus cuevas, Las Monedas, fue descubierta en 1952. Cuenta con una amplia variedad de animales, como renos, caballos o bisontes y un oso incompleto. En cuanto a La Pasiega, descubierta en 1903, tiene un gran número de animales pintados –ciervos, bisontes, caballos, cabras, también algún gamo– y hasta un pez.

En el mismo conjunto está Las Chimeneas (descubierta en 1953), con figuras de animales en grabado digital, signos cuadriláteros y figuras de ciervos. Completa el conjunto la cueva El Castillo, descubierta en 1903. Se han hallado restos de hace 100.000 años y son el primer vestigio de ocupación humana hallado en Cantabria. Aparecen signos abstractos, manos y animales al estilo de las de Altamira.

La cueva de El Pendo, en Escobedo de Camargo, fue descubierta en 1907 y el panel de pinturas constituye uno de los más extraordinarios conjuntos del arte parietal.

«Es necesario mejorar los equipamientosde conservacióny los de acogida al visitante en las cuevas abiertas y planificarlos esfuerzos en investigación»

La Garma, en Omoño (Ribamontán al Monte), descubierta en 1995, cuenta con diversos conjuntos que incluyen figuras de animales y dibujos de caballos y cabras, un toro salvaje pintado en rojo y negro. En otro área se presentan trazos figurativos, pareados, así como varias manos en negativo.

Por último, Covalanas, en Ramales de la Victoria, descubierta en 1903, cuenta con un grupo de representaciones de una veintena de figuras, sobre todo ciervos, así como trazos negros y marcas indescifrables.

Al margen de esta conmemoración, ¿qué medidas más urgentes y necesarias deben adoptarse en torno a las cuevas? Roberto Ontañón asegura que es necesario «mejorar los equipamientos de conservación en general y los de acogida al visitante en las cuevas abiertas al público. También, planificar los esfuerzos en investigación y potenciar esta riqueza patrimonial en términos de conocimiento y de su puesta al servicio de la sociedad».

El pasado año se presentaba, por parte de los anteriores gestores de la Consejería de Educación y Cultura, el Plan de Dinamización del Arte Rupestre cuyo eje de actuaciones, encabezadas por el futuro nuevo Mupac, pretende la «gestión óptima a través de la investigación y la conservación». Además, el Plan Estratégico subrayaba en su planteamiento no sólo la potenciación de una «marca» turística para vender Cantabria como «destino rupestre» sino «poner a Cantabria en el mapa de Europa al integrar conservación, investigación y difusión de un patrimonio que puede deparar nuevas sorpresas en la región».

Buena parte de las acciones contempladas en ese Plan estratégico –dice Ontañón– se encuentran ya en marcha. «Es importante ahora mantener el impulso de forma sostenida y no decaer en ninguna de las actuaciones previstas que, promovidas de forma armónica, pondrán este patrimonio en el lugar que merece a escala nacional e internacional».

Sobre la conciencia de divulgación y potenciación del bien declarado Patrimonio Mundial, a través de iniciativas y programas, el director del Mupac opina que sobre estos aspectos «nunca se hará lo suficiente».

Y añade que «es cierto que sin una implicación directa de la ciudadanía nunca sacaremos adelante este u otros proyectos dirigidos a optimizar un patrimonio que a ella pertenece».

En este sentido considera fundamental «la participación de la 'sociedad civil', para lo cual es esencial encontrar vías de cooperación que superen la tradicional, y mala, relación de denuncia y repuesta hasta alcanzar verdaderas propuestas de acciones colaborativas».

La nueva asignatura de Patrimonio cultural en el currículo de Secundaria es «una excelente iniciativa que espero prenda en nuestro sistema escolar y contribuya a algo que es fundamental en todos los aspectos de la cultura: la educación».

Las nueve joyas de valor universal

Riclones/ Rionansa Chifín

Está abierta al público en Semana Santa y verano, en un régimen restringido de visitas que incluye 4 pases al día de grupos constituidos por un máximo de 6 personas. Con el Ayuntamiento de Rionansa, se intenta materializar un proyecto de mejora de los accesos a la cueva.

Puente Viesgo La Pasiega

Podría definirse bien como un laberinto de galerías. En la actualidad se encuentra en marcha una revisión de este magnífico conjunto parietal. No está abierta al público en régimen ordinario. En los últimos años se ha organizado un programa de visitas especiales en temporada baja, muy restringidas.

Escobedo El Pendo

Una cavidad colosal con un enorme espacio subterráneo utilizado en sucesivos episodios habitacionales por neandertales y sapiens. Entre los residuos de esas ocupaciones se encuentran algunas de las mejores piezas exhibidas en el Mupac. Abierta al público durante todo el año.

Tarriba Hornos dela Peña

En los últimos años se desarrolla una revisión de su arte parietal, que ha permitido el descubrimiento de nuevas figuras grabadas. Está abierta todo el año: 3 pases al día de grupos de 4 personas. Se está estudiando la posibilidad de adoptar medidas que eviten el daño al arte parietal de la cavidad.

Puente Viesgo La Chimeneas

Una enorme cavidad (la mayor del Monte Castillo) que se estructura en dos niveles. En el inferior, cuya entrada se obturó en un momento indeterminado de la prehistoria, se conservan magníficamente testimonios de la expresión gráfica paleolítica. No se encuentra abierta. Existe un programa de visitas especiales

Omoño La Garma

Un complejo kárstico con más de un kilómetro y una caja de sorpresas. Conserva testimonios que van desde la primera ocupación humana hasta la Edad Media. No está abierta a la visita. Se prevé dotarla de un equipamiento para actuaciones de conservación e investigación y, al tiempo, para su divulgación.

Monte Castillo Las Monedas

Ofrece un verdadero espectáculo de formaciones geológicas de variadas formas y tamaños. Su dispositivo parietal ha sido objeto de una revisión que ha permitido completar la documentación del conjunto y de su contexto. Está abierta todo el año y tiene una gran capacidad de admisión de visitantes.

Puente Viesgo El Castillo

Conserva uno de los depósitos arqueológicos 'clásicos' del paleolítico. Una revisión exhaustiva de su arte ha permitido multiplicar el número de unidades gráficas. Está abierta todo el año y admite un gran número de visitantes. Se espera que se pueda dotar al Monte Castillo de la figura legal de Parque Arqueológico.

Monte Pando Covalanas

Forma parte de un complejo rupestre que se extiende al desfiladero de Carranza y da abrigo a un grupo artístico paleolítico de acusada personalidad. El régimen de visitas es bastante restringido y se realiza en grupos de 8 personas en temporada baja y de 7 en temporada media y alta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos