'Wicked game' ('Juego perverso')

El cantante norteamericano Chris Isaak compuso una madrugada de 1989 esta inolvidable canción de amor tóxico que te hace soñar, perder la racionalidad y sumirte en un nirvana en el que el amor, aunque no sea real, domina tu mente

El videoclip junto a la modelo Helena Christensen./
El videoclip junto a la modelo Helena Christensen.
ANJE RIBERA

El mayor éxito del norteamericano Christopher Joseph Isaak llegó en 1989 de la mano de la canción 'Wicked game', el sencillo más aceptado de su carrera gracias a sus millonarias ventas y al reconocimiento de las listas de los hit parade estadounidenses y europeas.

Ante todo nos encontramos con una gran canción de amor, de amor tóxico, de una trama de seducción y obsesión que nació al abrigo de la noche, escenario ideal para su desarrollo. Isaak la compuso a altas horas de la madrugada, según ha asegurado siempre. Sólo entonces, sin la cordura que garantiza el sol, afloraron sentimientos irracionales que desembocaron en un himno a la locura insomne.

En su letra el estadounidense nos describe varios estados de ánimo, diferentes sensaciones que van desde el enfado a la intensidad, pasando por la tensión. Pero todo sin olvidar nunca esa sensualidad húmeda que busca la luz como una liberación, como una redención.

Biografía

El californiano Chris Isaak (Stockton, 1956) dio sus primeros pasos profesionales en 1984 gracias a un contrato con la multinacional WEA. Su primer larga duración, que llegó al año siguiente, sirvió para que comenzara su idilio con el público, después de que dos de los temas que incluía -'Gone ridin' y 'Livin' for your lover'- llamaron la atención de David Lynch, que los incorporó a la banda sonora de su película de culto 'Blue velvet'. Isaak estaba condenado a entrar en el séptimo arte. Había soñado con el cine desde su infancia. De hecho, quiso ser actor hasta que se cruzó con un disco de Elvis Presley. Luego descubrió también a Jerry Lee Lewis y, definitivamente, se pasó a la música. Pero no por ello abandonó su afición a la gran pantalla y ha sabido moverse con acierto en ambos campos. Incluso su producción musical ha sonado siempre a rock clásico, del que salía en las películas antiguas. Casi todas sus producciones han aportado algún tema al mundo del cine y la televisión. 'Detective privado', la mencionada 'Corazón salvaje', 'El silencio de los corderos', 'El pequeño Buda', 'Deseando libertad', 'Twin peaks', 'Friends', 'De la tierra a la luna', 'Eyes wide shut', 'The late late show with Craig Kilborn', 'Amor a quemarropa'... le han incorporado a sus créditos, bien como autor de alguna de las canciones de sus bandas sonoras o como integrante de su plantel de actores. Y así, disco a disco, filme a filme, Isaak ha esculpido una trayectoria de calidad innegable, que le ha llevado a ser considerado un clásico del rock y del celuloide. Con más de una docena de LP's en su bagaje encontramos, además de 'Wicked game', canciones imprescindibles como 'Blue hotel', 'San Francisco days', 'Baby did a bad bad thing' o 'Think of tomorrow'. Actualmente sigue en activo y aún continúa diversificando su carrera.

Es un viaje evocador al infierno, con el alba como límite, que viene a asegurar que todo el mundo quiere amar a alguien. Que todos, como mínimo, soñamos con ese amor que hace que todo lo que venga después pierda interés. Eres consciente de que te romperá el corazón, de que es una gran mentira, de que serás utilizado... No obstante, te entregas a él, como un suicida romántico dispuesto a ser sacrificado por las llamas de algo que sabes efímero... Y, sin embargo, tan intenso.

Será el mensaje, será la música, quizá la sensación de ingravidez que provoca, pero lo cierto es que la voz de Chris Isaak te hace soñar, perder la racionalidad y sumirte en un nirvana en el que el amor, aunque no sea real, domina tu mente.

Incluso los más cerebrales son víctimas de este tipo de sentimientos hacia personas vampiro a las que ofrecemos nuestro cuello para ser mordido. Saltamos al vacío de forma voluntaria, sólo a cambio del placer del momento. Nuestro lado animal neutraliza el sentido común.

«Recuerdo que me llamó una chica y dijo 'quiero ir y hablar contigo hasta que no puedas refrenarte'. Al colgar, supe que me había metido en problemas, que la palabra 'hablar' era un mero eufemismo y que 'moriría' esa noche. Pero no me negué. Mientras ella llegaba, escribí la canción. Cuando finalmente apareció en mi casa, se decepcionó porque me vio más excitado por haber compuesto el tema que por verla», relató el autor hace unos años.

Erotismo y romanticismo a partes iguales para decorar una historia de amor no correspondido contada sin igual mediante esta obra mayúscula, un tema magnético que evoca el fuego de la pasión, del deseo, de la furia, de la lujuria desatada...

El soporte melódico de 'Wicked game' descansa sobre una buena intro acústica que desemboca sobre una red de acordes repetitivos engarzados por el productor Eric Jacobsen. El místico solo de la Fender Stratocaster, interpretado por James Calvin Wilsey, logró un efecto sugestivo gracias a un tono sombrío que remarca la desgarradora letra y dibuja el escenario de desamor que preside este tema que ha marcado la carrera del norteamericano.

Esas notas metálicas y agudas de guitarra son inolvidables, como inconfundibles resultan también los graves del bajo y el respaldo de la batería, todos sampleados de grabaciones anteriores y luego enlazados en bucle. Todos ellos constituyen el escenario armónico que acoge la voz susurrante que desde la garganta de Isaak nos traslada su lamento.

LETRA

El mundo ardía y nadie

podría salvarme salvo tú

es extraño lo que el deseo

puede hacer a la gente estúpida

Nunca soñé que conocería

a alguien como tú

y nunca soñé que perdería

a alguien como tú

No quiero enamorarme

(esta chica sólo va

a romper mi corazón)

No quiero enamorarme

(esta chica sólo va

a romper mi corazón)

Contigo, contigo

Qué juego perverso juegas

para hacerme sentir así

qué cosa infame haces

para hacer que sueñe contigo

qué juego perverso

qué cosa infame haces

para que sueñe contigo

No deseo enamorarme

(este mundo es sólo

para romper mi corazón)

no, deseo enamorarme

(este mundo es sólo

para romper mi corazón)

Nadie, ama a nadie.

Vídeo

El éxito de 'Wicked game' no vino sólo de la mano de su gran calidad artística. En él influyó mucho sus puestas en escena audiovisuales. El videoclip oficial contribuyó en gran medida, sobre todo por la presencia en él de la top model Helena Christensen. Isaak y la danesa firmaron una de las grabaciones musicales más sexys de todos los tiempos. Inolvidables las imágenes en las que los protagonistas de esta historia se intercambian cariño en la playa.

Fue rodado en blanco y negro en Hawaii por el fotógrafo Herb Ritts, quien consiguió un clima profundamente sensual y artístico sin caer en el escándalo. Fue, sin duda, un gran trabajo, tanto a nivel de composición como visual. Logró una atmósfera hipnótica poco habitual en el género.

Por todo ello, en la edición de los premios de la cadena de televisión musical MTV de 1991 se llevó los galardones al mejor vídeo de un cantante masculino, a la mejor obra cinematográfica musical y al mejor vídeo de una banda sonora.

Existe una segunda versión del videoclip, menos conocida, dirigida por David Lynch, que incluía escenas extraídas de la película 'Corazón salvaje', de la que hablaremos a continuación.

Cine

'Wicked game' salió al mercado en 1989, pero su romanticismo rockero no logró meterse al público en el bolsillo hasta un año más tarde. Ocurrió cuando una versión instrumental del tema fue incluida por David Lynch en la banda sonora de su filme 'Corazón salvaje'.

Lee Chesnut, director de una cadena de radio de Atlanta que estaba obsesionado con la obra del cineasta de Montana, comenzó a emitir 'Wicked game' de forma repetida hasta que consiguió que alcanzara el top 10 estadounidense en enero de 1991. Finalmente se quedó en el puesto número seis de la lista Billboard Hot 100.

El tema compuesto por Isaak también llegó a la gran pantalla en la producción de Brett Ratner 'Hombre de familia' (2000) y en la película de Ridley Scott 'Los impostores' (2003), ambas protagonizadas por Nicolas Cage. En el mundo de la televisión apareció en dos episodios de la serie juvenil 'Sensación de vivir' y también uno de 'Melrose place' y en otro de 'Friends'. Recientemente la afamada película 'Cincuenta sombras de Grey' también recurrió a este tema, aunque en la versión de Carolina Wallace.

En 'Cincuenta sombras de Grey'

Versiones

'Wicked game' ha inspirado a un sinfín de artistas de distintos géneros que se han atrevido a dar su visión. Fue muy difundido el cóver firmado por la banda seudogótica finlandesa HIM (His Infernal Majesty). Puro metal progresivo que convirtió la obra original en algo totalmente nuevo.

Más comercial, y con mayor dosis de azúcar, es la revisión realizada por Il Divo. La retitularon 'Melanconia' (Melancolía). Fue muy bien recibida por Chris Isaak. «Estoy muy satisfecho, es una versión fantástica. Mi madre, que aprendió a hablar italiano antes que inglés y los adora, me regaló una copia», afirmó en una entrevista. La neoyorquina Lana del Rey dio su toque a 'Wicked game'

El desaparecido conjunto R.E.M. también incorporó el tema a su repertorio en directo.

Hay también versiones en alemán, sueco, suomi... y de grupos y artistas como Tangerine Dream, Blonde Addiction, Nine Lives, Pipilotti Rist, Nat Simmons, Three Days Grace, London Grammar, Corey Taylor, Paal Flaata, Final Djs o La Ley, entre muchos otros.

 

Fotos

Vídeos