El fútbol femenino hace equipo en Mioño

La asociación deportiva de la pedanía castreña, que se estrena en la categoría de alevín femenino, apuesta por la presencia de las mujeres en el campo

Las jugadoras, en un momento divertido durante los entrenamientos./Samira Hidalgo
Las jugadoras, en un momento divertido durante los entrenamientos. / Samira Hidalgo
Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

Las mujeres cada vez tienen más presencia en el mundo deportivo, algo que bien saben en la Asociación Deportiva Mioño, colectivo que ha apostado fuerte por las jugadoras para formarlas desde la base.

La asociación, que esta temporada se estrena en la categoría de alevines femeninas, cuenta en la actualidad con más de 50 jugadoras pertenecientes a las categorías de regional preferente femenino de fútbol 11, que actualmente es líder en la competición, con cuatro victorias en los cuatro encuentros disputados; el equipo infantil sala, que disputa la competición infantil de fútbol sala masculina; y el alevín femenino, que juega la liga alevín masculina de fútbol sala. Y la A. D. Mioño también cuenta con dos equipos, recientemente creados, en la liga alevín femenina, una competición que aunque no es federada, sí está tutelada por la Federación Cántabra de Fútbol, «está apoyando a esta competición exclusivamente femenina, conformada por seis equipos cántabros, de los cuales dos pertenecen a la Asociación Deportiva Mioño», tal y como señala Kepa Gabancho, coordinador de la asociación.

«Hay muchas dificultades porque el deporte femenino está muy diversificado y es muy difícil conseguir jugadoras, de ahí nuestro interés en formarlas desde la base», indicó Gabancho, quien explicó que antes tenían equipos masculinos y femeninos y, ahora, se han quedado con el sénior masculino de Mioño, haciendo hincapié en que se están «decantando por el fútbol femenino». «Hace seis años se iniciaban las jugadoras de fútbol siete en Cantabria, lo que supuso el paso previo a jugar en fútbol 11, teniendo que competir en el País Vasco porque no había liga federada en Cantabria. Fue hace dos años cuando se pudo jugar en liga federada en Cantabria y hemos apostado por disputarlo. Por otro lado, con las infantiles y cadetes llevamos cuatro años jugando sala y las alevines han comenzado este año, con unas 30 jugadoras», destacó el coordinador.

Gabancho, explicó sobre cómo surgió esta implicación con el fútbol femenino que «en Castro no había ningún club que lo potenciase» y, por otro lado, vieron la posibilidad de hacerlo con menos competencia, «algo que no pasa en masculino, ya que está súper masificado, con el Ágora, el Castro y el Sámano, equipos que absorben al 100% de los chavales». De hecho, la asociación cuenta con la segunda juvenil, mantenida, según el coordinador, con el fin de que la cantera Castro fútbol no pierda la categoría: «Al ser filial, se puede nutrir de los jugadores de este equipo y si renunciamos perdería la categoría. Lo mantendremos mientras siga en esa categoría y en el momento en el que la pierda ya no tendrá sentido».

En cuanto a los objetivos de la asociación, el coordinador aseguró que «las edades pequeñas de base son idóneas para una mejor formación»: «Cuando cumplen 14 o 15 años vemos por dónde se decantan las jugadoras de fútbol sala. Podemos decir que el sala sería la cantera del fútbol femenino de campo».

El equipo campo está compuesto por jugadoras senior con varias juveniles y algunas cadetes. Por su parte, el fútbol sala está formado por cadetes, infantiles, alevines y benjamines. «Son la base, donde les formamos en sala para que luego se decanten por pasar a campo o continúar en sala. Las asesoramos y nuestra intención en un 80% es que jueguen en campo, con idea de que de aquí a dos años podamos tener un equipo A y un equipo B en un equipo 11 campo», reconoció Gabancho. Algo que diferencia a esta asociación es que el Mioño femenino no cobra a sus integrantes por jugar: «No cobramos cuota. Les entregamos la ropa y les damos los medios. Es totalmente gratis jugar al fútbol y hacer deporte y actualmente en el fútbol masculino y femenino las cuotas que se pagan a los clubes me parecen desorbitantes», reconoció el coordinador. Como novedad, este año va a comenzar la competición alevín femenina, a disputar entre la Peña la Achicoria, el Muslera, el Montañas del Pas, el Nueva Montaña, el Mioño A y el Areto-Mioño, siendo seis equipos exclusivamente femeninos, una competición para la que se tienen preparar con dedicación en los entrenamientos.

Samira Hidalgo

Los entrenamientos

Más de 50 chicas entrenan en la asociación deportiva con edades comprendidas entre los ocho y los 28 años, aunque el colectivo cuenta con jugadoras hasta de seis años. «Entrenamos lo máximo que nos dejan, porque tenemos pocas opciones ya que, en Castro, el uso de las instalaciones está masificado», resaltó el coordinador, quien también es entrenador de los dos equipos alevines que compiten en liga femenina, junto con Juanma Pacheco, con la ayuda de los jugadores de Sala Borja Antuñano y Laura Arozamena. Por otro lado, el míster de regional es Guillermo Rico, quien se mostró muy satisfecho con los resultados obtenidos hasta el momento: «Estamos jugando mejor.

Hemos cambiado el estilo de juego de las chicas, que el año pasado jugaban a chutar el balón hacia delante y este año hacen pases rápidos, cortos y poco a poco van llegando a la portería contraria. Además, hay un equipo muy bueno de chicas que se lo toman muy en serio». Por su parte, el entrenador de infantiles y alevines en las ligas masculinas, Óscar Vázquez, declaró que «equipos femeninos tal cual no hay muchos» y que «trabajar con ellas en una auténtica gozada, porque son unas esponjas y en el fútbol femenino no hay tanta malicia como en el masculino. El único problema es que no hay muchas niñas», algo que el equipo supera con creces entrenando con ganas y tesón.