Qué injusto es el fútbol

Qué injusto es el fútbol
Edu Sanz

La Gimnástica empata ante el Izarra en Merkatondoa tras adelantarse en dos ocasiones. Rezola Etxeberria anuló tres goles; dos a Primo por dudosos fueras de juego

o. s.
O. S.

Injusto. Muy injusto. No ya por juego, que quizá también, sino por lo que rodeó al partido. Pocas veces se marcan cinco goles –y a domicilio, que al menos en Segunda B, sin VAR, sin televisión en abierto y sin la presión audiovisual sigue siendo más complicado– y se regresa con un solo punto a casa.Claro que pocas veces un equipo ha visto cómo le anulaban tres tantos.Con el convencimiento además de que dos de ellos, los dos de Primo, eran legales. De ahí que salieran orgullosos pero tocados. «Jodidos» por la impotencia, como decían los propios blanquiazules al terminar el partido.

Así fue como la Gimnástica se adelantó dos veces y otras tantas le empataron mientras se topaba con un moro arbitral que le afanó una victoria vital en una jornada en la que podía haberse acercado a la permanencia.La buena noticia es que sigue viva; que mantiene sus opciones y ayer demostró que puede ganar partidos, porque ayer lo mereció. La mala, todo lo demás, porque todo se le puso en contra justo antes de recibir al líder, al Racing, a su archirival, en El Malecón. A buen seguro experimentará una inyección de orgullo que no le vendrá nada mal.

2 Izarra

Iricibar, Eguaras, Albisu, Casado, Endika, Cisneros, Eneko (Valdo, min. 79), Deivid (Chilunda, min.66), Laborda, Toni García, Hinojosa.

2 Gimnástica

Álex Ruiz, Fer, Fermín, Ramiro, Cristian, Cusi, Vitienes, (Primo, min. 54), Palazuelos, Leandro (Dani Salas min. 85), Luis Alberto, Rozas.

el detalle
Nada menos que tres tantos vio ayer cómo le anulaban la Gimnástica. Uno a Leandro, en el que hay cierto consenso en que el árbitro acertó, y otros dos a Primo, ambos de forma muy polémica y protestada.
goles
0-1 min. 14, Cristian Moreno. 1-1 min. 31, Hinojosa. 1-2 min. 52, Albisu en propia puerta. 2-2 min. 58, Iván Casado.
árbitro
Rezola Etxeberria, asistido por Mikel Sarasua Aramburu y José Antonio Delgado López. Amonestó al local Endika (39'). Mostró cartulina amarilla a los visitantes Palazuelos (50'), Fermín (56') y a Primo (69').
incidencias
Merkatondoa con 350 espectadores.
el público
Alrededor de medio centenar de aficionados verdiblancos se desplazaron con el equipo desde Torrelavega hasta Estella para apoyarlos en el partido desde las gradas de Merkatondoa. Protestaron la labor arbitral, como lo hicieron al final del partido los propios jugadores gimnásticos.

Cualquier resultado ajeno a una victoria podría colocarle en puestos de descenso a los navarros. Lumbreras tuvo que llamar a Xabier Zaldua, juvenil de segundo año para completar convocatoria, debido a las lesiones de Chema, y al cumplimiento de ciclo de amarillas de Cabrera y Sagües. Tras el cambio de entrenador en la plantilla blanquiazul, la estadística ha cambiado de manera favorable. Los de Diego Martínez no han conocido la derrota. Una sólida victoria en Irún y dos empates consecutivos ante Bilbao Athletic y Tudelano les hizo sumar cinco puntos, donde con la llegada de las últimas seis jornadas, cada partido debe tratarse como una final.

Por otro lado, la situación de los torrelaveguenses era aún más preocupante. Después del empate del sábado del Vitoria y el triunfo de la Cultural de Durango, se colocaban últimos en la tabla. Se la jugaban todo a una carta, con la esperanza de seguir soñando con mantener la categoría una jornada más. El Izarra con 33 y los de la capital del Besaya con 28. La intensidad del encuentro estaba garantizada.

Los primeros cinco minutos comenzaron a trompicones, con el balón parado y aún sin calentar motores. Al minuto siguiente aparecería el primer gol del partido. Tempranero, pero también precipitada fue la incursión de Leandro, que tras un pase de Fer pudo ajustar el tiro al palo. Acabó al final de la red, pero el línea levantó el banderín, anulando la jugada y por lo tanto el gol.

Los locales se repartían también en el terreno de juego, aunque algún disparo que pudo ocasionar no preocupó al guardameta. También tuvieron que interrumpir la embestida de Rozas, que al centrar a Leandro, tuvo que interponerse un defensa, justo cuando iba a efectuar el disparo. Poco tardaría los aficionados visitantes en verse por delante. El marcador mostraba los 14 minutos cuando Cristian Moreno saltó para enchufarla de cabeza donde Iricibar no pudo hacer nada.

La Gimnástica quería más. Su frenetismo suponía un quebradero de cabeza para los de Estella. Incluso Rozas tuvo un mano a mano contra el número 1 local, pero Rezola Etxeberria señaló falta. Poco después Palazuelos se plantaba solo contra Iricibar, pero se marchó peinando el poste. Dos minutos después, en el minuto 31, llegaría el empate. Hinojosa de cabeza resolvió el mal comienzo de los suyos.

En busca del gol

En el primer periodo, el equipo de Torrelavega salió más enchufado, robando balones en el campo contrario y forzando hasta tres saques de esquina y alguna falta, llegando el gol a balón parado. La grada se levantó con emoción al lograr el empate pasada la media hora después de una buena jugada y un perfecto movimiento al poner la cabeza. El Izarra fue de menos a más, aprovechando que su competidor directo se juega la vida, esperando que tarde o temprano cometa algún fallo en su afán por marcar.

La pesadilla volvió a mostrarse para los de Diego Martínez al inicio del segundo periodo, cuando Albisu, en un intento de repeler el balón centrado, la envió directa a su propia portería. Desafortunada acción que puso a los gimnásticos por delante nuevamente. La reacción del Izarra fue casi inmediata en cuanto a solventar su delicada situación. En el minuto 58 Iván Casado devolvería el empate. Y cómo no, para seguir la tradición del partido, también de cabeza a raíz de un córner efectuado por Toni García. Se encontraba totalmente solo.

Menos mal que Merkatondoa dispone de desfibrilador en el estadio, ya que el partido ofrecía un micro infarto tras otro. El juego iba y venía por ambas partes. Si bien lograba chutar los locales, en la contra la Gimnástica esperaba ansiosa para finalizar jugada, pero el colegiado indicaba fuera de juego cuando ya el gol era inminente. Primero con una vaselina perfecta de Primo y otro golpeo de Colindres. Ambos goles anulados por la triada arbitral. El reloj no se pausaba y el ritmo del partido seguía intensificándose. Ambos onces lo estaban dando todo en el césped. Llevarse los tres puntos era de vital importancia.

En los últimos diez minutos las posesiones de un lado a otro del campo se sucedían como en un peloteo de tenis. Gorka Laborda la tuvo en el minuto 83 con un buen tiro, pero sin suerte. Inmediatamente después fue el turno de Leandro, donde bajo la línea de gol la sacó el defensa. El desgaste físico era digno de aplaudir por ambos planteles. Realmente lo estaban dando todo.

Chilunda dejó un destello de su calidad encarando a puerta, pero Ramiro estuvo fino y pudo evitar la remontada de los navarros. Ya en el descuento, un tiro de Salas a la desesperada fue lo último que se pudo ver en Merkatondoa.

 Finalmente hubo reparto de puntos en un loco encuentro. A pesar de no llevarse el múltiplo de tres, no todo está perdido. La Gernika empató en Zubieta mientras que la Real Unión perdió en Barakaldo. Eso supone que los de Dani Mori asciendan hasta la antepenúltima plaza, a tan solo tres puntos del play-out y a cinco puntos de la permanencia, lugar que ocupa su rival de esta jornada: el Izarra. Ahora es el momento de pensar en recibir al Racing en El Malecón y vivir un derbi que puede revivirlos en la clasificación.