Fútbol | Gimnástica

Un loco empate hunde a la Gimnástica

Un loco empate hunde a la Gimnástica
Oskar Matxin

Las tablas en Tabira no sirven a los de Dani Mori

Francisco Prieto López .
FRANCISCO PRIETO LÓPEZ .Durango

Con lo que le cuesta marcar a la Gimnástica de Torrelavega, en una final como la de Durango gastó hasta cuatro goles que, sin embargo, no le permitieron hacerse con un triunfo que hubiese sido de oro para seguir pensando en la permanencia. En un encuentro lleno de alternativas con ambas defensas demasiado ineficaces, los tantos se fueron sucediendo para emoción y alegría de ambas aficiones que presagiaban un final de partido de infarto. Un doblete de Primo, un tanto de Vitienes y otro de Palazuelos hacían posible un 3-4 ya al borde de la finalización, pero la desgracia se cebó en una Gimnástica que en los últimos minutos volvió a cometer el error de echarse atrás ante el empuje de una Cultural de Durango que nunca se dio por vencida. En ese último prácticamente suspiro, ese autogol deja muy tocado a un conjunto cántabro que ahora deberá esperar a lo que haga hoy el Real Unión en su visita al campo del Sporting B para seguir pensando en evitar un descenso directo cada vez más cercano a falta de cuatro jornadas.

4 Cultural Durango

Errasti, Jurgi (Jon Aranda, 76'), Jagoba, Galarza, Txapu, Iparra (Abasolo, 85'), Amorrortu, Ekaitz, Pradera, Ekain y Unai (Javi Alonso, 77').

4 Gimnástica

Álex Ruiz, Fer, Fermín (Camus, 69'), Luis Alberto, Cristian, Cusi, Vitienes (Leandro, 69'), Palazuelos, Primo (Víctor, 86'), Alberto y Rozas.

Árbitro
Catalá Ferrán, del Colegio Catalán. Amonestó a los locales Txapu, Galarza; A los visitantes Fermín, Álex Ruiz, Camus y Víctor. Expulsó al local Suazo en el minuto 92, que ocupaba el banquillo.
Incidencias
Tabira, ante 500 espectadores con mucha presencia de seguidores de la Gimnástica Torrelavega.
Goles
0-1, min. 19, Hugo Vitienes; 1-1, min. 30, Pradera; 2-1, min. 43, Amorrortu; 2-2, min. 52, Primo; 3-2, min. 59', Amorrortu; 3-3, min. 61, Primo; 3-4, min. 69, Palazuelos; 4-4, min. 90, Cristian (p.p).

Dani Mori introdujo dos caras nuevas en el once. Una era obligada con la presencia de Luis Alberto por el sancionado Ramiro Mayor. La otra novedad era también esperada con la vuelta de Palazuelos, ausente la pasada semana ante el Racing por ciclo de tarjetas, que dejaba en Tabira a Leandro de inicio en el banquillo.

El partido comenzó frenético, apenas disputado medio minuto, la Cultu cometió un error clamoroso entre el centro de la zaga y su cancerbero. En esa acción se pidió penalti de Errasti sobre Vitienes no señalado por el árbitro, pero en ese balón suelto el chut de Primo se estrelló en el poste y, en el rechace, Rozas con casi todo a su favor disparó por encima del larguero.

Tras esta gran oportunidad, la Gimnástica siguió apretando con la presión muy alta para impedir la salida del balón de un oponente demasiado timorato y sorprendido. Los rechaces caían una y otra vez a los pies del cuadro visitante, que mantenía el control absoluto de la situación.

A la Gimnástica le interesaba ese ritmo alocado, pero con el paso de los minutos se igualaban por momentos las fuerzas y se vivía una cierta tranquilidad. Una semivolea desviada de Rozas dentro del área parecía anticipar un nuevo empuje torrelaveguense y así se confirmó un minuto después cuando Hugo Vitienes, en el segundo palo y de fuerte derechazo cerca de área pequeña y a bocajarro ante el portero, puso el 0-1 que revitalizó aún más a la ruidosa afición desplazada a Durango.

El segundo gol de la temporada del interior derecho tras el logrado ante el Arenas en la primera vuelta debía dar un cierto poso a un equipo que quizás había hecho lo más difícil. Sin embargo, entonces, el equipo de Dani Mori echó atrás unos metros sus líneas y ahí comenzó su penitencia al dar el balón a los vizcaínos. Álex Ruiz se lucía en un libre directo de Jagoba, pero nada pudo hacer cuando una buena triangulación local acabó con la buena definición de Pradera en el mano a mano.

Restablecida la igualdad en el marcador, a partir de entonces, llegaron los agobios para una Gimnástica tocada tras el tanto encajado. El conjunto vasco buscaba superioridades en el centro para abrir el juego por las bandas. Solo su falta de precisión en los pases le impedía crear más situaciones de peligro, pero cerca del descanso una subida al ataque del lateral derecho Jurgi acabó con un centro de éste al corazón del área donde apareció la cabeza de Amorrortu para certificar la voltereta al final de la primera mitad.

El inicio de la reanudación no daba señales positivas para la Gimnástica, pero un golpe de buena suerte lo metió de nuevo en la contienda. Errasti erró un blocaje que parecía seguro y dejó el balón muerto para que Primo marcara a puerta vacía su quinta diana del curso. Los visitantes volvían a resucitar y parecía cercano el 2-3, pero una pérdida innecesaria de balón en defensa permitió una jugada que volvió a encontrar la buena definición de Amorrortu. Un minuto después, el árbitro anulaba por fuera de juego el cuarto tanto local y cuando los cántabros vivían sus peores momentos un zapatazo de Primo puso la tercera igualada de la tarde.

El encuentro era una auténtica locura y ambos equipos vivían en el área contraria. Palazuelos, de cabeza, rozó el cuarto, algo que el capitán concretó al cumplirse el ecuador del segundo periodo tras un preciso centro desde línea de fondo de Rozas. Ahora, los vizcaínos estaban casi noqueados y el central Luis Alberto perdonó el quinto en otra opción clamorosa.

Hubo emoción y mucha en el tramo final. Ekaitz avisaba a la salida de un córner y casi a renglón seguido Ekain envió arriba otra acción ciertamente clara. Tanto apretó la Cultural de Durango que encontró su premio cuando en un centro raso dentro del área lo alojó Cristian en su propia portería justo al cumplirse el tiempo reglamentario para el definitivo 4-4.