La 'equipiñi' de Torrelavega

El club de voleibol de la ciudad afronta una temporada más en la Superliga 2 «sin descartar nada»

La plantilla del Club Voleibol Torrelavega, una de las más jóvenes de la Superliga 2, posa en el pabellón Habana Vieja durante un entrenamiento. ::
Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Son las 19.30 horas. Alguna ya están calentando y otras llegan a la carrera. «Chicas, estiramos y empezamos». La voz es la de Rubén Piquet, el entrenador del equipo femenino senior del Club Voleibol Torrelavega que todos los días de la semana –a excepción de los martes– pasa lista en el pabellón de la Habana Vieja de la capital del Besaya. La media de la edad de la plantilla que dirige es de 20,6 años, por lo que la gran mayoría estudia y compagina su pasión con alguna que otra 'obligación'. «Todas las jugadoras son de la cantera; en los últimos cinco años mas o menos no ha habido fichajes», señala el míster mientras empuja un carrito de la compra repleto de balones.

La estrechez económica es el pan nuestro de cada día en muchos deportes y «mucho más en el voleibol y más aún en el voleibol femenino», advierte Aroa Sánchez (1989, Santander), la capitana de este equipo que milita en la Superliga 2 (Segunda División nacional) y que después de una vida en la entidad sabe muy bien lo que dice. Ella estuvo en aquel equipo que renunció en 2014 a ascender a Superliga 1, la elite del país, después de habérselo ganado en el campo por falta de recursos.En 2015 también tuvieron que decir que no a tan preciado premio. Cosas del deporte humilde.

«No descartamos nada; en esta categoría triunfa el que puede aguantar el ritmo al 100% hasta el final de competición», adelanta Piquet. Con sus limitaciones, este equipo «de la casa con una pasión increíble» fue capaz la temporada pasada de pelear hasta el final el acceso al play off por el título. «Si jugamos bien podemos soñar con cualquier cosa; en la Copa Princesa –la juegan los dos primeros de cada grupo– también nos gustaría hacerlo bien», admite el míster.

El vestuario del Club Voleibol Torrelavega es el secreto de su éxito. Su entrenador lleva al frente del equipo dos años, antes fue segundo de Álex Río y primero jugador de la Textil Santanderina; conoce las particularidades de este deporte y muestra su predisposición: «Es un lujo trabajar con gente con tanta ilusión; las chicas sacrifican su tiempo, los fines de semana se los pasan viajando y se esfuerzan al máximo».

Ellas se llaman así mismas la «'Equipiñi'» porque no dejan de ser una piña:«Este año había jugadoras que no podían compaginarlo con sus estudios, nos costó sacar el equipo, pero lo conseguimos y ahora a apretar todas juntas», resalta Noelia Neila (1995, Santander) una de las 'jóvenes' del grupo.

Hoy, a las 17.00horas, ante el CAEP Soria a domicilio

La expedición del Club Voleibol Torrelavega parte hoy a primera hora, desde la capital de Besaya en autocar, para enfrentarse al CAEP Soria (17.00 horas) en la localidad castellana. Las jugadoras de Rubén Piquet se medirán a un CAEP Soria que debuta esta temporada. El bloque de Rubén Piquet quiere continuar con las buenas sensaciones mostradas en el estreno ante Universidad de Valladolid, al que ganaron por 3 a 0, y seguir acercándose a la primera plaza. Las cántabras quieren empezar fuerte como ya hicieron la pasada campaña de cara a lograr la clasificación para la Copa Princesa. La próxima jornada (3) recibirán el sábado (6 de octubre) al Extremadura, que en la primera jornada sumó un punto.

En Torrelavega existe poso de voleibol, «son más comedidos que en Cabezón de la Sal con la Textil», asegura Piquet, pero «fieles a la tradición de muchos años». Y es que la entidad se fundó en 1988 y desde entonces el Ayuntamiento de la ciudad y el Gobierno de Cantabria financian la estructura de la entidad:«Tenemos alrededor de 70.00 euros para todos los equipos del club, los viajes, los gastos de competición... Esto es un club familiar», añade Ángel Neila (1967,Santander), presidente. Aún así, el mandatario confiesa con gusto que «la cantera de Torrelavega está muy reconocida en España, eso nos lo dicen los demás equipos, y en categorías inferiores estamos con las mejores». Cuando alguna jugadora destaca, los 'grandes' se interesan por ella. Un escaparate. «Es difícil retenerlas si de verdad quieren progresar, pero nosotros queremos lo mejor para ella», admiten por igual presidente y entrenador. «Chicas, venga, volvemos otra vez», repite el técnico. Los balones vuelan de un lado a otro sin parar.

 

Fotos

Vídeos